Los escaparates del sexo asoman en Vitoria-Gasteiz

7 enero, 2023

El sexo ya no es un tabú en Vitoria, y los sex shop se abren a la calle con escaparates sugerentes

El sexo ya no es tabú en Vitoria-Gasteiz. Y esto se nota en nuestras calles. Vitoria-Gasteiz cuenta con tres tiendas eróticas o sex-shop. Son espacios que, en los últimos años, se han abierto a la calle, luciendo escaparates con productos de todo tipo para el placer y el disfrute sexual. Productos más sugerentes que explícitos, porque no todo se puede exhibir de cara al público.

Paul Paulina fue pionera en normalizar estas tiendas. Abrió en 2011 en la Calle Gorbea, y desde 2016 está en un local de la misma calle con un amplio escaparate, decorado esta navidad con un árbol del que cuelgan productos eróticos.

"La sexualidad es algo natural", explica Ana, responsable de este espacio. Y en eso trabajan desde su apertura. "Hay gente que me ha pedido cerrar la tienda para tener privacidad. La misión de la tienda es que no entres con miedo. Algunos pasan tres o cuatro veces por el escaparate antes de animarse a entrar".

El mismo objetivo tiene Mikel, quien desde octubre gestiona el Sex Shop Metrópoli, en Nueva Fuera: "Buscamos la naturalidad, que la gente entre sin ningún miedo y sin vergüenza". Metrópoli es el sex shop más antiguo de Euskadi: abrió hace 40 años y desde octubre tiene una nueva vida tras la jubilación de su fundador.

Sex Shop Metrópoli estrena escaparate 40 años después de su apertura

Pese a su antigüedad, Sex Shop Metrópoli mira por primera vez a la calle. El vinilo que tapaba la enorme cristalera ha desaparecido. Y, en su interior, un escaparate muestra parte del género. "En cuanto vi la tienda, tenía claro que había que poner escaparate".

Metropoli y Paul Paulina no son los únicos sex shops de Vitoria-Gasteiz. Shunga, frente a Renfe, es la tercera pata de esta oferta erótica. Otro espacio ubicado, al igual que en Nueva Fuera, por una calle de escaso tránsito. Y es que los sex shop han sido tradicionalmente un espacio 'semiclandestino'.

Mikel, de hecho, hubiese preferido una ubicación más visible para su negocio. Pero optó por coger este negocio en marcha en lugar de empezar de cero. Ahora, la nueva gerencia del Metrópoli ha abierto su escaparate y ha renovado en las últimas semanas su catálogo, para llegar a todo tipo de público.

En Metrópoli aún permanecen las únicas cabinas que existen en Euskadi. También hay una amplia colección de películas a la venta: "Todavía vendemos DVD, algo que puede sorprender a la gente". Además, desde hace unas semanas también venden libros: literatura erótica y libros de sexualidad que complementan su stock.

También en Glovo

Metropoli y Paul Paulina también están en Glovo, lo que facilita a la clientela más vergonzosa hacer pedidos sencillos. Eso sí, la compra por Glovo impide cualquier asesoramiento por parte del comercio local.

Paul Paulina, por cierto, evita el término de sex shop para referirse a su comercio: " Somos más una tienda erótica o boutique. Intentamos educar a la gente cuando viene. Vender por vender no me complace". Su público principal son las parejas o las mujeres. Y, en los últimos tiempos, ha notado un aumento de los regalos sexuales entre parejas.

El comercio de Gorbea cuenta con un amplio stock de juguetes eróticos, cremas y otros productos. Y sí, también está el Satisfyer. Un producto que ha hecho sombra a muchos otros aparatos, pero que ha sido "la mayor revolución sexual que ha vivido una mujer".

En Metrópoli la inversión en material ha sido potente en los últimos meses. Este local estaba centrado especialmente en el público gay. Ahora amplía horizontes con más género para mujeres y parejas heterosexuales.