Nuevo juicio por la muerte de un trabajador que manipulaba amianto

19 febrero, 2021

Cosme falleció por inhalación de amianto durante sus años trabajando en diversas empresas

Nueva denuncia contra una empresa alavesa por una muerte por amianto. Cosme trabajó como Albañil y posteriormente como encargado entre 1971-77 como empleado de Ezcurra y Ozores; entre 1977 y 1992 en Fibesa y posteriormente hasta el 2007 en Fundaciones y Mantenimiento, actuando como subcontrata de Forjas Alavesas-Sidenor.

En 2017 a Cosme le diagnostican en Osakidetza un Mesotelioma maligno difuso de tipo desmoplástico, falleciendo 6 meses más tarde. La sentencia del Juzgado de lo Social Nº 2 de Gasteiz del 13 de mayo 2020, declaró que la prestación de Viudedad era derivada de enfermedad profesional.

En uno de sus trabajos colocaban manta de amianto alrededor de los ejes para evitar la pérdida de temperatura. Una vez inservibles por desgaste, su retirada generaba gran cantidad de fibras o polvo. También reparaban las cucharas, bóvedas y hornos de fusión, sin ningún sistema de extracción localizada, ni ventilación, unido a las altas temperaturas y humos.

Según recoge la sentencia del Juzgado Nº 2 de 13 mayo de 2020: “El puesto de trabajo ocupado por el trabajador en principio como albañil y posteriormente como encargado en las referidas empresas como subcontratas de Sidenor ha implicado contacto directo con amianto. Como encargado del grupo de albañiles, realizaban tareas de albañilería, mantenimiento y reparación de los hornos de fundición, recocido y demás existentes en la fundición. Así los hornos de recocido, alrededor de los ejes (diábolos) se cubrían con mantas de amianto para evitar la pérdida de calor. En las tapas de los hornos, que eran de bóveda tenía que cubrir también con amianto, incluso ponían dos capas de amianto, cuando se desgastaba y resultaban inservibles, debía quitar y volver a poner. En esta operación, se liberaba mucho polvo de amianto, tras degradarse las mantas con el calor, se rompían con facilidad, desprendiendo fibras de amianto. Igualmente, en las tareas de reparación de cucharas, hornos de fusión o moldes. No utilizándose ningún sistema de extracción, ni ventilación”

Todo ello, sin que la empresa principal, ni la subcontratada, adoptaran ninguna medida preventiva, mientras el trabajador permanecía expuesto a la sustancia cancerígena, hecho que provoco la grave enfermedad, a consecuencia de la cual falleció. Por esta razón, la esposa e hijos del trabajador fallecido reclaman 145.725,79 euros en concepto de daños y perjuicios.

Asciame reclama a las empresas que pidan perdón por todo el daño causado con sus incumplimientos, implicándose con los Gobiernos en la urgente creación del Fondo de Compensación para las víctimas del amianto.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad