Advertisement
Advertisement

Cientos de personas reclaman cuidados "públicos y dignos" para las personas mayores

31 octubre, 2020

Los convocantes denuncian los intereses económicos y la falta de personal para la atención de los mayores

Cientos de personas han salido este sábado a las calles de Vitoria-Gasteiz para reclamar un cambio en las políticas de cuidados de mayores y poner los cuidados en el centro de las políticas públicas. "La situación que se vive en las residencias deja claro que este modelo no funciona y que el cambio es imprescindible", asegura la Plataforma de los Derechos Sociales. El lema de esta convocatoria es "Prioridad a los cuidados públicos y dignos". Cuidados en residencias, pero también en centros de día o Servicio de Ayuda a Domicilio.

Decenas de asociaciones y colectivos se han sumado a este llamamiento, en un SOS a la situación de muchas residencias. Residencias gestionadas en algunos casos por empresas que priman los beneficios sobre la atención. La falta de personal, las malas condiciones laborales y la mala atención para algunos mayores son las principales críticas de esta convocatoria.

La convocatoria ha surgido de las asociaciones de familiares de usuarios de residencias, Babestu de Araba y Bizkaia, Gipuzkoako Senideak, Irauli Zaintza y Familares de Personas Usuarias de Residencias y Centros de Dia de Araba, así como el Movimiento de Pensionistas de
Euskal Herria. La Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria también se ha sumado a esta marcha.

"Los recortes en el presupuesto, la privatización de los servicios, la falta de personal, la precariedad de las condiciones de trabajo y el abandono de las tareas de inspección por parte de las administraciones competentes han deteriorado la calidad de los servicios", denuncian los convocantes.

"La crisis sanitaria del Covid19 está dejando al descubierto estas deficiencias, que han convertido las residencias en centros de aislamiento, donde se vulneran los derechos de las personas usuarias y trabajadoras. El cierre de las residencias ha supuesto un verdadero maltrato institucional para nuestros mayores. Las personas trabajadoras y usuarias siguen careciendo, en muchas ocasiones, de las medidas de prevención necesarias", aseguran.

Los convocantes exigen que sean obligatorias las unidades socio-geriátricas y socio-sanitarias en los centros residenciales. "Solicitamos un  modelo de calidad con criterios claros de proceso y resultado, así como planes de atención individualizados, que sean de obligado cumplimiento, no recomendaciones. Demandamos el reconocimiento del trabajo de cuidado en domicilios, en gran medida realizado por mujeres inmigrantes,  sometidas a unas condiciones de trabajo inaceptables".