El PSOE se opone ahora al Fracking tras impulsarlo en Álava

20 mayo, 2014

El Partido Socialista ha dado la vuelta a la tortilla. La formación presidida por Alfredo Pérez Rubalcaba, en un ejercicio de acrobacia al que nos tienen acostumbrados los políticos, apuesta ahora por la prohibición del fracking. Esta decisión no resultaría extraña de no ser porque fue Patxi López quien nos enseñó esta palabra, y quien, en un […]

.El Partido Socialista ha dado la vuelta a la tortilla. La formación presidida por Alfredo Pérez Rubalcaba, en un ejercicio de acrobacia al que nos tienen acostumbrados los políticos, apuesta ahora por la prohibición del fracking. Esta decisión no resultaría extraña de no ser porque fue Patxi López quien nos enseñó esta palabra, y quien, en un viaje a EEUU, firmó el acuerdo entre el Gobierno Vasco y dos empresas energéticas (Heyco y Cambria) para poder realizar en Álava extracciones de gas mediante fractura hidráulica.  De no haber sido por el gobierno socialista de López, el fracking no sería una preocupación para los alaveses. Mientras desde el Gobierno Vasco hablaban de poco menos que el maná para Álava, en otros países esta técnica se prohibía.

El consejero de Industria de la época socialista y Patxi López defendieron con vehemencia las bondades del fracking durante muchos meses. Lo hicieron pese a la importante oposición de los ciudadanos, que veían en esta técnica un peligro para su salud y un gran impacto ambiental. El proyecto Gran Enara creó gran preocupación por su posible afección al acuífero de Subijana. También en Kuartango se movilizaron para impedir las llegadas de las primeras máquinas.

Recogida de firmas

Más de dos años después la presión popular ha impedido que las máquinas estén en territorio alavés, pero desde Fracking Ez no se fían y por ello prosiguen con la recogida de firmas, desde su local de la Calle Badaya. El objetivo es presentar una Iniciativa Legislativa Popular que pueda prohibir el fracking en nuestro territorio.

La semana pasada el PSOE y varios grupos parlamentarios presentaban una propuesta en el Congreso de los Diputados, donde abogaba por "paralizar la actividad de los proyectos consistentes en la realización de perforaciones para la exploración, investigación o explotación de hidrocarburos que requieran la utilización de técnicas de fracturación hidráulica". Justo dos años antes el gobierno socialista de López defendía que, para realizar exploraciones, no era necesario ni siquiera el Informe de Impacto Ambiental. Pero la semana pasada el portavoz del PSOE en la Comisión de Medio Ambiente aseguraba que su grupo parlamentario, pedirá la paralización de todas las autorizaciones en marcha, hasta que haya estudios avalados y reconocidos por los poderes públicos.

Es aún más curioso que la oposición socialista en Madrid apueste por "suspender las autorizaciones concedidas prohibir nuevas actividades en tanto no se disponga de informes concluyentes que descarten la existencia de riesgos ambientales a esta actividad".