Montes Solidarios: montañeros que cumplen sueños

14 octubre, 2016

Montes Solidarios lleva a la montaña a personas en silla de ruedas o ciegas

Son montañeros pero, además, se dedican a hacer realidad sueños. Montes Solidarios es una asociación que se dedica a llevar a personas invidentes o en silla de ruedas al monte. Sus rutas están por los montes de Euskadi, y organizan salidas siempre que alguien se lo pide. La semana pasada trasladaron durante dos horas a una mujer de 92 años a los mismos campos por los que saltaba de pequeña. Pero también han estado en el Gorbea, en el Aitzgorri y en otros puntos de Euskadi.

Ahora se apuntan a un reto mayor: llevar a Silvia a lo alto del Teide. Es un reto importante, con el que buscan visibilizar a la asociación. Partirán de la playa y llegarán hasta el pico, a los 4.000 metros. Lo harán junto a otras asociaciones hermanas de Canarias. Será un reto de muchas horas, que supone "un gran esfuerzo físico para los guías, pero también para Silvia que permanecerá muchas horas en la misma posición".

Silvia conoció Montes Solidarios hace apenas cuatro meses, gracias a una amiga que había vivido ya esa oportunidad. "Ellos dicen que su lema es cumplir sueños, pero yo creo que los crean. Subir al monte es un techo de cristal que no te planteas nunca, y ahora te abren una puerta para hacer algo que nos estaba totalmente vetado".

Para llevar a todas las personas utilizan una silla Joëlette, que está portada por dos o tres personas. Junto a ellos se unen muchos montañeros, amigos del grupo, que ayudan a compartir un gran día de montaña.

Más allá de la silla de ruedas también cumplen los sueños de personas invidentes.La semana pasada corrieron la Vitoria-Gasteiz Trail junto a Rafa Ledesma. Este invidente ha realizado previamente otras 10 maratones. Lo hacía cn un guía que, en este caso, son dos.

Una barra de algo más de dos metros sirve de guía en el monte. Una persona acompaña a Rafa delante y otra detrás. Ha sido su primer reto: 15 kilómetros por los montes de Vitoria-Gasteiz que ha logrado superar con éxito, aunque el día siguiente tenía agujetas: "No tiene nada que ver correr en llano que hacerlo en el monte", asegura Rafa.