La leche de Araba: 44 millones de litros al año basados en bienestar animal

30 marzo, 2021

La ganadería es la forma de vida de más de 80 familias alavesas


¿Cómo es el bienestar animal de las vacas que pastan en Álava? Los ganaderos de Araba controlan los aspectos clave para asegurar el cuidado de sus vacas y obtener una leche de máxima calidad. Se preocupan de que se alimenten de una forma 100% natural, de que se alternen los prados en los que pastan y de que se cuide la limpieza. Además, los avances tecnológicos permiten monitorizar en tiempo real la salud de cada una de las vacas. Para conocer la realidad del sector en nuestra provincia nos acercamos a Aramaio y charlamos con una ganadera enamorada de su profesión:

Eneritz Uriarte, una ganadera de Kaiku con pasión por lo que hace

Eneritz Uriarte es ganadera de la Cooperativa Kaiku en la explotación de Behialde, en Aramaio. A sus 38 años lleva toda una vida dedicada al sector. Nacida en el seno de una familia ganadera, aprendió a ordeñar desde muy pequeña. Tras estudiar y formarse en Química Ambiental, lleva 19 años dedicándose a la ganadería de forma profesional. Behialde es una de las 42 ganaderías la coopertativa Kaiku en Araba, entre las que recogen 44 millones de litros de leche al año.

Eneritz Uriarte muestra el fruto de su trabajo en la explotación de Behialde (Aramaio)

  • ¿Por qué decidiste que querías dedicarte a la ganadería?

Porque es algo que conocía desde siempre. Siempre me ha gustado la naturaleza y el medio ambiente y dedicándome a la ganadería encontré la forma de juntarlo todo.
Tenemos turnos de trabajo establecidos y cada uno tiene una labor concreta que hacer: unos se dedican más a los cultivos o al ensilado del forraje, mientras que otros nos dedicamos más al cuidado del animal. Nuestras jornadas son de entre 8 y 12 horas, dependiendo del día y de la temporada.

  • ¿Qué hacéis en Behialde en favor del medio ambiente?

La labor de una ganadería es fundamental para mantener el entorno tal y como lo conocemos. Mucha gente está estigmatizando al sector señalando a las ganaderías como una de las culpables del calentamiento global. En Kaiku la sostenibilidad es un pilar fundamental y eso quiere decir que no solo cumplimos con unas normativas muy estrictas en temas medioambientales y de bienestar, sino que también hacemos una gran labor de mantenimiento del entorno.

Si al final las ganaderías desapareciesen, los campos y los paisajes de nuestra tierra no estarían como los conocemos hoy. Si las vacas no saliesen a pastar, los campos, los bosques y los montes serían unos zarzales incontrolables y el control del entorno sería inviable.

El cuidado de los campos también reduce el peligro de incendios. Me gustaría que las personas que no tienen contacto con el campo o con el sector, hiciesen el ejercicio de imaginar cómo sería el mundo si el sector primario no existiese. No solo se trata de ganaderías, de cultivos… va más allá. Se trata de saber de dónde proceden los alimentos que comemos y de entender lo que hay detrás de lo que vemos en el supermercado. De darse cuenta de que lo que comemos proviene del sector primario.

Si la ganadería desapareciese el campo y nuestro entorno no estaría como lo conocemos hoy

  • Hablando del futuro del sector, tanto el relevo generacional como la dificultad para contratar personal en las explotaciones son un gran problema. ¿Qué puedes decirnos sobre este tema?

La mayoría de las explotaciones son familiares y cada vez menos gente quiere dedicarse de forma profesional a la ganadería, lo que pone en peligro el futuro del sector. Además de ser un trabajo muy sacrificado que requiere una dedicación diaria, las administraciones no lo hacen atractivo para los jóvenes. Cada vez hay más normativas, papeleos y burocracia que no facilitan que la gente trabaje en el sector.

Las trabas y la burocracia de las administraciones dificultan que los jóvenes se acerquen al sector primario

Además, resulta casi imposible que alguien pueda dedicarse desde cero a la ganadería si no tiene un contacto previo con el sector, debido a la inversión en terrenos, animales o maquinaria que tendría que hacer. En ese aspecto, ser socios de un proyecto robusto como es la Cooperativa Kaiku, aporta una seguridad y unas ventajas para el ganadero que de otra forma sería casi imposible conseguir. Es un proyecto cooperativo que no deja fuera a ningún ganadero, independientemente de la cantidad de leche que produzca o de dónde tenga ubicada su explotación.

  • ¿Qué es lo que marca la diferencia a la hora de conseguir una leche de máxima calidad?

Lo que más influye en la calidad de la leche que se obtiene es el bienestar de las vacas. Esto en Kaiku es una prioridad y está certificado por Aenor. Que sus camas estén limpias y bien cuidadas, que no vivan en un entorno húmedo, que la temperatura sea la adecuada…

La limpieza es muy importante: los cubículos deben estar limpios y es vital que el cuidado del ordeño sea máximo, es decir, que se haga una buena desinfección tanto antes como después de ordeñar. Además, nuestras vacas se alimentan de forma 100% natural y procuramos alternar los prados en los que pastan al aire libre.

Además, con el paso de los años hemos incorporado tecnología a nuestra explotación. Tenemos un sistema de gestión informático que nos facilita el seguimiento de todas las vacas de la explotación, con el que detectamos rápidamente si a alguna vaca le pasa algo. Podemos chequear los litros que da cada una, si está en celo o su situación reproductiva. El control es exhaustivo y tenemos un conocimiento preciso del estado de salud y bienestar de cada una de ellas. Esto nos permite saber lo que pasa en nuestra granja a tiempo real.

En las ganaderías de Kaiku la leche se recoge cada día y recorre muy pocos kilómetros hasta la planta de envasado. Esto permite que lleguen intactas todas sus propiedades y que el producto final sea de una gran calidad.

  • ¿La pandemia ha afectado de alguna forma al día a día de Behialde?

La pandemia ha afectado sobre todo a la forma de trabajar. Aparte del uso de mascarillas, del lavado más frecuente de manos y de las distancias de seguridad, hemos cambiado la forma de relacionarnos durante las jornadas de trabajo para evitar contagiarnos unos a otros. El objetivo es evitar que todos enfermáramos a la vez o que todos tuviéramos que confinarnos a la vez, ya que en ese caso nadie podría cuidar de las vacas.

¿Quieres saber más sobre cómo se produce la leche en las ganaderías de Álava? Pincha en el siguiente botón y echa un vistazo:

Leer más...

3 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Eneko dice:

    El bienestar animal incluye al lobo o este no interesa porque no podemos sacar dinero. Menos proyectar imagen de amigos de cuidar animales, que solo cuidáis los que os interesa.

    • apoyo al sector ganadero de estos iluminatis dice:

      si tu sueldo dependiera del lobo otro gallo cantaria, perdon el gallo se lo comio el lobo

      • Eneko dice:

        Mi sueldo no depende de las subvenciones como el sector ganadero, eso si que te puedo decir. Igual hay que empezar a revisar el chorreo de dinero que reciben los ganaderos. Además de las estafas por falsos ataques de lobos.
        Luego los que molestan son los gamos, corzos y jabalis, porque pisan los sembraos como en Sueve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad