Los Jardines de la Plaza de la Provincia

3 abril, 2013

La explanada que hoy conocemos era una sucesión de jardines

La Plaza de la Provincia es hoy un espacio abierto a la ciudad, con una importante explanada frente al Palacio Foral que permite albergar ferias, conciertos, carpas y concentraciones laborales.

Sin embargo, ese no ha sido siempre el aspecto de dicha plaza. Hasta bien entrado el siglo XX en ese lugar se encontraban unos jardines similares a los que se podían disfrutar hasta hace un lustro en la Virgen Blanca. Jardines con importantes árboles y vistosos parterres, que llevaban hacia el centro hasta la Estatua de Mateo Benigno de Moraza, el ilustre Diputado en Cortes que defendió de una manera brillante los Fueros en julio de 1876: “La causa que hemos sostenido ha sido, es y será causa de nuestra razón…” Un discurso que, sin embargo, no impidió la desaparición del fuero alavés.

Esa escultura se encuentra aún hoy presidiendo la plaza, en su extremo derecho, frente a frente con los siete pendones de las siete cuadrillas que conforman el Territorio Histórico de Álava. El octavo mástil permanece vacío, como reivindicación para que Treviño se integre en Álava.

Y aunque en las fotografías ya se observa el Palacio de la Provincia tal y como lo conocemos, durante sus primeros años, entre 1830 y 1860, éste tan sólo tenía una planta construida, pero posteriormente se levantó la segunda planta. El Edificio es la sede de la Diputación Foral de Álava y en su interior se encuentra también el Salón de Plenos de las Juntas Generales de Álava.

Presiden la entrada al Palacio de la Provincia las esculturas del General Álava y de Prudencio María Verástegui. Ambos fueron Diputados Generales y personalidades importantes para la provincia durante la Guerra de la Independencia. El General Álava luchó junto a Wellington contra los franceses, mientras que Prudencio María Verástegui ejerció como Diputado General y Diputado en Cortes por Álava. Ambas esculturas fueron colocadas con el 50 aniversario de la Batalla de Vitoria.

Aun hoy las verjas de acceso al jardín permanecen en algunos lugares tal y como estaban en la segunda imagen, tomada en 1910-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad