Mayores con jóvenes: los nuevos compis de piso en Vitoria

24 diciembre, 2023

Un programa permite compartir piso a mayores de entre 65 y 85 años y jóvenes estudiantes o profesionales

Amparo tiene 26 años y es de Argentina. De pequeña vivió en Vitoria-Gasteiz durante 5 años y ahora, esta licenciada en Ciencias de la Comunicación, vuelve a la capital alavesa. Aterriza este martes 28 de noviembre y busca alojamiento.

Está encantada con que su compi de piso sea una persona mayor. Una nueva tendencia que llega a la ciudad, y en la que las barreras generacionales no importan. Al menos a la hora de compartir vivienda. Al contrario, se complementan.

Entre 250 y 350 euros

Por eso esta joven argentina se apuntó a Kuvu. Un programa centrado en el alojamiento compartido intergeneracional. Quieren facilitar a personas de 65 años en adelante que, si así lo desean, alquilen una habitación de su casa a gente de menos edad.

compartir piso mayores jovenes kuvu

Fotos: Kuvu.

Es su oportunidad de, o bien conseguir un dinero extra (en torno a 300 euros) que complemente su jubilación, o bien combatir la soledad no deseada.

Un test de personalidad permite buscar el 'match' entre las personas mayores y jóvenes

Para los jóvenes, en cambio, representa acceder a una vivienda con precios más económicos. Estos los fija siempre el dueño del piso. Fluctúan según la ciudad, la vivienda, la situación del propietario... Así, en Vitoria-Gasteiz, los pagos han oscilado entre los 250 y los 350 euros, con gastos incluidos.

Los contratos son mínimo de 3 meses y máximo 1 año. Y el primer mes es de prueba

La iniciativa surgió hace más de 4 años en Euskadi. Extendida por Madrid, Barcelona o Valencia, entre otros, hace poco que aterrizó en Vitoria-Gasteiz. Y ya han cerrado dos contratos de alquiler, cuya convivencia comienza en breve.

Confían en que haya suerte y el tercero sea el de Amparo, ya que su situación apremia. Como carta de presentación, ella se define como una persona "acostumbrada a convivir con gente. Nunca he tenido problemas. Soy ordenada y me gusta cocinar". La organización de eventos, la fotografía y todo lo artístico la entusiasman.

Contratos, reglas y seguimiento

Esta tarjeta de visita es uno de los requisitos que deben realizar quienes se inscriben en Kuvu. Las preguntas y test de compatibilidad son indispensables, tanto para las personas que ofrecen su piso como para las que buscan alojamiento.

Cuestiones como el género, el tabaco, las mascotas o los estudios son habituales. U otras más personales como el orden, la limpieza o los gustos. Un perfil que sirve para buscar la afinidad. "Son unos filtros para que podamos conectar a personas compatibles para convivir", explica Jon Ander Fernández, cofundador de Kuvu y responsable del programa.

Hay mayores que buscan combatir su soledad y otros complementar su pensión

El proceso es sencillo. Primero dan de alta en el sistema a la persona mayor. Y, a continuación buscan su álter ego juvenil. Organizan varias visitas o vídeo llamadas entre ambas partes. Una vez que han hecho 'match', firman un contrato con las normas de convivencia y de obligado cumplimiento.

compartir piso mayores jovenes kuvu

Su vigencia es, mínimo, de 3 meses. Máximo 1 año, que puede renovarse. Y el primer mes se considera período de prueba, lo que da seguridad a los más reticentes. "Además, realizamos un seguimiento para intentar mediar y resolver cualquier problema que surja", señala Fernández.

Combatir la soledad

Dos son los perfiles predominantes de quienes deciden alquilar su vivienda. Por lo general, son más mujeres. Y están quienes rondan los 65 años: personas que viven solas y se han jubilado hace poco. "Su pensión no les permite un nivel de vida como antes y quieren ganar un dinerillo extra, además de la compañía. Les gusta compartir la cena, ver una peli o serie y charlar, lo agradecen", detalla.

Tranquilidad, precios más económicos o la calidez de hogar son las motivaciones juveniles

El segundo grupo de propietarios, "más frágil", cuenta con 80-85 años y buscan, sobre todo, compañía. "Ponen un alquiler muy muy económico para que entre una persona concienciada con el tema de la soledad. Quieren hacer vida como compañeros de piso, compartir ciertos momentos y hacer algunas actividades fuera de casa", apunta Fernández.

Estudiantes de Máster y profesionales

Entre los jóvenes, abundan los estudiantes. Pero no universitarios de 18 años que recién empiezan la carrera. "Es gente que está estudiando un Máster, o realizan una Investigación o un Doctorado. Personas que buscan tranquilidad", puntualizan desde Kuvu.

También están quienes encajan en un ámbito más profesional. "Gente que cambia de ciudad por trabajo, busca piso pero no tiene una gran capacidad monetaria. O que les motiva una experiencia nueva y les da tranquilidad vivir con una persona mayor. Al venir de fuera y no conocer mucha gente, les aporta calidez de hogar", ejemplifica Fernández. Como Amparo.

compartir piso mayores jovenes kuvu

Sabe de lo que habla. En 4 años han logrado casi un centenar de convivencias a nivel nacional. De ellas, ahora mismo tienen activas 15 en el País Vasco. Y su tasa de éxito, aseguran, ronda "el 90%. Incluso una vez termina el contrato, hay gente que sigue en contacto".

El proyecto ha convencido al Gobierno Vasco, que durante 2023 subvenciona con ellos una experiencia piloto. De esa forma, los servicios de Kuvu son gratuitos para mayores y jóvenes. Y no descartan su ampliación a 2024.