Los Servicios Sociales de Base atendieron a 12.250 familias en 2017

17 agosto, 2018

La mayoría tenía problemas económicos y era de nacionalidad española (60%)

Los Servicios Sociales de Base (SSB) tramitaron expedientes de 12.250 familias en 2017. Estos servicios dan asistencia a problemas y necesidades personales de los vitorianos con dificultades. Cada vez son más los que recurren a esta ayuda: en 2017 se registró un incremento del 5,3% respecto a 2016 y de un 7,7% respecto a 2015. servicios sociales base 2017

La mayoría de las familias que solicitan la ayuda de los Servicios Sociales tienen dificultades económicas. Estos representan el 60% del total. El resto de los motivos principales son la limitación de la autonomía personal (20,4%); las dificultades para la inserción social (17,7%); la salud (16%) y los desajustes convivenciales (15%), entre otras.

Según el concejal Peio López de Munain los problemas relacionados con la economía y la inserción laboral han disminuido respecto a los últimos años. Sin embargo, han aumentado los que limitan la autonomía personal. Estos afectan normalmente a mayores que necesitan atención para realizar las actividades básicas de la vida diaria. "Por ello estamos haciendo un gran esfuerzo para la puesta en marcha y desarrollo de servicios y programas que ayudan a potenciar la autonomía de nuestros mayores”, añade el Teniente de Alcalde.

El 60% de las familias que reclaman estos servicios tienen dificultades económicas

Los datos también están segregados por nacionalidad. El 59,3% de las familias eran españolas, seguidas por las magrebíes (15%), del resto de zonas de África (9%) y sudamericanas (8,5%).

Estos expedientes se tramitan en los 14 centros cívicos que tiene Vitoria-Gasteiz. El que más realizó fue el centro cívico de Iparralde, con 1.448. Le siguieron El Pilar (1.284), Aldabe (1.169) e Ibaiondo y Zabalgana, con 1.004 cada uno de ellos. Por el contrario, los SSB de Arana (459) y Abetxuko (278) fueron los que menos casos gestionaron.

Los SSB alaveses cuentan con una plantilla de 68 personas, según los últimos datos. A esto hay que sumarle otros 68 profesionales entre responsables de centros, educadores de calle, psicólogos y administrativos. En total, 114 personas para atender las necesidades de la ciudadanía. En 2016 estos servicios cumplieron 40 años.