Advertisement
Advertisement

Mitin en el Iradier Arena contra los presupuestos vascos y por la huelga general U-30

16 diciembre, 2019

Los sindicatos llaman a la movilización el próximo 30 de enero y descalifican los presupuestos del Gobierno Vasco

El Iradier Arena ha acogido este lunes por la mañana un acto contra los presupuestos del Gobierno Vasco, aprobados por PSE y PNV con la abstención de Podemos. El evento ha servido también como movilización previa para la huelga general convocada el 30 de enero.

Un mitin en el que han tomado la palabra Mitxel Lakuntza, secretario general de ELA,  y Garbiñe Aranburu, secretaria general de LAB. También han acudido representantes de los sindicatos ESK, STEILAS y distintos colectivos sociales y de pensionistas.

Lakuntza ha asegurado que estos presupuestos “no son ni verdes, ni morados, ni sociales; son prácticamente los mismos que se aprobaron con el PP hace dos años”. Por ello, ha descalificado el acuerdo alcanzado entre Podemos, Equo y el Gobierno Vasco: “Podemos y Equo han asumido unas líneas presupuestarias que hace poco criticaban a cambio de modificar el proyecto de presupuestos en 88,9 millones de euros, es decir, el 0,7% del total. No se cuestiona la regla de gasto: una decisión ideológica, de derechas como pocas, dirigida a impedir que los presupuestos puedan crecer y destinar más dinero a necesidades sociales”, ha explicado, para afirmar, a continuación que “cuando se llegan a este tipo acuerdos, la izquierda política nos abandona y se confunde a la gente”.

En relación a la huelga general del próximo 30 de enero, el secretario general de ELA ha explicado que “convocamos una huelga porque hay logros que no son posibles de otra manera. Una huelga nos da voz, nos hace más visibles, coloca nuestras reivindicaciones en la agenda política”. En este sentido, Mitxel Lakuntza ha insistido en que, aunque lo nieguen, la huelga general interpela muy directamente al gobierno y a las patronales vascas. “El Gobierno Vasco puede hacer mucho en materia de pensiones, salarios, vivienda, RGI... pero no quiere. La patronal, por su parte, asegura que nuestro nivel de vida es casi inmejorable... Que se lo digan a las miles de trabajadoras con contratos parciales, a los que ni con dos o tres empleos salen de pobres, a los que les hacen firmar 200 contratos al año para trabajar en Osakidetza, o a los trabajadores de las subcontratas de obras públicas como Anoeta o el TAV con condiciones más cercanas a la esclavitud que a un empleo con mínimas condiciones”.