Mendizorrotza refuerza los socorristas desde este viernes ¿por qué no antes?

17 junio, 2022

En días anteriores tan solo un socorrista ha vigilado la piscina olímpica y la infantil aledaña

Las piscinas de Mendizorrotza marcaron este miércoles y jueves un récord de usuarios desde 2019. Miles de vitorianos acudieron a refrescarse, llenando por completo las piletas, especialmente por la tarde. En algunos momentos las piletas de Aquamendi dejaban ver más cabezas que agua allí donde menos cubre.

La ola de calor y el inicio de las vacaciones escolares (o la jornada intensiva) llevan a muchos hasta Mendizorrotza. Junio es, habitualmente, el mes de mayor afluencia, y más ante una ola de calor. Sin embargo, este martes, miércoles y jueves el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz solo reforzó parcialmente los socorristas.

piscina mendi verano de 2022 socorrista

Refuerzo de personal

El contrato de las piscinas cuenta con personal que únicamente trabaja en días señalados. Estos días se activan en función de las previsiones, tanto de tiempo como de afluencia. Sin embargo, esta martes, miércoles y jueves solo se activaron en parte. Así, este martes y miércoles tan solo había un socorrista en la piscina olímpica, encargado de vigilar también la piscina infantil ubicada a su lado. Una persona para vigilar una pileta de 50 metros, con decenas de personas bañándose a la vez, y más de un centenar sentadas en el bordillo de la piscina.

El jueves de nuevo hubo escasez de personal, reconocen desde el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Esto ocurre porque, hasta el 15 de junio, el refuerzo de personal es solo parcial: el consistorio considera que aún no es una fecha par air a las piscinas y no espera por tanto tanta afluencia. Ello pese a que la mayoría de los colegios están en jornada intensiva, y la mayoría de ESO y Bachillerato ya han acabado las clases.

Así, el martes, miércoles y jueves se reforzó tan solo el personal de la piscina olímpica, no el de Aquamendi. Aún así, la empresa vio necesario trasladar ese refuerzo a Aquamendi. Y es que, por sus características, son más improbables los accidentes en la piscina olímpica, con una profundidad de 1,8 metros y donde solo deben acceder las personas que saben nadar. En Aquamendi hay personas más jóvenes y mayor riesgo de sustos.

Desde este 16 de junio el refuerzo será total, de forma que no se quede ninguna pileta con escasez de personal. El refuerzo será mayor porque así lo dictamina el contrato.