Advertisement
Advertisement

El programa 'En el punto de mira' muestra cómo viven los ocupas de Olarizu

11 diciembre, 2019

El reportaje de Cuatro ofrece la visión de un vecino de enfrente, de los propios ocupas y de un exocupa expulsado

Las viviendas ocupadas de Olarizu saltaron este martes a las pantallas nacionales de televisión. El programa de investigación En el punto de mira dedicó ayer parte de su reportaje a ver cómo están organizados los ocupas y cuál es la situación entre ellos mismos, entre los vecinos legales de alrededor y entre el Ayuntamiento. El programa completo está disponible en la web de Cuatro y la parte de Olarizu comienza en el minuto 41:30.

ocupas olarizu en el punto de mira

Pincha en la imagen para ver el reportaje. Foto: Mediaset

En el programa aparece la percepción que tienen los vecinos de enfrente de las 112 viviendas ocupadas. Vitorianos que están residiendo legalmente frente a los edificios ocupados, en trámite de derribo. Uno de estos residentes asegura que los inquilinos ilegales son violentos: "Hemos sufrido amenazas y nos han puesto palos con clavos en los garajes. También nos advirtieron de que nos iban a ocupar nuestras casas cuando nos fuéramos de vacaciones".

Los vecinos también mencionan que han visto obras en los pisos ocupados y que ha habido disputas entre los ocupas por repartirse las viviendas.

La visión de los propios ocupas es muy diferente. Niegan haberse reenganchado ilegalmente al sistema de agua y luz municipales, y mencionan también el conflicto que tuvieron con la Policía Local por un bidón de agua que usaban para suministrarse. Sin embargo, aseguran que la convivencia entre ellos es sana y que está regulada por un portavoz, que también es presidente de la asociación Gitanos Sin Fronteras.

Este hombre, llamado José, asegura que están ocupando las viviendas "por necesidad" y que los conflictos los crearon otros ocupas que estaban antes que ellos. Aunque realmente el que controla el bloque de viviendas es otro hombre llamado Juan y apodado como el patriarca. Este ratifica la imagen del anterior e insiste en que solo controlan que no entre a vivir gente violenta al bloque o con problemas de drogas.

No obstante, la visión de un exocupa que vivía con ellos ofrece una visión muy contraria. Este hombre asegura ante las cámaras que los mejores pisos se los queda la familia que controla el bloque, y que hay algunos ocupas viviendo en condiciones pésimas, que unos pisos en mucho peor estado que otros. Incide en que todos los ocupas están amenazados por el patriarca, y que si no obedecen sus órdenes "cobran". Él mismo abandonó el bloque por problemas de este tipo.

El elegido para cerrar el reportaje es el alcalde Gorka Urtaran, que explica brevemente la situación municipal respecto a las viviendas de la Avenida de Olarizu. Insiste en que el Ayuntamiento "rechaza" la actitud de estas personas y que las viviendas serán derribadas una vez se completen todos los trámites. "No hay negociación posible con los ocupas", sentencia.