La perfumería Rizmil Tres baja la persiana con 93 años de historia

8 abril, 2022

Teresa Fernández se jubilará el próximo mes de julio tras 36 años en la Plaza de la Provincia, pero ella heredó el negocio de su madre y de su abuela

Si hace apenas una semana contábamos cómo la librería Ayala y el taller de arte Viñaspre iban a cerrar sus puertas, hoy tenemos que lamentar la desaparición de otro de los comercios vitorianos de toda la vida. La perfumería Rizmil Tres, por donde han pasado miles de alaveses de hasta tres generaciones, dirá adiós dentro de tres meses.

Rizmil Tres, ubicada en la Plaza de la Provincia, cuenta con 36 años de historia, pero Rizmil nació hace más de 90 años. La primera perfumería/droguería la abrió Carmen, la abuela de Teresa Fernández, en 1929 en la calle Correría: "Había un producto para hacer la permanente que se llamaba Rizos Mil, y de ahí surgió el nombre de Rizmil", cuenta Teresa.

perfumeria-Rizmil-vitoria-1945

Rizmil de la calle San Antonio en 1945

"Recuerdo que los jueves era el día en el que venía la gente de los pueblos a hacer la compra a Vitoria y acudía tanta gente a la perfumería que mi abuela no podía cerrar al mediodía. Vendía sobre todo productos de limpieza, una cera amarilla para el suelo y una crema que se daba la gente que trabajaba en el campo y que les levantaba las pecas. Ahora ese tipo de cremas se llama exfoliante", cuenta entre risas.

Varios años más tarde, en 1945, su madre abrió otra perfumería Rizmil en San Antonio: "Mi abuelo quería una peluquería, pero por aquel entonces las mujeres solo acudían a ellas para las fiestas o para quitarse los piojos, así que se decantó por otra tienda". Años más tarde, la casa se tiró y el local mudó al número 23 de la misma calle: "Fue el 29 de mayo de 1960, me acuerdo perfectamente porque el día que mi madre puso el escaparate nació mi hermano pequeño".

Rizmil-perfumeria-vitoria-1968

La madre de Teresa (detrás del mostrador) posa para una foto en la que una clienta recoge una máquina de coser que ha ganado al comprar detergente.

De la colonia a granel a los perfumes

Teresa recuerda cómo eran por aquel entonces los perfumes: "Mi madre vendía la colonia a granel y había varios olores, 3 o 4 que eran muy olorosos y alguno más fresquito tipo lavanda. Mi abuela decía que las colonias olían así de fuerte porque la gente no se lavaba mucho. También se vendía laca a granel y había dos tipos distintos: la del bote azul y la del bote rojo".

Años más tarde comenzaron a producirse perfumes como Tabú, Myrurgia o Yamaha, o el mítico Varón Dandy para hombres. También cremas como Revlon o Juvena: "Eso era lo más parecido a Hollywood, te daban una categoría...".

Rizmil Tres

En 1986, y tas haber mamado durante toda la vida el oficio, Teresa decidió abrir su propia perfumería Rizmil Tres, en la Plaza de la Provincia: "Yo no quería que fuera una droguería, así que puse una cabina para maquillar, que me encanta. He maquillado a medio Vitoria y ya voy por terceras generaciones".

Rizmil-vitoria

Teresa ya apenas despacha perfumes: "Hace años se vendían con mucho mimo, cada frasco tenía su historia y marcas como Loewe y Balenciaga sacaban un perfume al año. Ahora hay una estantería entera con diferentes olores de cada marca y las grandes cadenas han hecho mucho daño. Antes compraba las colonias a docenas y ahora de dos en dos". Aún así, Teresa cuenta con una clientela "muy fiel", que le ha acompañado durante 36 años: "Son las que me han salvado".

El próximo mes de junio será el último que Teresa trabaje en Rizmil Tres: "Quiero ir poco a poco vendiendo todos los productos, así que he puesto ofertas. En julio me dedicaré a recoger todo y en agosto me iré de vacaciones. Tengo una salud de hierro, así que es momento de disfrutar de la vida, de mis hijos y de mis nietos".