La psicosis del papel higiénico llega al aceite de girasol

9 marzo, 2022

Las estanterías de los supermercados están vacías de aceite de girasol y semillas: "Hay gente que nunca consume aceite de girasol y ahora está comprando"

El aceite de girasol se ha convertido en el nuevo papel higiénico. Si en marzo de 2020 no había papel de baño en los supermercados, ahora las estanterías de aceite de girasol están vacías. La invasión de Ucrania, país exportador de aceite de girasol hacia Europa, ha provocado un desabastecimiento puntual y una subida de precios en los supermercados. Pero no tanto por la ruptura de la cadena de abastecimiento como por la locura generalizada.

El CEO de Lidl, Claus Grande, ha señalado en la presentación de la plataforma logística en Nanclares que "hay gente que nunca consume aceite de girasol y lo está comprando. Y es momento de mantener la calma".

Actualmente, el precio del litro de aceite de girasol oscila entre 1,70 y 3 euros. Claus Grande ha recordado que los precios "llevan subiendo desde hace 3 años por la pandemia", aunque en las últimas semanas algunas cadenas han elevado aún más su precio.

aceite girasol

La escasez atrae

Ante la histeria de la población por comprar este tipo de aceite, los supermercados han limitado su compra. Desde hace semanas (antes de la invasión de Ucrania) hay mensajes en las estanterías racionando la compra de estas botellas. Y este mensaje ha ejercido un efecto rebote. Cuando algo escasea, arranca la compra compulsiva como si se fuese a agotar. Esta escasez de producto se usa a veces como estrategia de marketing, y está visto que funciona. Que se lo digan al propio Lidl, que juega con la escasez habitualmente en sus promociones, como lo hizo con sus famosas zapatillas.

Sobre este desabastecimiento, aún teniendo stock suficiente, el CEO de Lidl ha comentado que "a veces hay que intervenir para evitar que en algún momento haya falta de este tipo de aceites".

limitacion aceite girasol

El aceite de girasol es (o lo era hasta hace no mucho) un aceite barato, que en muchas casas apenas se usa más allá de frituras. El girasol se utiliza para hacer aceite, pero también como semilla (las pipas) e incluso en la industria del biodiésel. Además los derivados de girasol también se usan en productos como galletas, conservas y cereales. En 2019 Álava produjo 4.220 toneladas de girasol, con 2.109 hectáreas cultivadas (la mayoría de secano).

La escasez de aceite de girasol es más fruto de la psicosis que de una escasez real

El conflicto Ucrania-Rusia vaticina posibles problemas de suministro de aceite de girasol en el futuro. Pero las compras excesivas de botellas (incluso familias que acuden juntas a comprar y se separan en caja para llevar el máximo posible) son más fruto de la psicosis que de la realidad. 

Ahora, incluso muchas personas se han lanzado también a comprar aceite de oliva ante la incertidumbre y la previsión de que pueda escasear. Sin embargo, el aceite de oliva no se va a agotar: Ucrania y Rusia no son países exportadores de aceite de oliva y en cambio España es un país productor. Álava también produce su propio aceite de oliva en Rioja Alavesa.