“Los timos del tocomocho y la estampita son los delitos más crueles que existen”

21 octubre, 2015

Las estafas de timos como el tocomocho o la estampita se repiten de forma cíclica en nuestra ciudad. En ambos casos se trata de intentar aprovechar la confianza de las personas para hacerse con un premio inexistente pagando por ello. Estafas que se denuncian, pero que tan sólo son “la punta del iceberg”, según reconoce […]

Las estafas de timos como el tocomocho o la estampita se repiten de forma cíclica en nuestra ciudad. En ambos casos se trata de intentar aprovechar la confianza de las personas para hacerse con un premio inexistente pagando por ello. Estafas que se denuncian, pero que tan sólo son “la punta del iceberg”, según reconoce Kepa Soya, de la Policía Local: “Sólo conocemos la parte del delito que se denuncia, porque generalmente son delitos en los que el reproche va a la víctima”.

Soya destaca que estos timos son “muy crueles”, y aboga por un cambio en la mentalidad de la sociedad, que a menudo emite frases como “le está bien empleado”. Por ello, aunque insiste en recordar que no existen los chollos, Soya cree que este mensaje debe ser “a título preventivo, pero no condenatorio”.

¿Cómo evitar estos timos? “Cuando vas por la vida y te encuentras un chollo tienes que pararte y respirar. Lo primero que tienes que pensar es que te la van a colar”. En la mayoría de los casos estos delincuentes buscan a las personas mayores, ya que son las más fáciles de engañar, y el gancho ayuda mucho a tener la confianza: “El tocomocho funciona porque existe el gancho. Y es el gancho el que destroza las dudas que podemos tener”. Además Soya recuerda que en estos casos juegan con la buena fe de la persona: “Nos está haciendo ver que, cuando le estamos retirando el dinero a esa persona le estamos haciendo bien porque alguien se lo puede quitar”.

En un delito sólo hay unculpable, que es el que delinque. Es un delito muy cruel: en el resto condenamos a quien lo comete, pero en este caso estamos castigando a la víctima. Esto provoca que no faciliten información, situaciones de ansiedad y angustia que lleva incluso a la muerte y mientras tanto hay sinvergüenzas que se están yendo de rositas. El único delincuente en el Tocomocho es el que estafa.

Junto a estas estafas está la del gas, que en este caso suele afectar a personas de mediana edad, de las que se aprovechan de sus dudas, infundiéndoles miedo.

  • Robos en trasteros

Por otro lado los robos se suceden cada fin de semana en Salburua y Zabalgana. Robos en trasteros y cuartos de bicis comunitarios que dejan en los vecinos una sensación de impotencia. Kepa Soya, de la Policía Local, incide en que el ladrón es oportunista y actúa allí donde ve la oportunidad: “En Salburua y Zabalgana la vida vecinal no está consolidada y por eso no existe esa vigilancia natural, porque no conoces a todo el mundo y vives una vida bastante independiente”. Lo imprescindible es evitar el acceso al portal o al garaje de desconocidos. Y para eso la clave es no abrir ni dejar entrar a nadie que no sepamos quién es.

Kepa Soya cree que la vigilancia natural y el conocerse todos los vecinos es algo básico, de entrada, para estar alerta ante cualquier presencia extraña: “En los últimos años el robo de trasteros se ha concentrado en estas zonas nuevas, donde hay incluso trasteros que se llenan sin haber apenas opcupación”.

Respecto a los cuartos de bicis comunitarios, hay que tener cuidado con las llaves y llevar un control de quién tiene acceso“. Desde Policía Local tienen claro incluso que, sí hay bloques de alquiler, una vez que éstos se vayan hay que cambiar incluso el bombín de la cerradura: “Y si alguien que está de alquiler no piensa usar ese cuarto, entonces no le demos la llave”. En cuanto a las bicis, éstas deberían candarse incluso en el cuarto comunitario. Hay que recordar que el candado en U es el más seguro.

Respecto a los trasteros particulares Kepa Soya cree imprescindible reforzar la puerta y la cerradura “si vamos a guardar cosas de valor. Podrían hacer un butrón, pero no se van a tomar tantas molestias en ello”.

También cree necesario llevar un control y seguimiento de lo que guardamos, “sobre todo si es de valor”. ¿Qué roban? Aunque lo más destacado son las bicicletas también se llevan en el botín bicicletas, jamones, botellas de vino, maletas,… Todo esto se vende en un mercado de segunda mano, se recicla o se reutiliza.

Leer más...

Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Yuju dice:

    Nada de acuerdo con el representante de la Policía Local. Dice que estos timos funcionan porque el timador juega con la “buena fe de la persona timada”. De eso nada; juegan de hecho con su mala fe, porque para llevar a cabo el timo de la estampita, la “víctima” ha de caer en la avaricia y en la mezquindad de querer aprovecharse de una persona intelectualmente corta.

    ¿Que se debe denunciar? Sí, pero haciéndolo cambian las tornas, y además de mezquino y avaro, el timado queda como el tonto del pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad