El retraso en las licencias municipales impide abrir nuevos negocios en la Plaza de Abastos

9 noviembre, 2018

Los plazos del Ayuntamiento para conceder las licencias de apertura se han retrasado varios meses

Los locales de la Plaza de Abastos ya tienen libertad completa para ejercer sus funciones. Al menos, por parte de la Plaza de Abastos en sí. El edificio logró las licencias de primera ocupación el 24 de julio; lo que fue el primer paso. Ahora, desde el pasado 31 de octubre también entregó la memoria de actividad completa. Esto dejaría todo en regla para acometer actividades, obras o apertura de nuevos negocios. Solo falta la confirmación del Ayuntamiento, dado que el Gobierno Vasco ya ha dado su visto bueno.

negocios plaza abastos

"Lo que nos dice esto es que el edificio funciona correctamente. Ahora la hostelería y los demás negocios interesados en la Plaza de Abastos deben contactar con el Ayuntamiento para solicitar las licencias de apertura o de obra. Son trámites que tienen que hacer todos los locales; funciona de la misma manera que un negocio que esté en la calle", ha explicado el gerente de la Plaza de Abastos, Eloy López de Foronda.

Sin embargo, la apertura de nuevos locales en la Plaza de Abastos sigue paralizada. Aunque el recinto tenga todo en regla, ahora es el Consistorio quien se está retrasando en conceder las licencias a los establecimientos que desean abrir su negocio en dicho lugar. De acuerdo con algunos hosteleros, las licencias iban a estar disponibles en agosto. Luego lo estarían en octubre, pero aún no hay noticias sobre ellas.

Solo quedan cuatro gastrobares abiertos en la Plaza de Abastos

La apertura de nuevos negocios en la Plaza de Abastos es urgente, sobre todo en el sector hostelero. Además, la actividad en este espacio se está resintiendo por el cierre del parking de Santa Bárbara. Actualmente solo hay cuatro gastrobares abiertos, y varios en espera de obtener la licencia.

Al principio algunos puestos gastronómicos estaban en la planta superior del edificio, pero cesaron su actividad por una prohibición del Ayuntamiento. Ahora varios desean continuar su labor en la planta baja, pero no pueden porque esperan la licencia municipal.