El quién es quién de las calles de Vitoria

3 septiembre, 2022

Te contamos quiénes fueron algunas de las personalidades ilustres que dan nombre a diversas calles de Vitoria

Pintores, escritores, magistrados, guerrilleros, médicos, benefactoras, alcaldes, aviadores… Desde que en 1868 General Álava fuera la primera calle de la ciudad en dedicarse a una persona ilustre (exceptuando los nombres de santos) un largo etcétera de personalidades destacadas puebla las calles, sendas y plazas de Vitoria-Gasteiz. Nombres y apellidos que dan vida a las arterias por las que circulamos todos los días. Gracias a ellas, su memoria perpetúa en la capital alavesa. Pero, ¿sabemos quiénes fueron y qué hicieron para recibir tal reconocimiento?

El cronista de Vitoria-Gasteiz por excelencia, Venancio del Val, desgrana las historias de unos y otras en su monografía ‘Calles de Vitoria’. Como también lo hacen Henrike Knörr y Elena Martínez de Madina en su 'Toponimia de Vitoria'. ¿Jugamos al quién es quién de las calles vitorianas? ¡A ver cuántos aciertas!

Batalla de Vitoria

Además del popular monumento a la Batalla de Vitoria que acapara las miradas en la plaza de la Virgen Blanca, varias calles, casi todas en el barrio de Sansomendi, ostentan nombres de figuras que desempeñaron papeles de mayor o menor relevancia en ella.

Como la de Loreto de Arriola, esposa del General Álava. El día de la batalla, tras concluir, el general Wellington y su estado mayor acudieron a visitarla y saludarla. Al quedarse viuda, el Ayuntamiento y la Diputación mantuvieron esta tradición durante varios años en el día en que se conmemoraba la Batalla.

O la de Martina, más conocida como Coronela Ibaibarriaga, muy cerca de la anterior. Guerrillera de historia controvertida, luchó en la guerra de la Independencia bajo el nombre de Manuel Martínez. Destacó su arrojo en la defensa de Gamarra Mayor y, tras la Batalla de Vitoria, se casó con un oficial a sus órdenes.

Calle Coronela Ibaibarriaga

Calle Coronela Ibaibarriaga.

Francisco Longa, cuyo verdadero nombre era Francisco Anchía, fue vecino de La Puebla de Arganzón y uno de los generales de la División española en la Batalla de Vitoria. Con él comparte cercanía callejera y batalla Pablo Morillo.

calle-pablo-morillo

Calle Pablo Morillo.

En el mismo barrio se halla José Domingo Olarte, alcalde de San Vicente de la Sonsierra en 1813, cuyo aviso a Wellington sobre los movimientos de la División francesa de Clausel hacia territorio alavés fue decisivo en la victoria en Vitoria. O Martin Susaeta, industrial vitoriano que, en 1808, trató de impedir la marcha de Fernando VII (hospedado en la ciudad) con el ejército francés. Para ello, cortó "los tirantes de las caballerías" del carruaje real.

Mientras que a Juan de Velasco se le recuerda sobre todo por estudiar sobre el terreno los lugares de la Batalla de Vitoria y, en 1852, publicar un trabajo histórico sobre ella. General destacado en las guerras carlistas, fue diputado y senador, realizó trabajos topográficos y geodésicos para ferrocarriles como el de Vitoria-Bilbao, trazó los jardines de la Florida y fue aficionado a la música, la pintura y la literatura.

Médicos

Médico Tornay, en Judimendi, recuerda al físico judío Antonio Tornay. Cuando se expulsó al pueblo judío en 1492, el Ayuntamiento le rogó que se quedara en Vitoria para continuar asistiendo a la población. Cuenta Del Val que “bien puede considerársele el primer médico de la Beneficencia municipal”.

medico tornay

Calle Médico Tornay, en Judimendi.

En el barrio de Txagorritxu, la calle Vicente González de Echávarri ensalza a este doctor en Medicina, presidente de la Sección de Historia y Arqueología del Ateneo Vitoriano, procurador-Síndico del Ayuntamiento, alcalde y diputado provincial.

