Madrid renuncia a construir el AVE Vitoria-Burgos y complica Arabatran

10 diciembre, 2013

La Y Vasca, una infraestructura con un coste de 6.000 millones de euros, no tendrá continuidad más allá de Vitoria. El Gobierno Central parece haber descartado ya la conexión de Vitoria con Burgos a través de la alta velocidad, según aseguraba la semana pasada el Secretario de Estado de infraestructuras,. En su lugar el Ministerio […]

La Y Vasca, una infraestructura con un coste de 6.000 millones de euros, no tendrá continuidad más allá de Vitoria. El Gobierno Central parece haber descartado ya la conexión de Vitoria con Burgos a través de la alta velocidad, según aseguraba la semana pasada el Secretario de Estado de infraestructuras,. En su lugar el Ministerio de Fomento, a través de ADIF, ha optado por actuar sobre la actual vía con ancho ibérico, lo que al mismo tiempo complica la creación de Arabatran.

Una decisión que parece definitiva, y que rompe toda estrategia de conexión del centro de España con Europa, y que comenzó a labrarse cuando el Gobierno Central dio prioridad a la línea Madrid-Segovia-Valladolid en lugar de la línea Madrid-Burgos. La vía Madrid-Valladolid-Irún ya no es por tanto preferente para el Gobierno Central, que ha optado por dar conexión con Francia a través de Cataluña, ignorando el trabajo emprendido ya en Euskadi. A partir de ahora la Y Vasca queda como una línea de conexión regional, por mucho que en el Vitoria-Burgos se opte por un tercer raíl.

No es el único freno a la Alta Velocidad en Álava. Hay que recordar que en los presupuestos generales del Estado para 2014 no hay ni rastro del by-pass anunciado a bombo y platillo por la Ministra de Fomento hace año y medio en Vitoria. Un by pass que supone en realidad la conexión de la Y Vasca entre el polígono de Betoño y la Estación de Dato.

Y es que si hace dos años el debate era por dónde iba a entrar la Y Vasca a Vitoria, ahora la pregunta es si va a entrar. No debería extrañar que la Y Vasca entre en funcionamiento con la parada terminal provisional en Betoño. Lo que sí es cierto es que la Y Vasca no tiene de momento ninguna continuidad. La instalación de un tercer carril en la línea actual viene a ser un parche que dejará la actual red a medio camino entre una cosa y la otra.

Mientras la Y Vasca sigue su camino, Álava se acuerda aún del Vasco Navarro, pero también de los servicios de tranvía entre pequeños pueblos y que eran muy habituales hasta los años 60. Los servicios provinciales se han ido sustituyendo poco a poco por el autobús, aunque ahora Diputación y Ayuntamiento han decidido estudiar la propuesta de EH Bildu para crear de nuevo un tranvía por las vías del ferrocarril.

Una propuesta que permitiría unir no sólo pequeñas localidades, sino también polígonos industriales como los de Nanclares, Jundiz, Urritiasolo o Araia. Sería además la oportunidad para cohesionar la ciudad. Los vecinos de Borinbizkarra o Arkaiate podrían estar en el centro en menos de cinco minutos.

Sin embargo, a menudo la lógica choca con la burocracia. La diversidad competencial existente en Álava no facilita en absoluto las cosas a los ciudadanos. Cuatro instituciones, con sus correspondientes empresas públicas de transporte, estarían implicadas en esta operación.

De momento parece que un primer informe del Gobierno Vasco desaconseja la operación. Su coste de 25 millones de euros, sin embargo, resulta muy inferior al del Tranvía, y las molestias para la ciudad serían mínimas. Eso sí, para su uso sería necesario aprovechar las ventanas de Renfe, aquellos horarios en los que las vías están disponibles.

La rentabilidad de la Y Vasca ha sido cuestionada desde el inicio por numerosos colectivos, que denunciaban no sólo el daño paisajístico, sino también su elevado coste económico. Quizás el hecho de que ETA quisiera asumir el frente anti TAV restó credibilidad y seriedad a un movimiento que denuncia la insostenibilidad de la infraestructura. La AP68, la A8 y la AP1 ya conectan las tres capitales y sería a ellas a las que el tren debería restar usuarios, toda vez que la conexión interregional parece de momento descartada.

Lejos de las cifras milmillonarias, la propuesta de Arabatran supone cifras mucho mas modestas, con objetivos más locales. De momento todos los grupos han abrazado una propuesta que ya no tiene un color político, sino el apoyo de todo el Ayuntamiento y de todas las Juntas Generales. Ahora sólo queda que la burocracia haga su trabajo. Sólo queda esperar.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad