Advertisement
Advertisement

Los 37 mayores morosos de Álava deben 119 millones a Hacienda

28 junio, 2019

La Hacienda de Álava publica anualmente las personas a las que reclama más de un millón de euros en impagos

Álava ha publicado este viernes 28 de junio su lista actualizada de morosos a fecha 31 de diciembre de 2018. En esta lista aparecen todas las personas o empresas con una deuda de más de 1 millón de euros con Hacienda y que no han renegociado ni acordado un fraccionamiento. Una lista en la que no hay ninguna novedad: nadie más ha entrado y la gran mayoría son empresas en quiebra o ya extinguidas. La mayoría de las deudas son, por tanto, irrecuperables. En total están en la lista 37 contribuyentes que deben en total 119.026.329 euros a Hacienda.

En esa lista no aparecen los muchos deudores que han renegociado o fraccionado de forma individual sus deudas. Hacienda considera que estas empresas no tienen una deuda contraída con el fisco, porque ya se ha acordado un plazo de negociación.

Sale de la lista Contexye, una empresa textil que cerró en 2008. Fue una de las últimas empresas textiles del territorio. También salen del listado Reylam y Grupo Financiero Vasco-Catalán, que mantienen su actividad.

  • Ros Casares debe 35 millones de euros

Goya Sesenta y Nueve S. L. (relacionada con Ros Casares) debe ya 17,1 millones a la Diputación, y Ros Casares Centro del Acero S. L. debe otros 10,5 millones. A ello hay que unir otros 4,5 millones de la empresa Corporación Ros Casares S. L.. Gerosgar debe 1,46 millones de euros. Bahía Casares Golf S.L. también debe 1,8 millones de euros.

  • Iráculis

Urco Urbasa es otra empresa en quiebra, y debe 11 millones de euros a las administraciones. Esta promotora realizó las viviendas de la Plaza de Toros entre otras operaciones urbanísticas, pero los bancos se han quedado con varios de sus activos, al igual que el Ayuntamiento, que llegó a subastar una parcela suya en Salburua. Andrés Iráculis fundó también en su día el grupo de hoteles Abba y otras empresas inmobiliarias.

Su hermano Antón Iráculis también ha visto embargado su patrimonio. El Grupo Hotelero Urvasco, dueño en su día de Hoteles Silken, también debe a Hacienda 1,3 millones de euros. Entró en 2015 en Concurso de Acreedores y tuvo que vender activos como un proyecto de hotel en Londres. El grupo Urvasco se dedicó a la promoción inmobiliaria por todo España (gestionó entre otros los terrenos de la fábrica de Cruzcampo en Sevilla) y también en el extranjero. Pero ahora tiene casi todas sus empresas en suspensión de pagos.

Eguren Vitoria se dedicaba al comercio al por mayor de aparatos y material radioeléctrico y electrónicos. Es una empresa ya extinguida y debe 9,2 millones de euros. Almacenes Material Eléctrico Zaragoza SL, debe también 1,5 millones de euros.

  • Personas físicas

Macario González Sánchez es la persona física que más debe a Hacienda: 4,43 millones de euros. Es un empresario vitivinícola. Antonio Fernández Martín debe 2,41 millones de euros (hace dos años debía 1,5 millones) y procede del mundo del vino: ejerce como apoderado en Pagos de Leza y en Santamaría López SL. Rubén Bravo González, con una deuda de 1,7 millones de euros, está dedicado a la gestión del suelo y tiene su sede en Llodio.

Con deuda de 2,23 millones de euros se encuentran Davalu SL, empresa de Oyón, destinada al cultivo de los olivos y aceitunas. Fralcer S. L., empresa dedicada también al sector del vino, cuenta con una de 4,4 millones de euros. Otra empresa desaparecida en 2012Proconsol Bodega Antión, debe 2,23 millones de euros.

Comercial Alberdi debe 1,37 millones de euros. El concesionario de Renault en Alto de Armentia cerró tras atravesar numerosos problemas financieros y tras perder la licencia de Renault como concesionario. Distribuidora Micar, con sede en Avenida del Cantábrico y dedicada a los vehículos de alta gama, debe 2,11 millones de euros a Hacienda.

  • Promotoras y constructoras

Construcciones Antonio Santander e Hijos debe 4,27 millones de euros. No es la única constructora con deudas. Construcciones y Rehabilitaciones Alinorte adeuda 1,8 millones de euros. Ceplastik SL, empresa extinguida ubicada en Júndiz, debe 2,3 millones de euros.

La promotora Lendiz 1100 debe también otros 4,76 millones de euros. Miaspe Promotora Empresarial SL y Moaba Promotora Empresarial S.L. deben cada una 1,2 millones de euros. Otra empresa de Dulantzi dedicada a la promoción y gestión de suelo, Cartera Saraspe, debe 1,8 millones.

Urbina SA es otra empresa en liquidación, dedica a materiales y maquinaria de obra. Estaba en Uritiasolo y debe a Hacienda 1,65 millones de euros,  un 40% más que hace un año. Topoestudios Ingeniería S.L., con domicilio fiscal en una de las torres de Salburua, también ha pasado por concurso de acreedores y debe 1,5 millones de euros.

La firma Holtza S. A., dedicado en Gojain a la elaboración de Casas de Madera Prefabricadas, debe 3,2 millones de euros. Esta firma fue adquirida en 2014 por Egoin.

Conservas Ohitura, dedicada a la realización de conservas de pescado o de productos del pato, debe 1,7 millones de euros.

Alur Mecanizados Especiales es una empresa de Legutiano, y su deuda alcanza los 2,8 millones de euros con Hacienda. También era de Legutiano Mekanikalan-Mondragon S.L. un taller de mecanizado que debe 1.2 millones de euros.

La firma de joyas Brofoter, con sede en General Álava 2, debe 1,21 millones de euros, pero está en fase de liquidación. También debe 1,32 millones de euros otra empresa dedicada a las joyerías y con sede en Coronación de la Virgen Blanca 12: Oro Norte Gold Fundición S. L. 

El grupo de Dulantzi Siderúrgica de Tubos Soldados Tubular Group, que despidió a toda su plantilla en febrero de 2017, también tiene deudas con Hacienda: 1,77 millones. Pásticos Gasteiz S. L., con sede fiscal en el centro de negocios Seavi de Pedro Asúa, también debe 1,21 millones de euros.

Erizgain, empresa también extinguida de Agurain, se dedicaba a la construcción de material ferroviario y debe 1,4 millones de euros. Estampaciones Gasteiz, empresa extinguida, debía 1,18 millones de euros.

Novacero, cuyos trabajadores protagonizaron paros y huelgas ante las dudas sobre su futuro, debe 1,75 millones de euros.