Escritores, periodistas, cronistas…

En Arambizkarra tiene su particular homenaje Gregorio de Altube, notario y periodista bajo el seudónimo ‘Millán de Leniz’ que dirigió el ‘Heraldo Alavés’ y fue diputado provincial de Álava en 1938. No muy lejos está la senda Pedro Ignacio Barrutia, natural de Aramaio, considerado el creador del teatro vasco con su ‘Acto para la Nochebuena’.

El mismo barrio acoge a otro destacado escritor en euskera alavés: José Pablo Ulibarri. Natural de Okondo, promovió la difusión y enseñanza del euskera e impulsó una institución como luego fue la Academia de la Lengua Vasca.

Junto a Médico Tornay, pervive el recuerdo de José Colá y Goiti. Periodista y escritor, fue nombrado cronista honorario de Vitoria, cuyos monumentos y pasado estudió al detalle para proponer mejoras en la ciudad. Publicó el periódico dominical ‘El Semanal’ y dirigió ‘La libertad’.

Calle Colá y Goiti

También en Judimendi se encuentra el polifacético Eduardo Velasco. Escritor, catedrático, historiador, poeta, concejal y presidente de la Diputación de Álava. Dirigió ‘El Anunciador vitoriano’ y escribió en ‘El Porvenir Alavés’.

calle eduardo velasco

Calle Eduardo Velasco.

En Oreitiasolo se mantiene el popular bardo vascongado José María Iparragirre, cuyo canto al árbol de Gernika le dio gran fama.

Alcaldes

Francisco Juan de Ayala fue uno de los alcaldes más populares de Vitoria en el siglo XIX. Muy querido por sus congéneres, fue también Diputado General. Participó en las gestiones para traer el agua del Gorbea. En su mandato, entre otras cosas, se hizo el parque de La Florida y se inauguró la primera plaza para el mercado de ganado. También organizó la ciudad contra la epidemia de cólera de 1855.

Plaza Juan de Ayala

Plaza Juan de Ayala.

El paso del Duende debe su nombre a Norberto de Mendoza y Karl, periodista que firmaba sus crónicas como ‘El duende del Campillo'. Teniente de alcalde y alcalde en funciones, se volcó en la importancia de construir este paso inferior para salvar el desnivel del ferrocarril y evitar accidentes.

paso del duende

En San Cristóbal, Domingo Martínez de Aragón homenajea a este jurisconsulto, defensor de los fueros alaveses en el Congreso, concejal, Síndico, alcalde y Diputado General de Álava. Trabajó por traer el agua a Vitoria desde Arechavaleta y el Batán. También del Gorbea.

domingo-martinez-de-aragon-kalea

Benefactoras

Una de las principales arterias de San Cristóbal alude a la que fuera una vitoriana ejemplar. Nieves Cano vivió en el siglo XIX y fue hermana de Juan Cano, presidente de la Diputación y senador real, a quien inspiró, animó y estimuló a realizar diversas obras benéficas. Entre ellas, la Residencia Provincial de 'Santa María de las Nieves', más conocida como el Asilo Provincial.

Asilo Las Nieves-Photo Araba

Asilo Nuestra Señora de Las Nieves. Foto: Photo Araba.

En la misma época vivió Felicia Olave, hija de un conocido hombre de negocios, dueño del 'Café Universal'. Ayudó a muchas instituciones vitorianas y, gracias a la gran cantidad de dinero que donó, se construyeron establecimientos y colegios religiosos como los Corazonistas, San Viator, el convento de las Franciscanas Clarisas, el edificio de la Escuela Profesional Jesús Obrero o la iglesia de las Oblatas, entre otros.

felicia olave

Por su parte, Elvira Zulueta destacó también por sus obras caritativas. Casada con Ricardo Augusti, conde de Dávila, animó a este para que construyera un palacete, que luego sería el actual Museo de Bellas Artes de Álava, y el Seminario Diocesano. También para que edificara los chalets en el entorno de El Prado, entre ellos los de la calle que lleva su nombre.

elvira zulueta vitoria

Elvira Zulueta, con su marido Ricardo Augusti.

Elvira Zulueta-Photo Araba

Calle Elvira Zulueta. Foto: Photo Araba.

Aviadores

En Arana conviven dos nombres relevantes de la aviación. Como Leoncio Garnier, un destacado aviador francés. En los tiempos tempranos de la aviación, estableció en Vitoria-Gasteiz la primera escuela civil de esta especialidad que existía en España.

leoncio garnier

Calle Leoncio Garnier, en Arana.

Y Joaquín Collar. De padre y abuelos vitorianos, el teniente adquirió renombre por su vuelo en el avión ‘Cuatro Vientos' junto con Mariano Barberán. Ocurrió en 1933. Tras lograr todo un hito para la época, volar sin escalas entre Sevilla y Camagüey (Cuba), salieron de La Habana rumbo Ciudad de México. Nunca más se supo de ellos y, hoy en día, lo ocurrido sigue siendo un misterio.

De cocineras a condes

La inauguración del asilo de Las Nieves en 1904 reordenó urbanísticamente el entorno y dio paso a la calle Aguirre Miramon. Defensor apasionado de los fueros y jurisconsulto de renombre que fue juez de Primera Instancia en Vitoria. "Destacó por su actuación como magistrado en Filipinas", recoge Venancio del Val.

Más prosaica fue la labor de Vidal Arrieta, cuya placa homenaje se sitúa junto al antiguo Depósito de Aguas del Casco Viejo, hoy Montehermoso. Un reconocimiento a su labor como presidente de la Sociedad de Traída de Aguas de Gorbea.

La rotonda de 'La Antonia' adquirió su nombre en diciembre de 1977. Poco antes había cerrado el popular parador cercano, denominado así por Antonia Fernández de Gamarra, que lo estableció y regentó. Nacida en Ali, trabajó como camarera primero y de cocinera después, labor con la que adquirió mucha popularidad.

semáforo rotonda la antonia

Junto al campo de fútbol de Lakua Arriaga, permanece la calle José María Díaz de Mendívil. Ingeniero agrónomo nacido en Bilbao que destacó por su atención al campo alavés. Trabajó para sacar adelante la 'Azucarera Alavesa', intensificó el cultivo de remolacha y fomentó la mejora de la patata de siembra. Presidió la Diputación de Álava, nombrado Hijo Predilecto de Álava y primer presidente de la Excursionista 'Manuel Iradier'.

Arambizkarra acoge en Fernán González al conde castellano que en el siglo X fuera señor de Álava. Y Adurtza hace lo propio con Miguel Mieg, arquitecto municipal que dejó su estilo de fina traza clásica en las fachadas de la ciudad.

Calle Miguel Mieg

Calle Miguel Mieg.

Un santero y un presidente del Alavés

Colindante a ella está la plaza Mauricio Valdivielso, más conocido con el sobrenombre de 'Santero de Payueta'. Realizó muchos trabajos de imaginería (talla y pintura de imágenes religiosas) para las iglesias de Álava y La Rioja, donde reflejó una gran espiritualidad.

Con la plaza Pepe Ubis, la ciudad quiso recordar a un vitoriano "de pro", José Ubis Uriarte. Fallecido en 1957 en plena juventud, este delineante destacó por sus actividades culturales, sociales y deportivas.

plaza pepe ubis vitoria gasteiz

Plaza Pepe Ubis.

Cerca de Renfe, la vía urbana Salvador García del Diestro hace referencia a uno de los promotores de la Cooperativa Ferroviaria de Viviendas San Antonio, construidas allí. Natural de Irún, ejerció la Magistratura de Trabajo en Vitoria, preparó a futuros juristas y, durante dos años, fue presidente del Club Deportivo Alavés.