El comité de Mercedes denuncia el “chantaje” y la “presión” de empresa e instituciones

14 junio, 2022

Lehendakari y Diputado General firmarán un Memorando de Entendimiento para que el nuevo modelo de Mercedes llegue a Vitoria-Gasteiz

El presidente del comité de Mercedes Vitoria ha acusado a la dirección de “chantaje” y de “jugar con la negociación” al anunciar una inversión de 1.200 millones de euros para la planta de Vitoria. Igor Gebara ha cuestionado además que Gobierno Vasco y Diputación se suman a “una campaña para presionar a la plantilla para que asumamos unas condiciones”.

Hoy el Lehendakari y el Diputado General de Álava firmarán un 'Memorando de Entendimiento' con Mercedes Benz España. Un paso que se interpreta como un aval de las instituciones para la permanencia de Mercedes en Vitoria-Gasteiz.

Pero los sindicatos consideran “muy graves” las declaraciones de Ramiro González emplazando a los sindicatos a negociar el convenio. “La política no ha tardado en salir en defensa de la empresa cuando esta lo ha pedido.  Y no ha pedido opinión a los sindicatos”, denuncia Gebara.

El presidente del comité recuerda que, en palabras de Titos, un acuerdo del convenio no garantiza la inversión.

El nuevo modelo en Vitoria

Mercedes no es una empresa vitoriana: es una empresa alemana con planta de producción en Vitoria-Gasteiz. Es, eso sí, la fábrica más grande de Euskadi y más de 20.000 personas dependen de ella: 5.000 trabajadores directos y otros 15.000 indirectos. Ahora Mercedes analiza si su nueva furgoneta eléctrica se producirá en Vitoria-Gasteiz. Y para ello negocia tanto con sindicatos como con las instituciones. Eso sí: con los sindicatos Mercedes ha puesto todas sus cartas y sus reclamaciones sobre la mesa.

No es algo nuevo: Mercedes ya movió los hilos de forma similar hace dos décadas, cuando realizó la gran ampliación de la planta de Avenida de los Huetos. Ahora queda saber en qué se concretará la llegada de la nueva línea. Y, aunque Vitoria es la favorita para acoger la nueva línea de producción, Mercedes también busca las mejores condiciones.

mercedes vitoria convenio

En los sindicatos busca sobre todo una mayor flexibilidad: la posibilidad de adaptarse a las necesidades de producción en función de la demanda de vehículo. Además Mercedes ha planteado también una doble escala salarial, con diferencias entre las nuevas incorporaciones (para posibles nuevos turnos) y los trabajadores fijos de la planta.

La negociación del convenio colectivo está parada: hay tres bloques en el Comité, aunque los tres coinciden en que las reclamaciones de mayor flexibilidad no son aceptables. UGT y CCOO inician paros, mientras ELA, LAB y ESK han conovocado una asamblea este miércoles para trasladar las reclamaciones de la empresa. UGT y CCOO suman el 35% de los apoyos sindicales, y ELA, LAB y ESK un 45%. Ekintza y PIM completan el comité. La empresa exige a UGT y  CC.OO.  que anulen los paros para retomar la negociación.

Ramiro González ha llegado a pedir a los sindicatos que negocien el acuerdo. "Es hora de hablar menos y acordar más. Lo mejor es sentarse porque nos jugamos el futuro del territorio".

El Lehendakari firmará un 'Memorando de Entendimiento' con Mercedes España

En las instituciones Mercedes busca apoyo. Apoyo que se puede entender en múltiples frentes. Al fin y al cabo, a Vitoria-Gasteiz, a Álava y a Euskadi le interesa mucho que Mercedes invierta en su planta de Ali.

La negociación del convenio colectivo es para Mercedes Benz clave en la asignación a Vitoria-Gasteiz del nuevo modelo, el que sustituirá a las líneas actuales de vehículos diésel. Los sindicatos temen que la inversión en la planta de Vitoria-Gasteiz sea a costa de reducir los costes salariales o, al menos, los costes fijos.

La empresa contempla una inversión de hasta 1.200 millones de euros a largo plazo en Vitoria-Gasteiz. Una inversión destinada a instalar en Vitoria-Gasteiz un nuevo modelo productivo y renovar las actuales líneas V y Vito.