Las pelusas de los chopos provocan tres incendios

| 29 mayo, 2015

Las pelusas no causan alergia, pero sí son muy inflamables

imagepelusas choposLa llegada de la Primavera y del ciclo de la vida trae de nuevo a las calles las pelusas de los chopos. Esta ‘nieve de Primavera’ llega en época de buen tiempo y apenas dura unas semanas en el aire o en las calles. Las pelusas no son peligrosas para las personas, pero sí que son altamente inflamables y una vez más los bomberos recuerdan que hay que tener mucho cuidado de no arrojar ninguna colilla u otra llama junto a estas pelusas.

Ayer mismo tres intervenciones de los bomberos estuvieron motivadas al arder la pelusa de los chopos en otras tantas calles de la ciudad: Portal de Gamarra, Nieves Cano y Eskalmendi. En dos de ellas apagaron el fuego y refrescaron toda la zon con agua, mientras que en la calle Nieves Cano se autoextinguieron las llamas.

Las pelusas se concentran en zonas como Armentia, el Campus de Álava, El Batán, Avenida del Zadorra, el Conservatorio y otros parques de Vitoria-Gasteiz. Sin embargo no todos los chopos arrojan las mismas pelusas. Los chopos sueltan estas pelusas en Primavera para transportar las semillas. No se trata de polen como siguen pensando muchos. Simplemente son las semillas y por tanto no producen alergia por sí mismas.

pelusas chopos abejasA menudo se tiende a pensar que las pelusas de los chopos son el polen, pero no es así. Lo que ocurre es que estas pelusas coinciden en el tiempo con el polen, que son partículas invisibles a los ojos de las personas. El ser humano tiende a asociar lo que ve con la causa del problema, pero en este caso no es así.

Las pelusas de los chopos transportan una semilla y, por lo tanto, el periodo del polen ya ha pasado. Así se puede comprobar en el informe de Euskalmet que no registra ningún nivel de polen de chopos (populus) pese a que en la última semana se pueden observar parques cubiertos completamente por pelusas blancas. Bien es cierto que este informe (de la semana pasada). Tampoco destaca importante presencia actualmente de polen. El frío y las lluvias han rebajado la presencia de alérgenos, que a comienzos de mayo se disparó por el buen tiempo.

El problema es que estas pelusas coinciden en el tiempo con la floración de muchas especies y por ello acaban confundiendo a los alérgicos al polen.

  • Llegan las abejas

La llegada de la Primavera trae también consigo la aparición de las colmenas de abejas y los nidos de avispas. Las abejas son vitales precisamente en la polinización de las plantas y por tanto su presencia en Vitoria es necesaria. Los bomberos han retirado ya este años varios nidos, que han trasladado posteriormente a otras colmenas sin matarlas.

La presencia de abejas hizo ayer necesarias cuatro intervenciones de los bomberos: en la avenida de Varsovia y en la calle José María Cagigal, los enjambres se retiraron en sendas cajas, mientras que en la calle Heraclio Alfaro cuando llegaron los bomberos las abejas se habían desplazado a otro lugar. La cuarta intervención fue en Paúl, donde las abejas se colaban por varios agujeros en la planta de entrecubierta de una vivienda, por lo que colocaron una caja caza-enjambres en una ventana cercana, que controlarán en días posteriores.

El protocolo que siguen normalmente consiste en intentar colocar la colmena en una caja. Para ello golpean suavemente la superficie en la que se encuentra la colmena y la dejan caer en una caja. En ese caso la mayoría de las abejas no presenta problemas ni peligros y, las que en un primer momento no entran en la caja, acaban siguiendo a su Reina. Aunque los bomberos actúan protegidos en todo momento, la actuación es bastante sencilla debido precisamente al carácter social de las abejas. Una vez recogidas, las abejas van a parar a alguna colmena controlada.

Con las avispas sin embargo generalmente se opta por la fumigación, ya que su retirada es más complicada y en este caso no se encuentran en peligro. Hace unas semanas también se dio la voz de alarma por la presencia de avispa asiática en Vitoria, al recogerse un nido en el Parque del Prado. Este insecto es muy voraz y se alimenta precisamente de las abejas.


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. gamberro dice:

    No digo que pueda haber un accidente, pero habitualmente estos incendios son más bien fruto de alguna gamberrada. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad