Advertisement
Advertisement

La "Magdalena Penitente", del siglo XVI vuelve restaurada al Palacio de Zalduondo

26 noviembre, 2020

Es la primera pintura del edificio que restaura la Diputación de Álava

La pintura mural “Magdalena penitente” vuelve restaurada al Museo-Palacio de los Lazarraga de Zalduondo. Es la primera pintura de este Museo-Palacio que ha restaurado la Diputación. De hecho, han utilizado esta obra para hacer estudios e investigaciones para pautar la restauración del resto de pinturas del edificio.

Además, todos los contenidos del Museo-Palazio de los Lazarraga se han musealizado. También han reubicado las pinturas murales del siglo XVI de forma similar a como estuvieron en origen. El edificio, sus escaleras y estas pinturas murales son Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.

restauracion-pintura-magdalena-penitente-zalduondo-alava

La pintura está ya otra vez en el Museo-Palacio de los Lazarraga, en Zalduondo. Foto: Google Maps

La restauración ha tenido tres fases. Una primera de estudio e investigación con la colaboración de Alicia de Lera, doctora en Conservación-Restauración. En la segunda, el Servicio de Restauración estableció la metodología de trabajo y eliminó las colas orgánicas que sirvieron para arrancarla en los años 80. En la última, la restauradora Izaskun Benito ha realizado el cambio de la pintura a un soporte inerte y ha finalizado la restauración.

Estas pinturas se han denominado también grisallas y forman parte de la pintura mural del siglo XVI en Álava. El historiador del arte Pedro Luis Echeverría Goñi, se las ha atribuido al taller de pinceladores de Diego Cegama. El esquema y la parte más general de las pinturas se realizaban cuando el enlucido del muro estaba aún húmedo y los detalles sobre el muro ya seco, por ello podríamos decir que son pinturas a 'semifresco'.

La paleta de colores es muy limitada: negro de huesos, carbonato cálcico del enlucido original y algún detalle en rojo. Es así como se consiguió que las pinturas fueran ricas en matices: a base de aguadas grises más o menos intensas, y delimitando los dibujos en negro.

Historia de las pinturas

Las pinturas murales estaban originalmente en la solana y caja de escaleras del palacio. En los años 80 se rehabilitó el palacio, y se redistribuyó el edificio para adecuarlo a las necesidades del momento. Para ello, muchos muros antiguos se derruyeron, también los que tenían las pinturas murales. Para conservarlas se arrancaron del muro, se trasladaron a nuevos soportes y se retocaron.

Al no ser frescos, sino pinturas murales a semifresco, son mucho más frágiles. Por eso, ya no están sobre el muro sino sobre soportes exentos: es decir ya no son pinturas murales sino “cuadros”. Además, se les añadieron varios materiales en su composición original, que no han evolucionado bien.

Durante esa rehabilitación de los años 80, también se cambió la ubicación de las pinturas en el palacio. Una vez rehabilitado, se colgaron sin seguir el orden original, por lo que dejó de comprenderse su mensaje. Ahora, la Diputación Foral de Álava también los devolverá al lugar donde estuvieron antes de la rehabilitación.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad