Advertisement
Advertisement

Alonso desafía a Casado y rechaza las condiciones del pacto con Ciudadanos

21 febrero, 2020

El PP vasco rechaza que Ciudadanos tenga el número 2 en Álava y Bizkaia, tal y como se ha pactado desde Génova

El PP nacional y Ciudadanos han presentado este viernes el acuerdo para la coalición en las elecciones autonómicas vascas. Un acuerdo cuya letra pequeña no gusta nada en el PP vasco. La tensión entre Alfonso Alonso y Pablo Casado ha llegado a sus máximos por este acuerdo, con un rechazo público a lo acordado en Génova. La propuesta de coalición se ha negociado en Madrid, sin intervención del PP vasco. Y las condiciones negociadas no gustan nada en los populares de Euskadi, que consideran excesiva la concesión a Ciudadanos en cuanto a puestos.

Fue Ciudadanos quien desveló que la formación naranja iba a ocupar dos puestos de salida en Bizkaia y en Álava. Es decir: Ciudadanos pasará salvo sorpresa de 0 a 2 parlamentarios vascos. Este acuerdo, ventajoso para Ciudadanos, contrasta con la nula representación que tiene en Euskadi la formación naranja. "Es inasumible, no guarda relación con la realidad de cada partido aquí", aseguraba el PP vasco en Twitter.

Alfonso Alonso estaba convocado este viernes a una reunión en Génova, pero no ha acudido a Madrid. De hecho se le ha visto comiendo en un restaurante de Sancho el Sabio.

La tensión entre Alfonso Alonso-Iñaki Oyarzabal y Pablo Casado es total. Una tensión que se vio ya cuando Génova se negó a confirmar hasta el último momento a Alonso como candidato a Lehendakari. Ni siquiera la presencia de Javier Maroto ha reducido estas tiranteces: Maroto fue delfín de Alfonso Alonso en Vitoria-Gasteiz durante casi 10 años.

A cambio de esta concesión en puestos Ciudadanos se compromete a aceptar el cupo y el Concierto Económico. El pacto establece de forma expresa “la aceptación del concierto económico vasco como instrumento vigente para asegurar la libertad, estabilidad, cohesión y desarrollo de los ciudadanos del País Vasco".

En 2016 PP obtuvo 5 escaños por Álava (9 en Euskadi) y Ciudadanos se quedó sin representación. Ahora ambas formaciones se encuentran en plena crisis, con un desplome en las últimas elecciones generales, municipales y forales. Ambos partidos aspiran a concentrar el voto del centro-derecha constitucionalista en Álava, evitando fugas hacia otros partidos: "La coalición PP- Cs para las elecciones vascas crea una nueva ilusión en la gente que cree en España y la Constitución. Es muy importante frente a la hegemonía del régimen nacionalista que quiere invadirlo todo", defendía Alfonso Alonso.