“Maroto aún no me ha llamado para hablarme del Paraguas Green”

| 18 julio, 2012

Gorka Ortíz de Urbina se prepara para un día 4 de agosto que prevé “apoteósico”

Apenas quedan tres semanas para que la alegría baje del Cielo. Este mismo jueves se presenta la nueva cara del muñeco de Celedón, y Gorka Ortíz de Urbina ya tiene casi todo preparado para el día 4 de agosto. Un chupinazo en el que volverá a contar con la ayuda de medio centenar de blusas voluntarios. Además, este año portará un paraguas verde, algo de lo que, por cierto, aún no ha recibido confirmación oficial por parte del alcalde, más allá de un mensaje público en Facebook y de una promesa de llamada que no ha tenido lugar.

-Tras conocer que este año llevarías un paraguas verde, ¿se ha dirigido a tí personalmente el alcalde?

-No he hablado aún con él. Tengo que estar este jueves con él y probablemente entonces hablemos. Yo me enteré de este tema por el facebook. Creo que las filtraciones en el ayuntamietno se podrían localizar rápido. Yo estoy un poco molesto porque el día 4 soy yo quien encarna el personaje y debería haberme enterado de otro modo.

Además, yo tenía intención de hacer un pequeño guiño, que era haber cambiado la faja roja de Celedón por la verde de mi Cuadrilla (Bereziak). Lo que no me han gustado son las formas del Ayuntamiento y en este caso del alcalde. Porque además me enteré por Facebook, al ver un fotomontaje en una imagen etiquetada en mi perfil. Fue la primera noticia que tuve. Es cierto que él me puso un comentario en el que me dijo que me iba a llamar y ahora que estamos haciendo esta entrevista (se realizó el pasado jueves) aún estoy esperando esa llamada.

-Va a ser un txupinazo en favor del Euskera, como lo ha querido el PNV, encargado de elegir a los Txupineros

-El euskera está consolidado pero hay que protegerlo. Quienes lo sabemos no lo usamos todo lo que deberíamos. Es un buen guiño, me parece bien y por cierto en este caso Gorka Urtaran sí me lo comunicó antes de hacerlo público.

-Este año también es especial para los Celedones de Oro por su aniversario

-El de los Celedones de Oro es un club selecto con el que yo tengo relación. Van haciendo bien las cosas. Y este año se han encargado ellos de cambiar el busto del muñeco. Es una cosa que quería hacer Iñaki desde el principio. El anterior muñeco parecía un monstruo, con perdón para el artista. Llevábamos años diciendo que había que intentar cambiarlo. Y qué duda cabe que el hecho de que el muñeco lleve mi cabeza es algo que me halaga.

-¿Lo has podido ver?

-No. Iñaki me llamó un día para decirme que ya estaba hecha y me dijo: Ahora mismo tengo tu cabeza en mis manos y la voy a meter en mi maletero. No la he visto porque no se ha dado el caso. Espero verla el día 19.

-Con la actual coyuntura, hay muchos posibles mensajes que lanzar el próximo 4 en la balconada

-Con la que está cayendo es un año bastante duro. Tengo pensadas varias cosas. Y es algo que yo no quería que se convirtiera en algo de obligado cumplimiento. Hubo años en que era necesario acordarse de ciertas situaciones, como en el del Alavés. Pero con la que está cayendo hay tantas cosas de las que acordarse… Ahora mismo tengo dos cosas pensadas, pero igual llega el día 4 a las 18:15 y no digo nada o digo otra cosa. Ya veremos.

-¿Cómo vive Celedón las fiestas, como un blusa más?

-Llevo tres o cuatro añitos con la cuadrilla más olvidada. El día 5 tienes la jornada completa de compromisos y el día 6 también suele estar completo. Y además teniendo dos hijos pequeños hay que disfrutarlos. Están en la edad buena, y hay que aprovechar.

-Tocará entonces paseos con los gigantes y cabezudos

-El año pasado le prometí a mi mujer, a Yoli, que iba a pasar más tiempo con ellos y creo que lo cumplí. Este año también habrá que hacerlo, porque a mí también me gustó. También habrá que ir un día a las barracas. Eso sí, reconozco que se lleva mal el que otros blusas te pongan los dientes largos.

-¿Han sido los hijos el mayor cambio  desde que cogiste el testigo de Iñaki?

-Hay una gran diferencia entre los tres o cuatro primeros años y el resto. Al principio la gente no te reconocía y podías ser un blusa normal. Ahora es imposible, porque enseguida te das cuenta de que se fijan en tí. Ahora no puedes sacar el pie del tiesto, hay que guardar las formas.

-Lo que sí ha cambiado en estos años es la forma de realizar el paseíllo, así como la escolta

-Era algo inevitable. El último año de Alfonso Alonso fue el peor con diferencia, con dos policías en urgencias. Ese año decidí que algo había que hacer. Hablabas con la gente y la gente no sabía que la escolta era voluntaria. Policías que, una vez terminaban, se cambiaban, ni una ducha, se ponían la ropa de uniforme e iban a la recepción de autoridades.

Así que, aprovechando que era el 50 aniversario y con la colaboración de Iñaki Pérez de San Vicente y de Patxi Lazcoz logramos convencer a unos cuantos blusas. Intentamos despolitizar el txupinazo y nuestra pretensión era que el txupinazo lo lanzase alguien popular. Mi intención era que cada año lo hiciera una cuadrilla de blusa, que es lo más representativo. Yo entendí a Lazcoz en su momento con su decisión, y ahora tenemos un sistema muy válido pero que en el futuro habría que mejorarlo.

-¿Hay ahora menos dificultades para cruzar la plaza?

-En el 50 aniversario nos lo pusieron muy fácil con 22 blusas, Iñaki y yo. Tengo la pena de que no pudo estar Jose Luis Isasi. Al siguiente año fuimos muy confiados y estábamos más de 40, pero nos pasaron por encima. Fue divertido y año tras año, éste es el sexto, vamos ganando adeptos y es una cosa muy bonita. A la gente es más fácil covencerle porque todo el mundo conoce a algún blusa o sale de blusa. Desde mi punto de vista ha sido un acierto.

-¿Cómo preparáis Celedón y la escolta ese momento?

-Nosotros solemos hacer una cena  antes en la que nos juntamos y prevemos lo que puede ocurrir ese año. El mismo día 4 ellos quedan desde por la mañana.

-Y realizáis el recorrido, salvando incluso el maldito banco

-Debe ser un banco anclado a no sé dónde. Es curioso porque somos capaces de levantar la cupula del Buesa y no somos capaces de mover un banco medio metro.

-Las fiestas de la Blanca tienen cerca la comparación con algunas del entorno como las de San Fermín. Quizás en este caso Vitoria tenga menos vida durante el día

-Nuestras fiestas son las que son. Sanfermines son las fiestas más mediáticas a nivel mundial. En Vitoria aún no nos hemos quitado esa forma de pensar de pueblo. En Vitoria somos los blusas los que damos esa vida. En cualquier caso, entiendo que este año en Vitoria será apoteósico el día 4 y también el día 5, pero luego el resto de días irá para abajo. Al mismo tiempo tienes que ver en qué gastas el dinero. Pasar las fiestas en Vitoria supone mucho dinero para los blusas. Por ello hay gente que elige pasar el día 4, el día 5 y a partir del 6 o el 7 se va unos día a aprovechar sus vacaciones. Ese es el problema que tiene Vitoria, pero quien quiere quedarse se queda. Es cierto que si las fiestas concluyen en fin de semana al final son más largas.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.