Piden al Papa que interceda en la creación del Memorial del 3 de Marzo

5 febrero, 2022

La asociación 'Memoria Gara' ha enviado una carta al Vaticano para pedir al Papa que medie ante el Obispado

La asociación 'Memoria Gara' pide al Papa que interceda ante el Obispado de Vitoria-Gasteiz para facilitar la creación del Memorial del 3 de Marzo. Lo han hecho a través de una misiva que han enviado al Vaticano. Su objetivo: que el Papa medie para conseguir que el memorial se haga realidad.

Y es que Memoria Gara denuncia que pese a que la Diócesis está, "en un principio, está de acuerdo con el proyecto, no cesa de dilatar el proceso y poner todo tipo de obstáculos al proyecto". Y ponen el ejemplo de que la Diócesis habría evitado que un grupo de expertos examinase la Iglesia por dentro para realizar propuestas técnicas.

memoria gara 3 de marzo

Tener el visto bueno de la Diócesis es necesario para que Memoria Gara avance en este proyecto, en colaboración con las instituciones, ya que es la iglesia alavesa la que cederá el espacio para el memorial. En todo caso, la asociación sigue trabajando para crear este proyecto "que llevan años esperando las víctimas y toda la ciudadanía de Vitoria-Gasteiz".

Carta al Papa sobre el Memorial 3 de Marzo

Le escribo en nombre de la Asociación Memoria Gara (Somos Memoria), grupo cuyo objetivo principal es la conversión de la Iglesia de San Francisco, de Vitoria-Gasteiz, en Centro de Memoria de las víctimas del 3 de Marzo.

Paso seguidamente a explicarle el motivo de ésta misiva.

En la convulsa década de 1970, estando cercano el fin de la Dictadura en España, la sociedad española, y especialmente la vasca, se comenzó a movilizar en demanda de democracia y una
vida mejor.

Durante los años 1975 y 1976, los trabajadores y trabajadoras humildes de Vitoria-Gasteiz comenzaron a pedir a sus patronos una serie de mejoras laborales y económicas, ya que los jornales que tenían entonces apenas les llegaba para vivir. Como los patrones no accedían a sus demandas, se realizaron diversas movilizaciones y huelgas, muchas de ellas reprimidas por la policía de la dictadura. Dado que en aquellos tiempos no se disponía de lugares para reunirse y celebrar sus asambleas, muchos curas de los barrios obreros abrieron las puertas de sus parroquias para ello. Una de aquellas parroquias fue la Iglesia de San Francisco, situada en el barrio obrero de Zaramaga.

Esta es una Iglesia que, también desde el punto de vista arquitectónico tiene un gran valor por la fama de su arquitecto (Peña Ganchegi) y su revolucionario diseño de ágora o plaza de reunión de los creyentes.

En ello, llegó el día 3 de marzo de 1976. Se llevaba mucho tiempo de movilizaciones obreras. Los ánimos estaban caldeados. Se celebró una Asamblea de trabajadores-as en huelga en la Iglesia. La Iglesia estaba abarrotada de gente. Una vez comenzada la reunión, apareció la policía, que comenzó a disparar balas y botes de humo dentro y fuera de la Iglesia. El resultado fue de 5 trabajadores muertos. Desde entonces, la Iglesia de San Francisco se ha convertido en un símbolo de Memoria y recuerdo para toda la población de la ciudad.

Hace ya varios años que no se celebran misas en dicha Iglesia. Actualmente, el altar está ocupado por un Belén y el edificio, que necesita muchas reparaciones, solamente se abre a un público escaso durante dos semanas en Navidad. Hace varios años también, la Asociación de Víctimas del 3 de Marzo solicitó al Obispado de la Diócesis de Vitoria-Gasteiz la cesión del local para la realización de visitas guiadas y actos varios. El Obispado cedió un lugar ridículo y minúsculo en una de las esquinas del edificio y lo separó de la nave central con una reja de barrotes de hierro.

Esta situación no ha cambiado hoy en día pero, gracias a la movilización de la Asociación de Víctimas y a Memoria Gara, existe un proyecto para convertir la Iglesia en Memorial. Este proyecto está apoyado por todas las Instituciones del País Vasco (Gobierno Vasco, Diputación de Alava y Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz).

Ha habido contactos en éste sentido con el señor Obispo de la Diócesis, Juan Carlos Elizalde, el cual, en un principio, está de acuerdo con el proyecto. Sin embargo, la realidad es que desde la Diócesis, especialmente el Obispo y el Vicario, Carlos García Llata, no cesan de dilatar el proceso y poner todo tipo de obstáculos al proyecto. La última prueba, una de tantas, de su actitud es la negativa a que un grupo de una docena de expertos multidisciplinares examinase la Iglesia por dentro para realizar propuestas técnicas.

Es por ello, Santo Padre, que, en nombre de la Asociación Memoria Gara, solicito su intercesión ante el Obispado de la Diócesis de Vitoria-Gasteiz para poder llevar a cabo un proyecto de Memorial abierto al barrio, la ciudad y el mundo. Un proyecto que llevan años esperando las víctimas y toda la ciudadanía de Vitoria-Gasteiz.

Dándole las gracias por su atención, reciba un fuerte abrazo de nuestra parte.