Ensanche XXI necesita 9 millones de euros para realojar a los vecinos de Olarizu

3 diciembre, 2013

Ensanche XXI se ha quedado este año muy lejos de sus previsiones de ingresos derivado de la venta de suelo. A lo largo de 2013 la crisis ha vuelto a hacer estragos y no se ha vendido suelo ni patrimonio municipal. Esto ha provocado un desfase en los gastos y la necesidad de que la […]

Ensanche XXI se ha quedado este año muy lejos de sus previsiones de ingresos derivado de la venta de suelo. A lo largo de 2013 la crisis ha vuelto a hacer estragos y no se ha vendido suelo ni patrimonio municipal. Esto ha provocado un desfase en los gastos y la necesidad de que la sociedad de suelo municipal deba recurrir a la deuda para poder hacer frente al traslado de los vecinos de la Avenida de Olarizu a su nueva ubicación.

olarizu

En 2011, poco después de la llegada al poder, el Ayuntamiento aprobó un dividendo extraordinario de Ensanche XXI, que significó vaciar las arcas de la sociedad pública de suelo. Esta situación ha derivado en que en la actualidad no existen reservas en la sociedad para posible urgencias como es este caso.

Ahora la única solución viable es, según Miguel Garnica, conceder un crédito de 9 millones de euros desde el Ayuntamiento a la Asociación. Sin embargo, PSE y PNV han anunciado ya que votarán en contra de esta opción. El PNV asegura que Maroto es el responsable de poner en riesgo el Plan Renove, mientras que desde el PSE creen que este crédito pondría en riesgo el Plan de Equipamientos de los nuevos barrios así como el Centro Cívico de Zabalgana. Desde EH Bildu aseguran que se abstendrán porque creen que es necesario el traslado para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

El PP insiste al mismo tiempo en que ellos no son partidarios del plan Renove, sino de la renovación de viviendas, un plnaa ya puesto en marcha en Zaramaga.

El traslado de los vecinos se tenía que haber producido antes de verano, pero la falta de dinero impide este cambio. En total son 123 las familias afectadas, que viven en viviendas construidas hace medio siglo, justo a los pies del Cerro de Olarizu, un poco antes de las Campas. Desde el Ayuntamiento se ha optado por el derribo de estas viviendas y su realojo en unas nuevas.

Aunque más de 100 vecinos han aceptado el traslado al edificio ubicado justo en la acera de enfrente, hay otros que han optado simplemente por vender su piso al Ayuntamiento o por reubicarse en otros lugares.