Aguilucho en Álava: el peligro de las cosechadoras para esta especie “vulnerable”

13 julio, 2021

Las cosechadoras matan entre un 25% y un 30% de los nidos de esta especie protegida en Álava

El aguilucho es una especie en situación de “vulnerable” en Álava, el nivel anterior al peligro de extinción. Además, es una especie protegida. En el territorio hay en total tres tipos de este ave, y de cada una 35-40 parejas: los aguiluchos cenizos, pálidos y laguneros.

Pollos de aguilucho entre cereal en Álava. Foto: Hontza Natura Elkartea.

Los laguneros, por su parte, ponen sus huevos cerca de lagunas, como su propio nombre indica. Esta especie también tiene problemas en los últimos años para conseguir sacar adelante sus nidos. De hecho, en 2019 desaparecieron de los humedales de Salburua depredados por jabalíes.

Pero el mayor problema viene con los aguiluchos cenizos y pálidos. Estos ponen sus nidos en campos de cereal. Sin embargo, más de la mitad de los nidos que colocan no salen adelante. Aproximadamente un 30%-40% de los pollos de aguilucho mueren depredados en Álava, sobre todo por jabalíes. Y otro 25%-30%, cosechados.

A los pollos no les da tiempo a comenzar a volar antes de la cosecha

Los nidos se colocan en el suelo de los campos de cultivo, por lo que, muchas veces, los agricultores no los ven. Esta especie necesita 30 días de incubación y otros 30 hasta que comienzan a volar. Por tanto, los aguiluchos crean los nidos en abril, en mayo hacen la puesta, en junio nacen los pollos y durante el mes de julio vuelan. Sin embargo, muchas veces no pueden terminar este proceso porque llega el momento de cosechar.

Nido de aguilucho con cuatro huevos y un ejemplar recién nacido. Foto: Hontza Natura Elkartea.

Así, muchas cosechadoras pasan antes de que los pollos puedan emprender el vuelo, y fallecen durante este proceso. Además, la cosecha se ha adelantado en los últimos años, por lo que estos ejemplares tienen todavía menos tiempo para empezar a volar.

Salvar los nidos de aguilucho en Álava

Arturo Rodríguez es ornitólogo de Hontza Natura Elkartea, y se dedica a salvar aguiluchos antes de que lleguen las cosechas. Una de las maneras de hacerlo es mediante dispositivos GPS instalados en algunos ejemplares de estas aves. De esta manera, se pueden estudiar los movimientos de los aguiluchos para saber dónde tienen instalados sus nidos.

La otra manera en la que se trabaja, consiste en subir a lugares altos, donde se ven campos de cultivo. Desde estos lugares también se pueden avistar este tipo de aves, para poder estudiar desde allí su comportamiento.

Ejemplar de aguilucho con un dispositivo GPS. Foto: Hontza Natura Elkartea.

Una vez localizado un nido, Arturo se acerca a los campos de cereal para comprobar que realmente existe. En caso de que esté, contacta con el agricultor para intentar que se retrase la cosecha. Si no es posible, pide que le avisen horas antes de cosechar, para poder ir y salvar el nido.

La manera de actuar es diferente según el tiempo que le quede a cada ejemplar para volar

La manera de actuar con los pollos es diferente según su edad. En caso de que aún le queden muchos días para comenzar a volar, los lleva al Centro de Recuperación de Martioda. Si solo necesitan uno o dos días más, o incluso horas, los deja en un lugar cercano y seguro, para que puedan terminar de criarse con la mayor normalidad posible.

Concienciación a los agricultores

En este sentido, Arturo asegura que es importante que los agricultores se conciencien cada vez más con esta situación. “Cuando veo un nido les llamo para que me avisen antes de cosechar. Y se lo voy recordando cada pocos días. La gran mayoría de veces me hacen caso. También sería importante que me llamasen cuando ellos mismos ven un nido en su campo de cultivo“.

Arturo ha actuado esta temporada en unos 20 nidos

Y es que en lo que va de temporada, Arturo ha actuado en aproximadamente 20 nidos en Álava. Pero calcula que, en caso de no hacer nada, se podrían perder hasta 50 nidos de aguilucho por temporada.

Dos ejemplares de aguilucho que aún no pueden volar. Foto: Hontza Natura Elkartea.

La mayoría de los nidos en los que actúa están en la llanada alavesa, sobre todo en el este. Este fin de semana, por ejemplo, ha actuado en nidos de Ullibarri Jauregi o Egileor. Pero a veces no se llega a tiempo, ya que no se avistan todos los nidos. En alguna ocasión, los agricultores lo encuentran una vez se ha cosechado, ya que con el cereal alto, en muchas ocasiones, son difíciles de ver desde la altura de una cosechadora.

Leer más...

2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Librepensador dice:

    En la comunidad de La Rioja se deja sin cosechar y se paga al agricultor, de tal manera que para ellos es un beneficio económico tener un nido en su finca. Antes esto se hacía en Álava, pero me parece que estamos involucionando en temas medioambientales. Motivo para reflexionar y ver si lo único que importa en temas de medio ambiente es la foto y el postureo.

  2. Una subvencion para este hombre por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad