Los mercados de barrio sobreviven pese a la amenaza de los supermercados

17 agosto, 2015

Muchos mercados de Barrio se encuentran cerrados o con apenas uno o dos puestos abiertos

Los mercados de barrio de Vitoria-Gasteiz están en peligro. La proliferación de supermercados amenaza su supervivencia y el aroma a tradición y a producto local que desprenden. Estas galerías eran un formato muy extendido en Vitoria en los años ochenta. En aquella época, cada barrio contaba con un mercado donde se encontraban diferentes carnicerías, pollerías, fruterías, incluso enotecas y librerías dentro de una misma galería comercial.

Hoy en día, la mayoría de los mercados que continúan en funcionamiento en Vitoria presentan una oferta variada y complementaria: carnicería, pescadería, frutería y panadería. Es el caso de los mercados de Beato, Florida, Sansomendi, Ensanche o Paraguay, con entre 2 y 7 establecimientos abiertos.

Otros, ni siquiera pueden considerarse ya mercados, al tener tan sólo un único puesto, como sucede con Aranzazu (Arana), Aranzabela, y Santiago. En el de Zaldiaran sobreviven algunos puestos, pero hace tiempo que la planta superior quedó cerrada, dando una imagen bastante triste.

Por su parte, el mercado de Adurza está cerrado y el de Gazalbide acoge otro tipo de comercios como una clínica dental, una zapatería, la asociación de vecinos o locales para jóvenes.

Mercados que resisten al paso del tiempo

En el lado contrario destaca el Mercado Hebillas, en Nieves Cano, donde conviven una decena de puestos en un local reformado: charcuterías, fruterías, carnicerías, pollerías y panadería conforman la oferta.

Los mercados de Reyes de Navarra y Avenida Gasteiz también presentan una variada oferta. Sin embargo, la proporción entre locales abiertos y cerrados es más bien negativa. El trabajo realizado por Muralia en los locales cerrados de la Avenida Gasteiz, no obstante, mejora la imagen general de la galería.

La mayoría de la clientela de los mercados de barrios vive cerca, compra poca cantidad y con frecuencia. La media de edad de estos fieles clientes suele ser considerable. Las parejas jóvenes optan, sin embargo, por desplazarse a las grandes superficies.