Advertisement
Advertisement

Arquitectos alaveses rechazan el mural del centro cívico de Nanclares de la Oca

26 octubre, 2020

El Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro solicita la inmediata restitución del edificio a su estado original

El centro cívico de Nanclares de la Oca ha cambiado de aspecto. Un mural preside ahora una de las fachadas laterales de este edificio diseñado hace 25 años por Roberto Ercilla, de aplacado de piedra. El edificio fue construido tras un concurso público en los años 90.

"La gris fachada del Centro Cívico de Nanclares se ha llenado de color. Aunque aún no está concluido, el inmenso mural que cubrirá el módulo central del edificio ya esboza su colorida imagen final", explicaba hace unas semanas el teniente de alcalde del municipio, Mikel Pérez. El mural, impulsado por el Ayuntamiento de Iruña de Oca, está realizado por Irantzu Lekue y cuenta con el apoyo de Tecnalia.

mural-centro-civico-nanclares1

Así está quedando el mural del Centro Cívico. /@mikelperez_50

Pero los arquitectos han salido al paso de estas declaraciones: "Gris fachada. Valiente ignorante. Más vandalismo institucionalizado. Esto es una auténtica vergüenza", aseguraba en redes sociales Ekain Jiménez, vocal de cultura del COAVN y un arquitecto muy activo en redes sociales.

Roberto Ercilla explica en su web cómo diseñó este edificio: "El lenguaje pesado del exterior (estructura visible de hormigón armado y aplacado pétreo enrasado) se contrapone a la ligereza y transparencia de las fachadas acristaladas de las dos calles interiores".

Respetar la obra

Los arquitectos vuelven de nuevo a abrir el debate sobre los lugares en los que se puede pintar un mural. Ekain reivindica "más cuidado con los edificios". Afirma que detrás de cada construcción hay un proceso de ideación para que esta sea de una u otra manera, por lo que "hay que respetar la obra arquitectónica". Además, afirma que "el único beneficiario es el gestor público, que se lleva una chapita. No creo que los artistas trabajen con libertad en sus obras. Todas son muy políticamente correctas", dice.

centro-civico-nanclares-mural

Fachada del Centro Cívico antes del mural

No obstante, aboga por buscar la manera de que la producción artística tenga cabida en el trabajo del arquitecto. "Se pagan 4 duros por los murales y al final la calidad no es buena. La administración tiene que poner más dinero e incorporar este tipo de procesos artísticos desde la propia gestación del edificio. Por ejemplo, contar con una producción artística bien pagada para resolver zonas como el vestíbulo, la plaza de la urbanización o una determinada fachada", sugiere.

La delegación en Álava del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro ha solicitado este martes "la inmediata restitución del edificio a su estado original". Afirman que si el ayuntamiento no responde, emprenderán acciones legales.

El arquitecto Roberto Ercilla ha asegurado que nadie le informó sobre la realización del mural, "ni siguiera el arquitecto municipal lo sabía. Él nos apoya". Exige al ayuntamiento que limpie la fachada y que lo haga junto a una empresa de restauración. "Estoy completamente seguro de que Irantzu no ha tenido en cuenta que esto pueda ser reversible y no ha utilizado pinturas al agua. La piedra es blanda y porosa y la pintura ha penetrado. No es como limpiar una pintada", dice.

Además, ha declarado que "a ningún artista le gusta que le manipulen la obra" y ha valorado el trabajo de los muralistas como "de muy baja calidad".

arquitectos-alava-mural-nanclares

Roberto Ercilla y Ekain Jiménez durante la rueda de prensa de este martes./Gasteiz Hoy

El Consejo Superior de los Colegio de Arquitectos de España también ha manifestado "su pesar por la intervención que altera los principales valores de una obra destacada de nuestro patrimonio". Añaden además que "la obligación de las administraciones es anteponer el interés general y preservar los valores de un patrimonio arquitectónico contemporáneo que se encuentra en peligro de desaparición".

En medio de toda esta polémica se encuentra Irantzu Lekue, autora del mural. No es la primera vez que la gasteiztarra se encuentra frente a las críticas de los arquitectos. En 2018 canceló el mural sonoro que iba a realizar en una fachada de la Avenida Gasteiz por la “presión” que estaba sufriendo. Dos años después la historia se repite.

La artista ha mostrado su tristeza por las críticas que está recibiendo por el mural de Nanclares de la Oca. En los próximos días expresará su visión de esta polémica.

Gasteiz Hoy también se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Nanclares de la Oca pero por el momento no ha recibido respuesta.