Vitoria suspende por no recoger las cacas de perros

27 mayo, 2021

12 personas fueron multadas en 2020 por no recoger los excrementos caninos

Los excrementos de perro sin recoger representan un foco potencial de infecciones, especialmente para los niños y las personas en silla de ruedas. Aunque son mayoría los propietarios que los recogen, el descuido de algunos ocasiona molestias a todos los conciudadanos. Las cacas de perro son el residuo que más molesta a los ciudadanos según la encuesta de limpieza viaria de OCU. Vitoria, en concreto, obtuvo en este aspecto una calificación por debajo de 50 sobre 100, un suspenso.

Un estudio de la OCU revela además estrategias municipales de actuación muy distintas para atajar el problema, sin que la mayor parte de ellas consiga resultados apreciables. De ahí la campaña 'Stop cacas: por unas aceras limpias', que busca la colaboración ciudadana y de los ayuntamientos para encontrar soluciones a través de seis acciones:

  • Impulsar campañas de sensibilización para subrayar la importancia de recoger los excrementos.
  • Habilitar espacios donde los perros puedan hacer sus necesidades.
  • Poner a disposición de los dueños de los canes herramientas que faciliten su tarea, como dispensadores de bolsas. En Vitoria ya hay, pero las bolsas desaparecen en cuanto se reponen.
  • Mayor vigilancia e imposición de sanciones disuasorias por no recoger los excrementos. En Vitoria se pusieron 12 multas en 2020.
  • Aumentar las partidas presupuestarias destinadas a la limpieza viaria.
  • Adoptar medidas que hayan demostrado ser efectivas para combatir el problema, como la iniciativa del Ayuntamiento de Málaga para identificar al perro cuya deposición no se recogió a través del registro del ADN de los canes, lo que permitió emitir 166 sanciones solo en 2020.