Luis Gordillo y Juan Mieg en Artium

7 abril, 2014

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo presenta la exposición Luis Gordillo XXL/XXI (Sala Norte, desde el 9 de abril hasta el 24 de agosto de 2014), en la que el artista sevillano, figura esencial de la pintura española contemporánea, presenta una selección de las obras en las que ha trabajado en los últimos años. El […]

Juan_Mieg_01_nota_MCArtium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo presenta la exposición Luis Gordillo XXL/XXI (Sala Norte, desde el 9 de abril hasta el 24 de agosto de 2014), en la que el artista sevillano, figura esencial de la pintura española contemporánea, presenta una selección de las obras en las que ha trabajado en los últimos años. El título de la exposición hace referencia tanto a la dimensión de las pinturas, en general de gran formato, como al hecho de que todas ellas hayan sido realizadas en los últimos años, dentro del siglo XXI. En total se trata de cerca de 40 obras –algunas de ellas constituyen series que se presentan como una unidad- que, unidas al montaje de la exposición, tratan de trasladar al museo la imagen caleidoscópica del taller de Gordillo. Luis Gordillo XXL/XXI forma parte junto con la exposición Juan Mieg. Xuxurlaka del programa En Paralelo, con el que el Centro-Museo trata de hacer coincidir en el tiempo y en el espacio a dos autores que han desarrollado un significativo trabajo en el “paraíso perdido” de la pintura. Es una producción de Artium y cuenta con el patrocinio de la Diputación Foral de Álava y del Gobierno Vasco.

La exposición Luis Gordillo XXL/XXI muestra en las salas de Artium la copiosa fecundidad creativa del autor sevillano. La exposición, cuya selección de obra y articulación ha estado planteada por el propio artista, se gestó un año y medio antes de la fecha de inauguración, durante una visita al estudio del artista. En ese lugar se conformó la estructura básica del proyecto, cuya pretensión podría resumirse en la idea de trasladar la imagen caleidoscópica de su taller al espacio de exposición, es decir, en presentar el trabajo del Gordillo menos mediatizado o influenciado por otros intereses que no sean los propios de la experiencia estética, de su realidad creativa actual. En líneas generales, la selección de obra se ha realizado entre aquellas piezas de su última producción, incidiendo en grandes formatos y aquellas series en las que se encuentra investigando actualmente, dos tipos de obras con una fuerte presencia en su proceso de trabajo.

La imagen del estudio del artista configura en sí una fiel aproximación a lo que en su obra investiga y desde ella se genera, un enorme collage de imágenes en evolución, cargadas de dinamismo, energía a la espera de encontrar un equilibrio activo estable. Obras en proceso, imágenes fraccionadas, fotografías, reproducciones y pinturas configuran el macrocosmos en el que conviven archivos de documentos, cuadernos y pequeños objetos que se ordenan meticulosamente en submundos, seleccionados a partir de todo tipo de asociaciones e ideas. Este espacio, inundado por una enorme cantidad de luz natural, actúa como el crisol donde se funden el eléctrico y particular mundo del inconsciente del artista con una profunda consciencia del mundo compartido.

El título de la exposición, XXL/XXI, podría leerse como una referencia al código empleado en las tallas para la ropa, en este caso extra-grande/21. Desde él se incide en el tamaño, obras que llegan a alcanzar los 5 metros de longitud y un elevado número de elementos; al tiempo que sitúa cronológicamente estos trabajos en estos últimos 10 años, en el siglo XXI.

Son un total de 26 títulos, entre ellos varias series, que una vez desplegados mostrarán más de 60 elementos. Todos ellos juntos destilan multitud de matices sobre los principales intereses temáticos y el origen de la energía que propaga su trabajo. A través de estas obras se hace posible apreciar las diferentes maneras del artista de abordar su trabajo. En una de ellas, a la que Gordillo se refiere como vertical, el autor se enfrenta al lienzo en blanco, desde sus evocaciones interiores y su paleta. Un proceso que implica un enfrentamiento exigente, del artista con su obra y con su propio interior. Desde el proceso horizontal, sin embargo, unas obras derivan de las anteriores, en un contínuo que podría llegar a ser eterno.

Así se genera un doble acercamiento a la realidad del autor, uno incisivo, abismal, que nace desde la pulsión; el otro desde la gestión de ese impulso, a través de procesos que racionalizan, concretan, desarrollan una matriz desde la que investigar y experimentar planteamientos que renueven códigos, lenguajes, formas de hacer y de estar en el mundo.

Conceptos como evolución, derivación o incluso desviación dan pie a la serie nuclear del proyecto. En él, varios de los títulos –los títulos, una herramienta que el pintor considera trascendental en la construcción de la imagen- nos remiten a Darwin, a un desarrollo evolutivo del trabajo, donde una obra incluye el germen de la siguiente, por medio de procesos como el desdoblamiento, el corte, el pliegue y la repetición, traspasados en una gran medida por el azar. Unos trabajos que incluyen medios fotomecánicos y digitales, cualquier tipo de herramienta que multiplique las posibilidades de análisis de la imagen y que faciliten la unión, en un mismo cuerpo de obra, de lo visceral, la neurosis, lo erótico… y la norma.

Luis Gordillo nace en Sevilla en 1934. Comienza a pintar tarde, tras licenciarse en Derecho, y es a partir de su encuentro con la pintura informalista francesa, a finales de los 50, cuando da inicio a un trabajo marcadamente personal. Posteriormente conoce el pop y a partir de 1963 comienza a psicoanalizarse, una experiencia que afectará profundamente a su trabajo. En 1967 forma parte del grupo Nueva Generación, promovido por el pintor y crítico Juan Antonio Aguirre, para convertirse, poco después en la principal influencia para una generación de jóvenes pintores, como Carlos Alcolea, Guillermo Pérez- Villalta, Carlos Franco o Rafael Pérez-Mínguez, entre otros. En 1974 el centro M-11 de Sevilla organiza la primera muestra antológica de su obra, a la que le seguirán una innumerable sucesión exposiciones, nacionales e internacionales, que llega hasta hoy. En 1981 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas y en 1996 la Medalla de oro al mérito en las Bellas Artes. En el 2007, año de su gran exposición antológica en el MNCARS, es nombrado premio Velázquez de las Artes Plásticas.

Artium presenta Xuxurlaka, una exposición de Juan Mieg
Se trata de una selección de 32 pinturas de gran formato realizada entre la producción más reciente del artista alavés
Con su vinculación al grupo Orain, Juan Mieg es uno de los nombres esenciales en la renovación del arte vasco en la segunda mitad del siglo XX
La exposición de Mieg forma parte, junto con Luis Gordillo XXL/XXI, del programa En Paralelo, con el que Artium se rinde al poder de la pintura contemporánea
Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo presenta la exposición Xuxurlaka (en susurros), del artista alavés Juan Mieg (Sala Norte, desde el 9 de abril hasta el 24 de agosto de 2014). La exposición presenta una selección de 32 obras realizada entre su producción más reciente, piezas de gran formato en las que se hace patente el compromiso con la pintura y el carácter intuitivo del trabajo de uno de los representantes más sólidos de la pintura vasca contemporánea. Juan Mieg evidencia en estas obras su profundo conocimiento de un medio al que ha dedicado más de 50 años de trabajo: el tratamiento de las superficies, de las texturas, de los juegos cromáticos y de las tensiones entre las masas de color y los espacios abiertos logran sugerir sin imponerlas distintas lecturas al espectador. Xuxurlaka forma parte junto con la exposición Luis Gordillo XXL/XXI del Programa En Paralelo, con el que Centro-Museo trata de hacer coincidir en el tiempo y en el espacio a dos autores que han desarrollado un significativo trabajo en el “paraíso perdido” de la pintura. Es una producción de Artium y cuenta con el patrocinio de la Diputación Foral de Álava y del Gobierno Vasco.

La exposición Xuxurlaka (en susurros en su traducción al castellano), de Juan Mieg, presenta alrededor de una treintena de obras seleccionadas entre la producción más reciente de este artista, piezas de gran formato que configuran el recorrido más fiel por la obra de uno de los representantes más consolidados de la pintura vasca contemporánea.

Juan Mieg muestra un compromiso apasionado con la pintura. Realiza una pintura intuitiva, un particular autorretrato psicológico que nace de procesos internos. Su larga trayectoria ha mostrado pocas inflexiones. Conforma más bien un proceso continuado de exploración, casi obsesivo. Pintura empleada como herramienta de conocimiento, de la propia técnica como código de comunicación, con la que en ningún momento a lo largo de estos más de 50 años de carrera ha cedido a la estridencia; y también, un medio de conocimiento de uno mismo, de acceso a la naturaleza interior, que una vez superado el subconsciente —particular y limitado— da acceso a un espacio universal, el gran inconsciente colectivo.

El suyo es un proceso de trabajo austero, con el que ha registrado un lenguaje coherente y definido, que segrega en susurros imágenes del inconsciente, proceso en el que adquiere valor y presencia su profundo conocimiento de la pintura. El tratamiento de las superficies, las texturas, los juegos cromáticos, las tensiones entre masas de color y espacios abiertos evidencian un profundo conocimiento de la pintura de Juan Mieg que carga de energía la obra y activa a su vez el acceso al inconsciente del espectador, sugiriendo lecturas sin imponerse.

Mieg se enfrenta al lienzo sin proyecto ni bocetos, dejando fluir las imágenes, los ritmos e intensidades de su trabajo. El artista y su diálogo con la historia del arte, se convierten en una herramienta más de la propia obra. Así, como recoge Jaime Cuenca, autor del texto del catálogo que acompaña la exposición, el autor localizará su esfuerzo en evitar los automatismos, los gestos aprendidos para, desde las primeras manchas, abrir un mundo de estrategias que rompan con posibles esquemas ya realizados.

Las obras de la exposición, como resulta tradicional en el autor, carecen de título, y a pesar de haber sido realizadas en estos escasos últimos años, incluso escasas semanas, aparecen sin datar. Con ello el autor parece querer despojarse del mayor número de vínculos con su trabajo; y a su trabajo, desvincularlo de una trama, de un tiempo, para dar total libertad a la experiencia del espectador en el momento de su interpretación.

Juan Mieg nace en Vitoria-Gasteiz en 1938. Inicia estudios de arquitectura en Barcelona, que abandona para dedicarse por completo al ejercicio de la pintura a partir de 1962. En Barcelona conocerá las corrientes surrealistas e informalistas, cuyos procesos de trabajo y argumentos influirán en sus propuestas pictóricas. A la vuelta de un periodo en París, en 1966, formará parte del grupo Orain junto a Joaquín Fraile, Carmelo Ortíz de Elgea, Alberto Schommer y el escultor Jesús Echeverría. Paralelamente se crean en el resto de provincias vascas los grupos Gaur, Hemen y Danok, con los que compartirá las principales líneas fundacionales y el compromiso de implicar directamente la cultura en la sociedad y la voluntad de conectar la Escuela Vasca con el contexto de vanguardia internacional. Actualmente vive y trabaja en Vitoria-Gasteiz.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad