PP y PSE rechazan prohibir el fracking en los espacios naturales protegidos

7 febrero, 2013

El alcalde de Vitoria se ausenta de la votación para no romper la disciplina de grupo del PP

frackingEH Bildu y PNV han aprobado hoy en el Parlamento Vasco una iniciativa de las Juntas Generales de Álava en la que se insta a prohibir la exploración y explotación de hidrocarburos mediante la técnica de 'fracking' en los espacios naturales protegidos.

La propuesta pide la modificación del artículo 17.4 para incluir junto a la prohibición de la explotación minera, la explotación mediante fracking en los límites y zonas de afección de los espacios naturales protegidos.

Esta iniciativa fue aprobada por las Juntas Generales, pero el PP y el PSE han alertado hoy de que esta petición "contraviene la jurisprudencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre la ilegalidad del establecimiento de prohibiciones genéricas de usos y actividades amparadas en la protección del medio ambiente".

Esta excusa les ha servido al PP y al PSE para no mostrar su rechazo expreso al fracking, y votar en contra de la iniciativa. La decisión ha llevado al Alcalde de Vitoria, Javier Maroto, a ausentarse de la votación para no romper la disciplina de partido. En un mensaje a través de las redes sociales ha insistido en su oposición a la exploración y la explotación.

Actualmente existen en Álava nueve permisos para investigación de hidrocarburos concedidos y otros tres solicitados que "abarcan aproximadamente un 90 por ciento del territorio y que tiene incidencia en la práctica totalidad de la Red de espacios Naturales Protegidos de Álava".

Lo que no llegará de momento al Parlamento es la Iniciativa Legislativa Popular de Fracking Ez Araba, en la que proponían regular la extracción de hidrocarburos no convencionales y la técnica de fracturación hidráulica o fracking para todo el territorio de la CAPV. “No es el mismo objeto ni de lejos” que la moción de las Juntas Generales, aseguró ayer la plataforma, que denunció la unión de PP, PSE y PNV para rechazar la iniciativa.

A partir de la recepción oficial de la resolución, Fracking Ez Araba atenderá a las posibilidades de recurso y decidirá las acciones legales a tomar. Han querido resaltar que la ILP no es un regalo, se trata de una herramienta para que la sociedad pueda hacer llegar sus demandas, en forma de iniciativa legislativa, a discusión en el parlamento vasco. Su aceptación supone el comienzo de un arduo trabajo de recogida de firmas, 30.000, para que la iniciativa se pueda tramitar. Todo ello para que en su trámite posterior, cuando la iniciativa se discute en el parlamento vasco los partidos allí representados puedan aceptarla, modificarla, alterarla por completo o simplemente rechazarla sin contar para nada con quienes la presentaron y/o avalaron con sus firmas.