Remar y remar para morir

21 marzo, 2013

El Baskonia cae en el Palau y cada vez tiene más difícil su pase a cuartos

barcelona-baskoniaEl Baskonia se dejó en Barcelona gran parte de sus opciones de ser equipo TOP8 de la Euroliga al caer por en un partido en el que siempre estuvo ahí pero no logró rematar y terminó cayendo por 83-74.

El partido arrancó con primer cuarto trabado con varias pérdidas evitables por ambos bandos y un ritmo de anotación bajo. 9-8 en más de ocho minutos de juego con poco ritmo. Un triple de Wallace y un dos más uno de Sada dieron la primera ventaja al conjunto blaugrana (15-8) pero Heurtel dio rápida réplica con cuatro puntos consecutivos. Tres tiros libres de Wallace pusieron punto y final al primer asalto con 18-12.

Absolutamente opuesto comenzó el segundo periodo. Ritmo, acierto, intercambio de canastas y 9-9 en poco más de dos minutos con un Wallace estelar en el conjunto local. Los de Xavi Pascual siguieron con ese ritmo anotador y con buena circulación de balón empezaron a hacer brecha en el marcador ante un Baskonia sin equilibrio en el juego y que abusaba del triple. Tan sólo el «pick and roll» con Lampe se planteaba como alternativa al tiro exterior y el Barsa con mucha más fluidez amenazó con romper el partido (42-27). Un triple de Nemanja y una afortunada canasta de San Emeterio sobre la bócina permitieron enfilar el tunel de vestuarios dentro de la barrera psicológica de los diez puntos.

El paso por el vestuario sentó de maravilla al Caja Laboral. Entraron muy metidos en el partido los hombres de Zan Tabak y en un visto y no visto remontaron (0-9) hasta igualar la contienda e incluso ponerse por encima (52-53) con el Barça algo adormilado. Sin embargo, reaccionaron los cules y devolvieron el 9-0 para despegar. A partir de ese momento el encuentro entró en un continúo «deja vu». Baskonia hacía la goma, remontaba pero no culminaba y el conjunto local volvía siempre a marcharse de 6-8 puntos. De ahí no se logró pasar. Siempre aparecía un oportuno triple de Navarro, Rabaseda o Sada para dar oxígeno al Barça. Un triple de Heurtel devolvió la esperanza en los instantes finales (76-74) pero era remar y remar para morir en la orilla.

La derrota complica muchísimo la clasificación para cuartos de final. Queda el desplazamiento a Rusia y la visita del Siena a Vitoria. Probablemente, ganar los dos no resulte suficiente. Remar para morir….en la orilla.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad