Romana, vecina de Reyes de Navarra, 18: "El bombazo fue tremendo, caían chispas como en fiestas"

26 junio, 2024

La rápida reacción de un vecino que cortó el gas evitó un susto mayor: "Todavía tenemos el susto en el cuerpo"

El vecindario de Reyes de Navarra 18 sigue aún con el susto por el rayo que cayó anoche en su edificio: "Nos asustamos un montón. Y el susto todavía lo tenemos en el cuerpo", asegura Romana, vecina del segundo. Ella y el resto de vecinos (los que podían) tuvieron que salir rápido de sus casas tras el rayo que partió la antena de televisión de su edificio. La descarga eléctrica provocó varios pequeños incendios simultáneos. Hoy el descansillo de los pisos superiores aún huele a humo y siguen sin portero ni ascensor.

Rayo en Reyes de navarra

La explosión de la lavadora rompió la persiana

"Tras caer el rayo, dos vecinos de enfrente llamaron a los del segundo, diciendo que salía fuego del contador de gas", explica el administrador, Jesús Ocasar. La reacción del vecino que recibió esta llamada fue clave: "Vino a pedirme las llaves y, de inmediato, bajó a cerrar el gas, antes de que llegaran los bomberos". Elia, del quinto, también agradece esta reacción: "Fue clave la decisión de un vecino de bajar rápido a cerrar el gas de la comunidad, al ver que estaba ardiendo el contador", explica Elia, del quinto.

Mientras tanto los vecinos de los pisos superiores también fueron bajando poco a poco, alertando al resto. Algunos tuvieron que ser ayudados porque iban en silla de ruedas y no había luz ni funcionaban los ascensores: "Algunos ayudaron a otros vecinos a bajar, porque iban en silla de ruedas".  Aunque, una vez llegaron los bomberos, explicaron que no era necesario desalojar todo el inmueble.

Chispas "como en fiestas"

Romana estaba tranquilamente viendo la tormenta en su casa, hasta que un fuerte estruendo le asustó: "Yo estaba aquí mirando lo que caía; se vieron unos chispazos por toda la fachada y me asusté". Una chispas que le recordaban a las fiestas de Vitoria-Gasteiz, como si fueran un gran toro de fuego. "El bombazo fue tremendo. Nos asustamos un montón y la televisión dejó de funcionar". "Fue impresionante. Un boom y unas chispas", comenta Elia.

"El chispazo que metió el rayo en la antena nos apagó la televisión", añade Jesús. También se saltaron los plomos de la mayoría de las viviendas. Y es que estos cuadros eléctricos sirven de parapeto para sobrecargas de la red: "Saltó el fusible general, y esa fue la suerte", explica Alejandro, marido de Romana.

antena rayo vitoria

El rayo entró por la antena de televisión, que quedó en este estado

"No sabíamos qué había pasado realmente", continúa Alejandro, "hasta que empezaron a gritar que había fuego". Un momento en el que tuvieron que salir de sus casas, pese a sus dificultades y no tener ascensor. "Ayer me ayudaron a bajar, porque entre los nervios y con mi situación fue difícil", explica Alejandro.

Esta mañana ya evalúan los daños: "Se quemaron los fusibles, y el ascensor y el portero tampoco funcionan". Además, tampoco tienen gas en todo el edificio.

Eso sí, agradecen la labor de los bomberos que acudieron a ayudarles: "Estaba todo lleno de bomberos, se portaron muy bien". Todo ello tras pasar aproximadamente una hora en la calle bajo el aguacero: "Bajamos en camisón porque estábamos ya a punto de irnos a acostar", explica Romana. La ambulancia atendió también a alguna persona afectada por los nervios y la inquilina de la vivienda incendiada ha pasado la noche realojada.

Una lavadora explotó

Mientras tanto, en los pisos más altos se vivieron los problemas más grandes. La fuerte descarga eléctrica hizo que una lavadora explotase en el séptimo piso. La explosión de la propia lavadora, explican los vecinos, hizo que reventase una persiana, que se rompió completamente y cayó al suelo.

A su llegada, los Bomberos apagaron este electrodoméstico de la vivienda. Eso sí, el fuego en la lavadora generó una fuga de agua que los propios bomberos achicaron en el momento. Los restos de la persiana todavía son visibles.

Hoy algunos vecinos pasarán el día en casa ante la dificultad para subir y bajar. Otros acudirán a Iparralde para ducharse con agua caliente. Eso sí, de momento no funciona la antena de TV. Quienes tienen fibra sí podrán seguir viendo sus programas favoritos. El resto tendrán que esperar a la llegada del antenista.