"Ruido ensordecedor" de la megafonía de la Estación de Autobuses

18 noviembre, 2019

UGT denuncia el elevado volumen de los anuncios en la Estación de Autobuses de Vitoria-Gasteiz

El vestíbulo y la zona de espera de la estación de autobuses de Vitoria-Gasteiz no son lugares especialmente tranquilos. UGT ha denunciado la contaminación acústica que hay en este edificio por culpa de la megafonía: "El volumen de la megafonía es ensordecedor y dificulta la comunicación de los trabajadores de las taquillas". Las quejas llegan también, según UGT, de los trabajadores y de las propias empresas concesionarias que tienen taquillas.

UGT asegura que "en momentos puntuales tienen que interrumpir la comunicación con el viajero, sobre todo en el tiempo que duran los anuncios comerciales que se emiten a través de la megafonía".

estación de autobuses de Vitoria-GasteizUGT advierte de que el excesivo ruido ambiental produce situaciones de estrés ya que los viajeros casi siempre tienen que gritar. "Debido a la proximidad de los espacios reducidos que separan una taquilla de la otra, es difícil trabajar en esas condiciones". Se llega a ofrecer un servicio de mala calidad, manifestado por los propios usuarios de la estación, debido al gran número de anuncios que se emiten a través de la megafonía, además de los avisos internos de la ubicación y salida de los diferentes autocares de las compañías que operan en la Estación.

Las trabajadoras dirigieron un escrito el pasado mes de septiembre al director de la explotación exponiendo esta situación. La respuesta fue que "el Departamento de Salud Laboral del Ayuntamiento considera que cumple la normativa."

Las trabajadoras no están en contra de la utilización de la megafonía para necesidades del servicio y los anuncios comerciales. Pero exigen que se adecue a un nivel que no represente un riesgo para su salud y que se pueda realizar una prestación adecuada de servicio.

Desde UGT, hacemos un llamamiento a usuarios y empresas operadoras a que se sumen a esta petición de las trabajadoras y que los responsables de explotación hagan caso a su solicitud.