Monedas, pins, llaveros y sellos en la Plaza de España

| 31 marzo, 2014

Es la una del mediodía del domingo. Decenas de personas disfrutan del Sol en la Plaza de España. Las terrazas están llenas de gente tomando el vermú, mientras en el centro son muchos los jóvenes que, junto a sus padres, buscan los últimos cromos para terminar la colección. En los soportales mientras tanto son muchos […]

Es la una del mediodía del domingo. Decenas de personas disfrutan del Sol en la Plaza de España. Las terrazas están llenas de gente tomando el vermú, mientras en el centro son muchos los jóvenes que, junto a sus padres, buscan los últimos cromos para terminar la colección. En los soportales mientras tanto son muchos los puestos especializados en esa afición a coleccionar objetos extraños o diferentes.

El ayuntamiento ha confirmado que todos los que han solicitado la licencia la obtendrán, pero muchos aún quieren esperar a la confirmación para poder sonreír. Y, sobre todo, creen que algunos se intentarán saltar la nueva normativa que restringe los puestos al coleccionismo. Porque ya no habrá hueco para el Rastro dentro de unas semanas. Y algunos puestos se han ido poco a poco adaptando a ello. Es el caso de Inma, que ha cambiado desde comienzos de año su mercancía. Ha dicho adiós a las antigüedades para dejar paso a películas y vinilos antiguos, a cajas de cerillas y a libros. Se ha adaptado a la nueva situación, al igual que su vecina de puesto. Ahíse pueden encontrar pins y los cromos con los que los más pequeños jugaban a levantarlos.

retablo

Aún así, aún hay quien sigue con la mercancía antigua.  Una imagen sacada de un retablo preside el puesto ubicado junto a la fuente de la Plaza de España. Es un impresionante ángel que se ubica en uno de los pocos puestos que aún siguen ejerciendo de rastro.

Forma parte de uno de los tres puestos que aún no se han adaptado a la nueva normativa. Deberán hacerlo este mismo mes de abril.

 

Monedas y sellos

En el extremo opuesto, junto a la Óptica, se encuentra Juan Luis, un apasionado de la numismática, y que cada domingo viene desde el Valle de Ayala para ofrecer las monedas más extraordinarias. La numismática no es su oficio, sino su pasión. En su mesa se pueden encontrar monedas y billetes de todo tipo y de muchos momentos de la historia. Su moneda más antigua es el As romano, de los años 50 antes de Cristo, y una moneda previa al sestercio.  Pero también tiene billetes de todo el mundo, monedas chinas e incluso monedas de cooperativas vascas: fichas que emitían las cooperativas y que eran canjeables por alimentos y otros productos. También se pueden encontrar matrices de papel moneda emitido en Euskadi.

Para establecer el valor de una moneda hay que tener en cuenta muchos factores: “Hay gente que viene a ver cuánto vale una moneda similar a la que él tiene en casa”. Sin embargo su valor puede variar mucho. Por ejemplo un duro (5 pesetas) de comienzos de siglo puede valer actualmente entre 15,5€ y 700€. El valor más extraordinario depende del año de impresión y de si la moneda ha estado en circulación o, por el contrario, fue directamente guardada desde la Fábrica de Moneda.

Juan Luis tiene clientes habituales, que son en realidad amigos que comparten una misma afición: “Cuando vamos de vacaciones los domingos por la mañana ya están agenciados para ir a la feria de la ciudad en que estemos”. Y es que el mercado de coleccionismo de la Plaza de España tiene su réplica en muchas otras ciudades. Tras las monedas los sellos son otra de las pasiones. Es un arte más ‘selecto’, y con menos afición. Pero los aficionados a la filatelia cuentan con varios puestos en los que poder encontrar auténticos tesoros para coleccionar. Con un mimo y un pulso sobresalientes, el coleccionista va observando sello  a sello y, llegado el momento de escoger, toma con una pinza el elegido para poder ofrecerlo al interesado.

Más extrañas son otras aficiones como las de los boletos de lotería, los calendarios promocionales o, incluso, las tarjetas de teléfono para cabinas. Aunque hoy casi suenan a algo prehistórico, hasta hace menos de una década Telefónica emitía series de tarjetas para llamar desde cabinas telefónicas. Cada una de estas tarjetas tenía unas características especiales. y cormaban parte de colecciones más amplias.

El mercado de coleccionismo también deja sitio para los pins. Sin lugar a dudas estas chapas (de equipos de fútbol, de marcas, o de otros eventos) son generalmente el arte de coleccionismo para los más pequeños, pero también para algunos mayores. En apenas una semana los retablos y otros elementos ya no estarán ahí.


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Alberto Fernandez dice:

    Qué recuerdos. Mi tío era un habitual con su puesto de monedas antiguas. Y muchas mañanas de domingo las pasé haciéndole compañía, aunque no heredé su afición.

  2. Abuelo….cuanto cuesta esto…???

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.