Advertisement
Advertisement

Movilidad en Vitoria: el 'respeto' entre peatones, ciclistas y conductores

29 septiembre, 2018

Debate: ¿Hay respeto entre peatones, ciclistas y conductores? ¿Cuándo llegará? ¿Qué medidas mejorarían la convivencia?

La movilidad sostenible es uno de los grandes retos de futuro de Vitoria-Gasteiz. Para lograrlo es imprescindible el respeto a las normas y entre ciclistas, conductores y peatones. ¿Existe este respeto en las calles de Vitoria? ¿Se eliminarán los malos hábitos de unos y otros? ¿Con qué medidas se consigue avanzar? Los Ojos del Caminante se fijan en este debate. Los protagonistas responden en el siguiente vídeo:

Los modos de transporte se diversifican y se nota en las calles de Vitoria. En ellas se circula a pie, en bicicleta, en tranvía, en coche, en autobús e, incluso, en patinete. Aunque conviven, no siempre se respetan. Roberto González, del Centro de Estudios Ambientales, recuerda que, como todas las ciudades creadas en la segunda mitad del siglo XX, Vitoria se configuró para la convivencia de automóviles y peatones.

La distribución del tráfico segregó dos espacios: calzadas y aceras, con mecanismos para regular las intersecciones y sus 'lugares de conflicto'. Con la llegada de la bicicleta surgieron problemas, por no tener un espacio definido.

Según el CEA Vitoria es la ciudad del Estado y de Europa con un mayor número de bicicarriles por habitante. Pero aún así hay muchas fricciones: los ciclistas utilizan más las aceras porque se sienten más seguros. Por ello desde el CEA ven necesario trabajar en infraestructuras: más carriles bici diferenciados, zonas de calmado de trafico, y aparcabicis subterráneos o bicilonjas. Todo ello tendrá que ir acompañado por el necesario cambio cultural y el respeto por las normas básicas de convivencia.

Para Roberto Gonzalez, la disciplina vial no es la mejor entre los ciclistas y peatones. Vitoria es una ciudad con muchos semáforos y poco trafico, lo que hace que los peatones crucen en rojo de forma habitual. Esta forma de entender la norma se ha trasladado a los ciclistas.

En ese sentido, Mikel Rueda de Camina Gasteiz apuesta por una campaña de sensibilización para que se cumplan las normas: "Ni peatones, ni ciclistas ni conductores las respetan. Hace falta vigilancia en las calles, policía de a pie de calle y una mejor señalización. Se debe empoderar al peatón bajando la velocidad de los coches y bajando las bicis a la calzada".

Desde Bizikleteroak, Rubén Rodriguez también apuesta por ayudar a los ciclistas a bajarse a la calzada con una mejor señalización o la presencia de policía a pie de calle. "La gravedad de los accidentes en las calles pacificadas baja un 80%", recuerda. Por ello, al igual que los peatones, Bizikleteroak cree que el vehículo debe ceder espacio.

El desarrollo del Plan Ciclista se encuentra aún en la primera fase

En cuanto al plan ciclista recuerda que no se ha acabado ni la primera fase y en los últimos 10 años el uso de la bici ha pasado del 3% al 12%. Por su parte el trasporte público pasa del 11 al 12%, mientras que el uso del coche ha bajado del 35 al 28%. Sin embargo los desplazamientos en coche al trabajo se mantienen en un 60%.

Asimismo desde Bizikleteroak creen que hay que seguir trabajando en la educación porque "no es lo mismo saber andar en bicicleta que circular".

¿Y qué piensan los conductores de coches? Para la presidenta de Alatax (Asociación Alavesa del Taxi), Izaskun López de Sosoaga, los conductores son los que más cumplen las normas. Especialmente porque las consecuencias de no respetarlas son más graves. Para hacer que se cumpla la normativa la presidenta de los taxistas alavesas cree que, "a pesar de no ser una medida popular, las multas ayudan".