Marian García Fidalgo: "Txagorritxu tiene la radioterapia más avanzada, pero la investigación es constante"

11 abril, 2018

La física médica se encarga de la medicina nuclear de Txagorritxu como profesión, y en su tiempo libre investiga sobre su desarrollo

Marian García Fidalgo. Foto: TEDx

Este sábado se celebra el TEDx en Vitoria-Gasteiz, para el que ya están las entradas agotadas. Este evento de microcharlas ofrece asistir a diversas experiencias narradas por personas influyentes en un ámbito determinado, ya sea por sus ideas o por sus actos.

Entre los ponentes está Marian García Fidalgo. Esta vitoriana es más desconocida que muchas otras celebridades de la ciudad, pero se encarga de algo muy importante en la OSI Araba (Organización Sanitaria Integrada): salvar vidas.

Es la Jefa de Servicio de Física Médica, especializada en Radiofísica Hospitalaria. Y su misión en el TEDx es demostrar que en Vitoria-Gasteiz se pueden hacer afrontar muchas iniciativas sin medios especiales, solo con pasión, ganas e ilusión.

Esta es su faceta de investigadora, que practica en su tiempo libre y que le ha hecho ganar varios premios internacionales con su proyecto de asistente para biopsia guiada.

A la radiación se le asocian efectos secundarios que no los genera ella, sino otros medicamentos

En su aspecto profesional tiene un cometido aún más importante: "Nuestra labor es calibrar las radiaciones usadas en los hospitales y aplicar al paciente tratamientos con medicina nuclear. Analizamos al paciente y vemos cuál es la manera de repartir la radiación para no dañar órganos sanos. Luego pasamos esos datos a las máquinas que tratan al paciente".

El uso de la radiactividad en la medicina está lleno de clichés y mitos a nivel popular. La licenciada en Ciencias Físicas confirma que "hay mucho mito" respecto a los efectos negativos de la radiación, pero que afortunadamente van disminuyendo.

"Muchas veces se le asocia a la radiación efectos secundarios que no los genera ella, sino otros medicamentos. En Txagorritxu tenemos la técnica de tratamiento más avanzada, que se llama VMAT. Es radioterapia volumétrica", añade. Según especifica ella, los equipos actuales son capaces de proteger mucho mejor los órganos sanos que antiguamente, por lo que los efectos secundarios se han minimizando en grandes cantidades.

La cura contra el cáncer llegará con la medicina personalizada para cada paciente

"La gente se está dando cuenta y ahora llevan mucho mejor el proceso de curación de un cáncer. Por supuesto que hay efectos secundarios, pero no repercuten en la vida diaria de los pacientes. La excepción está en los tumores muy extendidos, donde el riesgo de dañar tejidos sanos es mucho mayor", afirma García Fidalgo.

Aunque la radiación se presenta como una firme aliada en la constante batalla contra el cáncer, la doctora mantiene que esta no será la solución en la búsqueda por una cura definitiva: "La radiación cura muchos tumores, pero no todos ellos son sensibles a este método. La cura contra el cáncer vendrá con una unión de muchos elementos terapéuticos aplicados de manera personalizada al paciente. Es decir, averiguando cómo se comporta el tumor en el cuerpo de cada paciente y tratando a cada uno de ellos con medicina personalizada".

  • Cuando la investigación se convierte en afición

Los avances en radiología y en la lucha contra el cáncer vienen desde la investigación en sanidad. Un apartado en el que también está involucrada Marian, aunque no de forma estrictamente profesional: "Nuestro trabajo no es de investigación, pero por puro gusto personal estamos buscando innovar la aplicación de la radiación en la medicina. De hecho, lo hacemos fuera de las horas laborales y sin remuneración".

La sanidad pública tiene la imagen de innovar poco, y quiero romper ese estereotipo

Precisamente por ahí va su charla en el TEDx, titulada Innovar, un viaje hacia otra realidad. "La sanidad pública tiene la imagen de ser poco innovadora, y quiero romper ese estereotipo. Tanto en la sanidad pública como en la privada estamos constantemente buscando cómo resolver problemas y desarrollar productos que mejoren la vida de los pacientes", explica sobre su conferencia.

El problema es que actualmente no existe financiación suficiente como para innovar en este tipo de proyectos: "Desde hace dos años empieza a haber algo de financiación, pero aún no hay la suficiente.  Se necesita el apoyo de las empresas para llevar estas cuestiones adelante, porque el presupuesto de la sanidad pública está pensado para cubrir las necesidades básicas del sistema, que son el dar tratamiento a los pacientes. La parte de innovación no está remunerada, pero yo confío en que cuando se vean los resultados se comience a invertir".