Nace el primer sindicato de farmacéuticos adjuntos en Álava

17 marzo, 2024

Unos 130 profesionales farmacéuticos se han unido para reclamar un convenio provincial para Álava

Nace Saffarse. El primer sindicato de farmacéuticos adjuntos (licenciados que trabajan en farmacias pero no son los dueños) de Álava. Quieren mejorar sus condiciones laborales y conseguir un convenio provincial, como ya existe en Bizkaia y Gipuzkoa desde hace 25 años.

De lo contrario, advierten de que las farmacias serán una salida laboral cada vez menos atractiva para estos profesionales. La experiencia y conocimientos sobre el terreno les permite augurar un panorama un tanto negro si la situación no cambia: "Será muy difícil encontrar farmacéuticos para esta área". "Incluso, puede que haya farmacias que deban cerrar", pronostican

Y es que la búsqueda de farmacéuticos para las oficinas de farmacia (o farmacias comunitarias) es cada vez más complicada. Hay más oferta que demanda. "Los dueños se vuelven locos, no encuentran ni debajo de las piedras", reiteran.

Y son más jugosas salidas profesionales en la industria farmacéutica, la investigación, la farmacia hospitalaria o la docencia, por ejemplo.

"Mal pagados y ninguneados"

farmacia-vitoria-gasteiz

¿Por qué? En Safarsse lo tienen claro. "Las condiciones son pésimas. Estamos mal pagados y, en algunos casos, ninguneados. No podemos establecer una farmacia según empezamos, a no ser que sea en un pueblo. No es atractivo trabajar en una oficina de farmacia, es muy esclavo", razonan.

Las guardias en domingo o festivo no tienen por qué tener compensación monetaria

A ello contribuyen las 1.785 horas anuales que trabajan, según el convenio nacional. Horas que en Bizkaia son 1.760 y 1.776 en Gipuzkoa. En las farmacias bizkainas, las horas extraordinarias se abonan con el incremento del 75% que correspondería a cada hora ordinaria.

En cambio, en Álava, las guardias en domingos o festivos no tienen por qué tener compensación monetaria. "Si el titular no quiere, pues te lo cambia por un martes, o un lunes, pero no las pagan. No nos quejamos de hacer las guardias, que son obligatorias. Pero queremos una compensación más justa", reclaman.

Sin antigüedad

 

Farmacéuticos faltan farmacias

Tampoco cuentan con antigüedad, porque el convenio nacional no lo recoge. "Cobras lo mismo si acabas de entrar que quien lleva 15 años", lamentan. Y discrepan con el acuerdo alcanzado años atrás para eliminar la paga de beneficios. A ello se suman las dificultades para conciliar y el tener un desarrollo profesional limitado.

"Las OPE de Osakidetza están llenas de gente que trabaja en farmacias"

Un goteo de puntos en contra que arrastran desde hace años y que, finalmente, les ha hecho unirse. "Somos un colectivo donde cada uno trabaja en una farmacia y no tienes tanto contacto. Pero poco a poco nos hemos juntado y dado cuenta de que todos tenemos los mismos problemas e insatisfacción", explican.

Fueron unas 200 personas las que se reunieron. De ellas, cerca de 130 formalizaron oficialmente el sindicato. Casi la mitad de los 296 adjuntos inscritos en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Álava. Y no descartan que se sumen más.

Bajas y vacaciones sin cubrir

Creen que es el momento de ponerse firmes. "Cada vez hay más ofertas de empleo y menos gente dispuesta", insisten. Ello hace que las bajas o vacaciones entre el personal de una farmacia "las compensemos cambiando horarios, haciendo alguna hora más... El trabajo de quien falta recae en el resto. Sacamos el trabajo, sí, pero con un sobresfuerzo".

Creen que un convenio propio mejorará el presente y el futuro de la profesión

Y es que, indican "el recién graduado lo último que piensa es en ir a una farmacia. Y las OPE de Osakidetza están llenas de gente que trabaja en farmacias. Aunque el trabajo de administración no sea tan bonito. Pero es que nos han reventado", claman.

No hay patronal alavesa

farmacia vitoria

Porque su trabajo les gusta. Solo quieren hacerlo en mejores condiciones laborales. Y para eso necesitan de un interlocutor. Una patronal, que tampoco existe en Álava. Lo cual hace imposible cualquier avance. Por eso, animan a los titulares de las farmacias a asociarse. "Con que lo hicieran 13 o 14 sería suficiente", invitan.

También se han dirigido a asociaciones nacionales como Fefe (Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles), y otras autonómicas, para transmitir su situación. Por ahora, sin respuesta alguna.

Aseguran que algunos propietarios de farmacias alavesas comparten su sentir: "Les pedimos que por lo menos se sienten, se agrupen y asocien para que podamos hablarlo y tener un convenio propio". Consideran que, de alcanzar un acuerdo, será beneficioso para el presente y futuro de la profesión en general. "Si logramos mejoras, igual la gente se anima", constatan.