La nieve de la segunda parte penaliza al Alavés contra el Celta

27 noviembre, 2021

La nieve sobre Mendizorrotza cambió por completo el partido (1-2)

1:2
  • 1-1: Joselu (21')
  • 0-1: Santi Mina (11')
  • 1-2: Iago Aspas (p.) (70')

El Alavés corta la buena racha de resultados sobre un Mendizorrotza nevado. Y es que el Celta aprovechó la rapidez del terreno de juego para dominar en ocasiones a los albiazules. Un rechace de Iago Aspas tras fallar el penalti da la victoria a los gallegos y pone fin a cinco jornadas consecutivas sin perder de los de Javier Calleja.

rioja alaves celta

El partido estuvo marcado por la presencia de la nieve en la segunda parte. Tras un primer tiempo con ritmo, el partido cambió por completo tras el descanso. Incluso la nieve que cayó en Vitoria tuvo una anécdota curiosa. El árbitro mandó cambiar el colón del balón al amarillo para que se viera sobre el manto blanco de Mendizorrotza.

Javier Calleja decidió no tocar nada del once titular con respecto al del Sevilla. Una alineación que los aficionados albiazules ya se conocen de memoria y a la que se ha unido Edgar Méndez en las dos últimas jornadas. El atacante canario ha intercambiado la posición con Facundo Pellistri pero ahora se ha asentado como acompañante de Joselu en la delantera.

once-alaves-celta

Locura inicial

El Alavés apostó por el juego directo al contraataque ante un Celta que tenía la posesión del partido. Sin embargo, el ritmo del partido no permitió a los albiazules poner ese ritmo alto en ataque. Aún así, Pere Pons tuvo la primera ocasión del partido con un tiro flojo que atrapó Dituro sin problemas. Y en una jugada aislada llegó el gol del Celta. El tiro de Santi Mina rebotó en un defensa babazorro que desvió la trayectoria ante un Pacheco que no pudo evitar el gol gallego.

joselu gol alaves celta

Joselu celebra el gol del empate Foto: La Liga

Los de Javi Calleja no se echaron atrás y tuvieron otra ocasión clara. Esta vez, el tiro de Duarte con la derecha tampoco puso en muchos apuros al portero del Celta. Los gallegos tenían el control absoluto del partido con el marcador a favor. Pero en una jugada de verticalidad albiazul, Joselu aprovechó la asistencia de cabeza de Rioja para poner las tablas en Mendizorrotza.

Ritmo más bajo

El ritmo frenético de los primeros minutos se frenó por completo. El Alavés se cerró atrás con casi todos los jugadores para no conceder oportunidades al Celta. Además, las continuas faltas de los dos equipos ayudaron a que casi no se jugara sobre el césped. El conjunto gallego amasó la pelota pero no encontró muchas ocasiones de peligro.

lejeune alaves celta

Lejeune mira el balón desde el césped de Mendi Foto: La Liga

A pesar de ello, el Celta lo intentó y el tramo final de primera parte dominó en Mendizorrotza. De hecho, los gallegos estuvieron a punto de adelantarse otra vez tras un fallo en la cesión de Laguardia a Pacheco. Tras esta jugada, Santi Mina desaprovechó un centro medido de Aspas para marcar el segundo gol. Con el celta en el campo del Alavés acabaron los primeros 45 minutos de partido.

Otro partido con nieve

La nieve cambió por completo la tónica del partido entre Alavés y Celta. Y es que el conjunto albiazul salió con más acierto e hizo una presión alta para impedir el juego gallego. Esto hizo que el Celta no se encontrara cómodo y estuviera a punto de marcar en propia puerta. Mientras, el Alavés cargó todo su juego por arriba y en jugadas de estrategia.

En una de esas jugadas a balón parado, Loum remató al palo un centro desde la derecha. A pesar de ese dominio albiazul, el manto blanco benefició al Celta que jugó al espacio. Y tras intentarlo continuamente, los gallegos sacaron un penalti por mano de Martín. Iago Aspas tiró el penalti que paró a la primera Pacheco pero que no pudo repetir en el rechace que entró en la portería del extremeño.

nieve alaves celta

La nieve trastabilló el juego Foto: La Liga

Los minutos finales fueron un correcalles de los dos equipos. El Celta se encerró en defensa para sumar la victoria mientras que el Alavés no paró de intentarlo con centros desde la banda. De hecho, el empuje albiazul estuvo a punto de dar sus frutos con un disparo de Guidetti que rechazó la defensa gallega. Con todo arriba, el Alavés no pudo al final igualar el marcador.