"Después de parir nos volvemos invisibles, pero muchas necesitamos apoyo psicológico"

5 abril, 2022

La asociación gasteiztarra 'Hasta la Teta' recoge firmas para conseguir un seguimiento de la salud mental durante el primer año de puerperio

Andrea Abáigar sufrió depresión postparto. Nadie la preparó para ello, ni siquiera sabía que podía pasarle. Pero como ella, entre un 10 % y un 30% de las mujeres que acaban de ser madres lo sufren. "Te preparan para el parto, pero es luego cuando viene lo realmente difícil", afirma Andrea.

Para gestionar su depresión escribió un libro y gracias a él conoció a Maialen Martínez, quien fue madre unos meses más tarde. "Maialen me preguntó dónde se tenía que apuntar a las clases postparto, pero aquí no hay nada de eso. En otros países hay matronas que van a tu casa, te enseñan a dar el pecho y te hacen un seguimiento tanto de la salud corporal como de la mental", explica.

hasta-la-teta

Ante esta realidad, hace un año decidieron crear la asociación 'Hasta la teta'. Ahí apoyan a las mujeres en el postparto: brindan apoyo psicológico, hablan de tabúes, de enfados y de depresión. En Instagram cuentan ya con casi 5.000 seguidoras, realizan directos con profesionales de lactancia, doulas y se encargan de "dar una visión real de la maternidad".

"Cuando di a luz me dieron a mi bebé y la capa de invisibilidad de Harry Potter. Todo el mundo se centra en el bebé. Desde Osakidetza te llaman para ver si estás dando bien el pecho, pero nadie te pregunta si tú estás bien. La mujer desaparece y es cuando llegan las depresiones y las ansiedades", cuenta Andrea. "Además, no puedes decir que estás mal, porque hasta eso es un tabú. ¿Cómo vas a estar mal si acabas de ser madre y es lo más bonito del mundo?".

Recogida de firmas

Hace unos días, la plataforma Osoigo se puso en contacto con ellas y les propusieron difundir sus propuestas para poder llegar de forma directa a la clase política: "Si conseguimos 1.500 firmas, nuestra petición llegará al Congreso de los Diputados y están obligados al menos a mirarla", explica. Su demanda incluye:

  • Un postparto seguro y digno, haciendo un seguimiento por parte de la sanidad pública de la salud mental, a través de profesionales que cuiden tu mente durante el primer año de puerperio.
  • Un aumento de los permisos de maternidad, 16 semanas no es tiempo suficiente para la madre ni para el bebé.
  • Permisos transferibles para la conciliación en la pareja.
  • Derecho a un parto humanizado, libre de violencia obstétrica.

Andrea denuncia la dificultad para acceder a un especialista en salud mental a través de Osakidetza: "La médica de cabecera me comentó que había una lista de espera de meses y pagar un psicólogo privado es un gasto muy grande para muchas mujeres. Cuando nos convertimos en madres nos empobrecemos porque somo nosotras en un 98% las que solicitamos la reducción de jornada. Si la madre no está bien, no funciona nada en la maternidad, somos la base fundamental de la familia".