Paquita San Bartolomé: la monja valenciana que hizo de Abetxuko su religión

11 octubre, 2013

El movimiento vecinal alavés ha perdido esta semana a su líder más combativa y visible: Paquita San Bartolomé. La monja valenciana que llegó a Vitoria e hizo de la defensa de Abetxuko su vida, fallecía esta misma semana. Tras abandonar los hábitos, San Bartolomé fue madre de cinco hijos y siguió viviendo en Abetxuko siempre, […]

abetxukoEl movimiento vecinal alavés ha perdido esta semana a su líder más combativa y visible: Paquita San Bartolomé. La monja valenciana que llegó a Vitoria e hizo de la defensa de Abetxuko su vida, fallecía esta misma semana. Tras abandonar los hábitos, San Bartolomé fue madre de cinco hijos y siguió viviendo en Abetxuko siempre, un barrio creado al otro lado del Zadorra con gente trabajadora y humilde, pero que siempre se ha sentido algo marginado por los vitorianos.

Paquita se las tuvo con Cuerda, con Alfonso Alonso, con Lazcoz y con Maroto. Ella no entendía de siglas, por mucho que a menudo otros la quisieran catalogar de uno u otro partido. Su único objetivo era el de conseguir para su barrio aquello que ella creía justo.

Los vecinos de Abetxuko sienten como suyo el barrio y Paquita llevó al otro lado del Zadorra sus reivindicaciones. Ahora el PNV quiere que Vitoria le devuelva el cariño que ella dio y le ha propuesto nombrarle Hija Adoptiva de Vitoria-Gasteiz y que la líder vecinal recientemente fallecida dé nombre a la residencia de mayores de Abetxuko que en breve plazo abrirá sus puertas.

Desde su llegada a Abetxuko, Paquita trabajó incansablemente para mejorar las condiciones de su barrio y sus gentes. “Creó y dirigió hasta sus últimos días la asociación vecinal Uribe-Nogales y, gracias a su vitalidad y arrojo, pronto se convirtió en un referente del movimiento vecinal gasteiztarra”, ha resaltado. Su permanente lucha dio frutos: desde la prestación de los servicios más básicos para el barrio hasta su dotación de equipamientos modernos, el más reciente la residencia de personas mayores de próxima apertura.

“Paquita logró que la voz de las habitantes de Abetxuko se oyera al otro lado del Zadorra, hasta en los despachos más altos del Ayuntamiento y otras administraciones públicas. Consiguió que Abetxuko dejara de ser algo periférico para convertirse en parte importante de la actividad local, con el mérito añadido de hacerlo en una sociedad profundamente masculina”.

El líder del primer Grupo político de la oposición defiende que Paquita Sambartolomé reúne sobrados requisitos para convertirse, a título póstumo, en Hija Adoptiva de la ciudad y cree que sería de justicia poner su nombre a la residencia de mayores por la que tanto luchó para que se construyera en su barrio.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad