El mercado de Lakua-Arriaga regresa con muchos menos clientes

27 mayo, 2020

Las medidas sanitarias también llegan a los mercados locales: puestos más separados y control de acceso

El mercado de Lakua-Arriaga cumple su segunda semana de apertura tras el confinamiento. Unos 40 puestos se instalaban cada miércoles en el parking del barrio antes del estado de alarma, y ahora vuelven poco a poco a la normalidad. Mismas caras, mismos productos… pero no mismos clientes.

Los puestos tienen mucha más separación entre ellos.

La afluencia de compradores es muy inferior a la de antes de la pandemia, según aseguran los vendedores a Gasteiz Hoy. Y eso que ya se estaban reduciendo las ventas en los últimos meses. “No hay ni punto de comparación con la gente que venía antes. La gente no viene a comprar ropa“, asegura Sheila, que tiene uno de los muchos puestos de textil del mercado.

Las medidas de prevención son más estrictas en este sector: “Cada vez que alguien toca o se prueba algo lo tenemos que dejar en cuarentena, así es imposible vender”. Y es que estos puestos no tienen ni el personal ni el stock necesario como para dejar demasiados productos apartados.

Los de alimentación son de lejos los más concurridos.

Si los puestos de ropa están más perjudicados, lo contrario pasa con los de alimentación. Eran los más concurridos esta mañana de miércoles, con colas para comprar frutas y verduras. “Prefiero comprar aquí antes que en el supermercado, porque está recién cortado y es más natural. Ya teníamos ganas de venir”, asegura Concha, clienta habitual del mercado.

“La gente tiene miedo de salir a comprar, pero poco a poco vienen. Hoy hay más gente que en la primera semana y nos han recibido como muchas ganas. Tenían ganas de vernos y de comprar producto fresco. Además están concienciados ya del uso de la mascarilla”, añade Isabel que tiene un puesto de vino de Rioja en Lakua-Arriaga.

Aunque el flujo de clientes en general sea inferior, el mercado también puede ganar más visitas de los vecinos de alrededor. Es el caso de María Rosario: “Yo vivo cerca y prefiero venir aquí, que está más apartado y controlado. Tengo miedo de ir al centro o a sitios cerrados“. Los mercados, como casi cualquier sector, también tendrán que reinventarse tras la pandemia. Este puede ser el camino.

Este jueves reabre además el mercado de Simón Bolivar.

Medidas excepcionales

El mercadillo de Lakua-Arriaga también se ha tenido que adaptar a las nuevas medidas sanitarias. Los puestos están mucho más separados entre sí que antes de la pandemia, y el espacio está vallado para que solo haya una entrada y una salida. En la entrada una encargada reparte gel hidroalcohólico a cada cliente, que debe llevar también mascarilla. El aforo está controlado: si hay demasiada gente es necesario hacer cola antes de entrar.

Hay control de acceso y de aforo.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad