"Puede haber bares que tengan que cerrar"

15 noviembre, 2022

Kutxiko Taskeroak reclama un plan de reconversión y una línea de financiación a la insonorización, como fija la ordenanza

¿Corre peligro el futuro de algunos bares de Vitoria-Gasteiz por la obligación de insonorizarse? La respuesta es que sí. Al menos así lo creen desde Kutxiko Taskeroak, que aseguran que "puede haber bares que tengan que cerrar. No solo en el Casco Viejo, sino en todo Gasteiz".

Consideran que el margen de dos años más para que los locales de hostelería se adapten a la Ordenanza del Ruido no es una medida suficiente. Porque la insonorización exige una reforma integral de cada local, que implica instalar suelo flotante y techo acústico o revestir las paredes. Y no todos pueden asumirlo.

Plan de reconversión y financiación

bar insonorizar vitoria

Por eso reclaman que el Ayuntamiento elabore un plan de reconversión de la hostelería. En él se establecería una línea de financiación para la adaptación del aislamiento acústico de establecimientos públicos de hostelería, en los términos que los servicios municipales fijen en él. Así lo recoge uno de los puntos de la Ordenanza Municipal contra el Ruido y las Vibraciones, aprobada en 2010.

"Este plan ya está en la normativa, y habría que haberlo hecho hace 12 años. Que nosotros debemos cumplir la normativa, claro, pero que ellos también cumplan con su parte, que en este tiempo no han hecho nada. Porque sin este plan, por más que nos den un plazo de dos años, habrá locales abocados a pasarlo mal", insisten desde el colectivo. Por eso este martes han expuesto su situación ante todos los grupos municipales. Querían lograr un compromiso para que el Gabinete Urtaran elabore dicho plan.

"Si algún bar cierra por esto, estaremos en pie de guerra"

Sin embargo, no ha sido posible. "Casi toda la oposición opinaba que iba a venir bien, y era partidaria de que saliera adelante una enmienda para modificar la ordenanza. Pero, a la hora de votar, faltaban unos informes y no se ha podido hacer. Ha quedado todo en el aire", explican. Pero no se resignan.

"Dependemos de saber cómo están las cosas para saber cómo actuar. Y eso se consigue con este plan de reconversión. Si hostelería, vecinos y oposición estamos de acuerdo, ¿por qué no se realiza?", cuestionan. Recuerdan que, desde el primer momento, "nosotros nos pusimos a trabajar, hablando con los partidos, con los vecinos, haciendo mediciones en los bares de Kutxi para, si hay problemas, intentar atajarlos. Por nuestra parte, hay buena voluntad".

No obstante, insisten en que, hoy  por hoy, "en Kutxi no hay problema de que los vecinos se quejen por el ruido de los bares. Entonces, ¿vamos a tener que cerrar sin haber problemas?". Y advierten de que si un local "debe cerrar por esto, estaremos en pie de guerra".

Línea de ayudas

La Ordenanza del Ruido entró en vigor en 2010. En ella, se establecía un plazo de 12 años para hacer este aislamiento acústico. Los locales con nuevas licencias concedidas en estos 12 años ya cuentan con la insonorización correspondiente, pero los que en este tiempo no han acometido obras no cuentan aún con la insonorización necesaria. Y tampoco se han activado medidas para financiar el aislamiento.

"El origen de los ruidos no se da en los locales, está en la calle", aseguran desde Gasteiz Txiki

El plazo concluía el próximo diciembre y, en los últimos meses, el Consistorio había requerido a la hostelería que comunicara si han insonorizado o no sus locales. Pero, según los datos que manejaba, de los 1.783 establecimientos en Vitoria a los que podría afectar la normativa, solo el 19% cumpliría con el aislamiento acústico exigido en sus locales.

Ante esta situación, en octubre un Pleno Municipal Extraordinario aprobó aplazar durante dos años esta obligación.  Todos los grupos votaron a favor. Sin embargo, tanto EH Bildu como PP criticaron la falta de una línea de ayudas para que los locales puedan acometer las reformas necesarias. El Ayuntamiento anunció que destinaría 200.000 euros, pero son ayudas para el estudio de aislamiento.

"Son para mediciones que nosotros ya habíamos hecho", apuntan Kutxiko Taskeroak. No es la primera vez que denuncian que, con esta medida de insonorización "crean un problema donde no lo hay". Así lo apuntó en mayo Gasteiz Txiki, la asociación de vecinos del Casco Viejo. "El origen de los ruidos no se da en los locales, está en la calle", zanjaron entonces.

"No vamos a parar, volveremos a insistir en el plan de reconversión. Hay mucho campo de trabajo y siempre desde la convivencia. Porque para nosotros, los vecinos son muy importantes", concluyen los hosteleros del barrio.