Los Saracibar: arquitectos que modelaron Vitoria-Gasteiz

Vitoria-Gasteiz es una ciudad modelada en parte con los Saracibar, con numerosos proyectos que llevan su firma

  • Martín Saracibar Lafuente (1804, Vitoria-Gasteiz - 1891, Vitoria-Gasteiz) Arquitecto, miembro del Ateneo Científico, Literario y Artístico y del Círculo Vitoriano.
  • Julio de Saracibar Gutiérrez de Rozas (1841 Vitoria - ¿?). Arquitecto, miembro del Ateneo Científico, Literario y Artístico y del Círculo Vitoriano.

Martín y Julio Saracibar

Por la mañana, los días soleados, la fachada del edificio de la Diputación Foral de Álava se va dorando lentamente. Me detengo y veo cómo brilla reclamando la atención que merece un edificio emblemático. Preside la plaza, ningún edificio le hace sombra. Las casas de ordenados y blancos miradores lo rodean como un público expectante. Y, sin embargo, no resulta prepotente, apabullante o frío. Más bien tiene un aire amable de autoridad antigua y calmada.

Todos los alaveses conocen su figura, muchos quizás, a fuerza de verlo, pasan por delante sin reparar en él. E incluso puede que muchos, aunque recientemente se ha colocado un panel que lo indica, desconocen el nombre de su autor. Martín Saracibar, aquel que fue arquitecto municipal.

Palacio de la Provincia Saracibar

Cuadro de Juan Ángel Sáez

Y entonces pienso como la obra de Martín y de su hijo Julio han conformado la imagen de nuestra ciudad. Porque la Casa Palacio de la Provincia no es su única huella.

Primero, permítanme que les presente brevemente a estos dos insignes arquitectos.

Martín y Julio Saracibar

Martín Saracibar nació en Vitoria en los albores del siglo XIX, en 1804. Murió y fue enterrado en Vitoria, en el cementerio de Santa Isabel. En concreto en la calle San Vicente número 77. Y durante esos 87 años creció, se educó para convertirse en un excelente arquitecto y realizó numerosos proyectos en su ciudad, en Navarra y en Valladolid. Contrajo matrimonio dos veces, la primera con Serapia Gutiérrez de las Rozas (natural Briviesca), con la que tuvo ocho hijos, la segunda con Manuela Josefa Mendoza Puente, que le dió nueve hijas.

Julio Saracibar, hijo de su primer matrimonio, nació en Vitoria en 1841, el lugar y la fecha de su fallecimiento se desconoce. Parece ser que fue posterior a 1910, fecha de su último proyecto y anterior a 1918 (por un escrito de su hijo en el que habla de él en pasado). En esos años Julio trabajaba en Latinoamérica, aunque es probable que regresara a España. Un pequeño misterio que no afecta a la importancia de su obra.

No quiero aquí hacer una fría relación de sus proyectos, mi intención es rastrear sus huellas en la ciudad. Pero no puedo dejar de mencionar que Martín es el autor de diversas construcciones y reformas en Álava, de la plaza Nueva de Tafalla y de otros proyectos en Navarra, del puente de Vadillos en Valladolid, así como otras obras, además de Villa Bilbao, la casa que perteneciera luego a su hijo en Madrid.

Julio, en Lérida, fue arquitecto provincial durante siete años, allí construyó la iglesia de San Juan Bautista, mausoleos, la iglesia de Sant Joan… luego se convirtió en arquitecto municipal de Bilbao, participó en las obras del Ensanche, las escuelas Tívoli, el antiguo mercado de la Ribera, el teatro Gayarre, la nueva aduana, varios edificios privados, reformas… después en Valladolid la casa Mantilla, la casa Resines,… en México construyó el mercado de la Victoria, luego parece que estuvo en Argentina…. su pista se desdibuja.

Pero, como ya he dicho antes, mi intención es subrayar sus actuaciones en nuestra ciudad.

La Casa Palacio de la Provincia, la Escuela de Arcaute, la Torre de San Vicente y la cárcel Celular son obra de Martín

A Martín, además del mencionado Palacio de la Provincia, le debemos la reconstrucción de la torre de la Catedral, la escuela de agricultura de Arcaute, la torre de la Iglesia de San Vicente, el seminario Conciliar y un edificio del que muchos aún tendrán memoria: La cárcel celular. Construida entre 1858-59, fue la primera cárcel celular del estado y representó un hito en la humanización de la vida de los reclusos.

Cigüeñas torre de San Vicente

Julio embelleció Vitoria con el edificio que realizó para Heraclio Fournier en las calles San Antonio y Manuel Iradier, la espléndida fachada en la calle General Álava,… y desde luego su trabajo fue fundamental para conformar el aspecto del Paseo de la Senda. El Palacio Zuloaga, La casa de las Jaquecas, Villa Sofía, Villa María y la casa-hotel Vera Cruz.

Así pues, el perfil de las cuatro torres tiene ecos de Martin por la torre de San Vicente y la de la Catedral. Al pasear por la parte vieja, la silueta del seminario también tiene su firma. Y, ¿Quién no ha disfrutado del Paseo de la Senda?¿Quién no ha detenido el paso para contemplar los palacios que lo escoltan?

Villa Sofía, el Colegio Vera-Cruz o la Casa de Las Jaquecas

La obra de Julio inicia ese tranquilo recorrido, la casa Zuloaga y en frente la de las Jaquecas, con sus cariátides blancas. Más adelante Villa María y Villa Sofía con su eclecticismo marcado de exóticos apuntes. Más alejado, el edificio de la Vera-Cruz, majestuoso con sus reminiscencias medievales.

Un recuerdo, una nota al margen en nuestro deambular por la ciudad, es lo único que pido para estos dos arquitectos. Espero que así sea, ¡qué un destello de memoria al contemplar sus edificios les haga inmortales!

Casa de las jaquecas Vitoria gasteiz