Maroto advierte de un efecto llamada también entre españoles

29 julio, 2014

El Alcalde de Vitoria-Gasteiz, Javier Maroto, ha continuado este martes con su discurso respecto a las ayudas sociales, y ha aportado numerosos datos sobre el posible Efecto Llamada de las ayudas. Lo ha hecho en una comisión en la que Bildu había pedido su comparecencia para exigir la retirada de la tarjeta de alimentos, que […]

El Alcalde de Vitoria-Gasteiz, Javier Maroto, ha continuado este martes con su discurso respecto a las ayudas sociales, y ha aportado numerosos datos sobre el posible Efecto Llamada de las ayudas. Lo ha hecho en una comisión en la que Bildu había pedido su comparecencia para exigir la retirada de la tarjeta de alimentos, que el Consejo Social ha denunciado. Sin embargo Maroto ha vuelto a reafirmarse en la tarjeta de alimentos como la mejor alternativa para evitar el fraude social.

Pero además el primer edil ha alertado hoy del posible Efecto Llamada que se está produciendo en Vitoria-Gasteiz. Maroto ha comparecido con un informe sobre el efecto llamada que los grupos políticos tan sólo han podido consultar al finalizar la comparecencia. Los grupos políticos han vuelto a criticar duramente a Maroto, y desde EH Bildu han acusado a Maroto de "incitar al odio racial".

Más atenciones

El informe, tal y como han destacado Maroto y el PNV, refleja un incremento de la inmigración estatal.  Según los datos aportados por el alcalde, el 55,7% de las 1.358 personas atendidas por primera vez en los servicios sociales entre septiembre de 2013 y febrero de 2014 eran españoles. Personas atendidas que no significa que sean perceptoras de ayudas sociales o beneficiarias de ellas. Se trata de ciudadanos que acudieron a los servicios sociales a informarse o buscar ayudas que no necesariamente tuvieron que llegar.

Pero de esas 1.358 atenciones hay un porcentaje importante, del 36,7% (501), que corresponde a personas que no estaban empadronadas en nuestra ciudad o lo hicieron en los seis meses anteriores. Muchos de estos 501 atendidos pueden llegar a Vitoria-Gasteiz por el efecto llamada según el alcalde, pero lo cierto es que la gran mayoría de ellas no recibieron finalmente ninguna ayuda.

Según se desprende del informe, y pese a que Maroto no lo ha contado, se puede ver que  de las 501 personas atendidas a 200 se les derivó al CMAS. Este es el primer recurso de urgencia con el que cuenta el Ayuntamiento, y generalmente está destinado a transeúntes, para estancias cortas.  Pero en cuanto a las ayudas propiamente dichas, tan sólo 6 de las 501 personas cobraron ayuda económica, y 88 fueron al comedor social o recibieron vales de alimentación. Al resto de personas no se le concedió ningún tipo de ayuda, según aparece reflejado en el informe.

Sorprende sin embargo que dentro de este efecto llamada la principal nacionalidad sea precisamente la española: 148 españoles fueron atendidos con menos de seis meses de padrón o sin estar empadronados en Vitoria. Respecto a los extranjeros destacan 96 marroquíes, 56 nigerianos o 37 rumanos sin apenas arraigo en Vitoria.  Además, de las 501 familias sólo 101 cuentan con menores a su cargo: "Los otros 400 son personas solas".

Maroto ha vuelto a incidir en el colectivo magrebí, como el que más recurre a los servicios sociales, destacando que el 77% de ellos son hombres. El alcalde ha destacado al mismo tiempo que los chinos y latinos apenas hacen uso de estos servicios.

El efecto llamada, en cualquier caso, se circunscribe a dos tipos de personas: por un lado españoles que viven en ciudades cercanas, y por otro extranjeros que ya estaban en España y que se acercan a Vitoria. "Ha disminuido el número de extranjeros que viene a Vitoria desde Marruecos o Argelia; son extranjeros que están en otras ciudades con sistemas distintos y deciden venir a la nuestra". El PNV también ha aportado otros datos adicionales. En 2014 había en Vitoria 44 marroquíes menos y 161 argelinos menos que en 2013, según el padrón.

El informe matiza, en cualquier caso, que no se puede certificar que estas 501 personas vengan con un efecto llamada, ya que no se sabe cuántas de las 501 personas llegaron atraídas por la modificación de la ordenanza, y cuántas lo hicieron por tener apoyo social o familias en nuestra ciudad.

Hooligan de las Redes Sociales

Desde EH Bildu han alertado a Maroto de que su discurso "incita al odio racial". Iratxe López de Aberasturi ha acusado a Maroto de ser "un hooligan en las redes sociales", por los tweets contra SOS Racismo publicados en los últimos días. La edil abertzale también ha advertido a Maroto que no utilice el vitorianismo como bandera para realizar estas acciones: "A vitoriano no nos gana nadie. Pero nosotros somos integradores y su vitorianismo es excluyente".

Iratxe ha comparado las generalizaciones de Maroto de Fraude Social con los sobres del PP: "Usted es del Partido Popular y no recibe sobres. ¿O sí? ¿Por qué piensa de las personas que reciben ayudas sociales que tiene que haber necesariamente un porcentaje que está defraudando?". Aberasturi le ha pedido al alcalde que "deje de manipular y admita que está recortando a los de aquí y a los de allá".

En el PSE han pedido a Maroto que "no se deje influir por el ansia de votos". Por su parte Nerea Melgosa, desde el PNV, ha pedido a Maroto que "deje de etiquetar a las personas e identificarlas como posibles defraudadores".