Los restos del Vasco Navarro que aún existen en Vitoria

17 agosto, 2021

Judimendi, Santiago, Aranbizkarra, Betoño y Desamparados aún mantienen restos del Vasco-Navarro, 50 años después de su desaparición

Han pasado muchos años desde que el 31 de diciembre de 1967 cerró por orden gubernamental el ferrocarril Vasco-Navarro que unía Vitoria con Estella y Bergara. Aquel cierre estuvo motivado por un plan de austeridad que afectó a la red de ferrocarriles de vía estrecha y supuso el cierre de esta y otras muchas líneas. Y eso que la explotación de la línea del Vasco-Navarro no era la que peores cifras arrojaba, en un tiempo en el que el coche ya amenazaba al ferrocarril.

Estación del Vasco-Navarro en la calle Los Herrán en 1967. ARQUÉ. AMVG

Hoy en día aún quedan restos de aquel ferrocarril a lo largo de la vía verde en la que se ha reconvertido su recorrido, jalonado de antiguas estaciones reconvertidas en otros usos.

Dentro de Vitoria-Gasteiz es más difícil reconocer el antiguo trazado por el que pasaba el ferrocarril. Sin embargo, aun existen algunos detalles en fachadas o incluso trazados de calles que siguen el itinerario que en su día hacían las vías.

Cruce de las calles Arana y Los Herrán en marzo de 1967. ARQUÉ. AMVG.

El carril bici que atraviesa la zona industrial de Betoño sigue sin ningún cambio el trazado primitivo de la línea desde Gamarra hasta llegar a la altura de Portal de Betoño (junto al edificio Alas). Ahí queda más difuminado entre el entramado de calles de la ciudad. Sin embargo, calles como Obispo Ballester y José Mardones fueron urbanizadas sobre lo que en otro tiempo era espacio ocupado por las vías.

En José Mardones con avenida Santiago algunos portales mantienen una altura superior por el firme original

Aspecto del puente sobre las vías entre la avenida de Santiago y la calle José Mardones en 1965. ARQUÉ. AMVG.

La fachada de algunos edificios de José Mardones es, en realidad, su parte trasera

Traseras de las casas entre las calles Diego Martínez de Álava, Olaguibel y José Mardones por donde antes pasaba la vía del tren.

A la altura de la antigua estación de autobuses de la calle Los Herrán se encontraba la estación principal y playa de vías del Vasco-Navarro en Vitoria-Gasteiz. Pese a que la estación dejó de estar en funcionamiento con el cierre de la línea, se tardó más de una década en urbanizar la zona para dar lugar a la ordenación actual. Las instalaciones ferroviarias entre las que se encontraba el edificio de la estación y talleres estuvieron en pie hasta 1975.

Paso a nivel en la calle Olaguibel en 1965. ARQUÉ. AMVG.

Avanzando por José Mardones seguía la vieja línea del ferrocarril. Superaba la avenida de Santiago con un túnel,  actualmente desaparecido e integrado en la ordenación con una cuesta. Cuesta que salva el desnivel existente entre las antiguas vías y la altura de la calle. La zona se urbanizó, pero también hay casas anteriores. Aún hoy estas casas mantienen portales a la altura original, como recoge @unaimy en este tuit.

Tras atravesar Santiago resulta difícil de imaginar a día de hoy que la calle Olaguibel tuviese un paso a nivel con barreras.

Calle Olaguibel en 1959 (con El Paso a nivel). Foto del Archivo de Álava

Avanzando por el barrio de Judimendi, el ferrocarril continuaba por la actual calle de los Arámburu, a la cual solo dan traseras de casas. Es seguramente la única calle que, pese al paso de los años, aún sigue estando peor urbanizada y donde más fácilmente uno puede imaginar el paso de los vagones y locomotoras.

La calle de los Arámburu sigue el recorrido de la antigua línea férrea.

Paso a nivel entre las actuales calles Los Arámburu y Federico Baraibar en 1965. ARQUÉ. AMVG.

A la altura de la Fuente de la Salud aún queda en pie un pequeño puente, transformado en paso peatonal, sobre el que pasaba el ferrocarril cuando la línea fue ampliada hasta Estella para salvar el cruce con la línea Irún-Madrid.

Antiguo puente del Vasco-Navarro sobre las vías de la línea Madrid-Irún.

Con la apertura de la línea hasta la localidad navarra, se construyó una conexión con la estación de Renfe, donde se levantó un pequeño apeadero. El ramal que unía ambas estaciones seguía la actual calle Txistularis y Raimundo Olabide. De hecho, si uno mira hacia al este desde el puente de San Cristobal aún existe una vía muerta que indica el camino que seguía el ferrocarril.

Aspecto de las vías de tren de la línea Madrid-Irún y a la izquierda el ramal de conexión del Vasco-Navarro en 1961. ARQUÉ. AMVG.

A la derecha de la fotografía se puede ver una de las vías del antiguo ramal.

Antigua estación del Vasco-Navarro en Olárizu. Fondo Fundación Sancho el Sabio

Antes de abandonar la ciudad y emprender camino hacia Estella o Estibaliz (con la apertura del ramal en 1948) se encontraba la estación de Olárizu, eminentemente de mercancías, ocupaba toda la zona ajardinada que existe entre las calles Heraclio Fournier y Arkatxa. Esta zona fue desde los cincuenta el lugar elegido para el asentamiento de nuevas industrias que se localizaron en la ciudad como BH o Esmaltaciones San Ignacio.

Antiguo edificio del ferrocarril Vasco-Navarro a la derecha de la fotografía en la confluencia entre las calles Las Trianas y Raimundo Olabide en Adurza. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

19 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Bego dice:

    Me ha encantado recordar…hay dos videos del trenico que pasean …uno hasta eskalmendi y otro hasta estibaliz pasando por adurza…otazu …aberasturi
    ..los videos están muy bien. Y hace 4 años hizo caja vital una gran exposición que ojalá se volviera s repetir sibrexel ferrokarril vasko navarro…sus apeaderos en miniatura y un sin fin de cosas interesantisimas: conozcamos nuestra ciudad y nuestros pueblos.

  2. Tomas dice:

    Buenas tengo muy buenos recuerdos del vasco Navarro ya que mi padre trabajo en el y cuando yo era pequeño me acuerdo de bajarle la cesta de la comida asta la estación de santa cruz de campezo muy bueno el reportaje

  3. Enhorabuena, un magnífico artículo, de alguna manera mi infancia estuvo ligada al Anglo, la huerta de la casa de mis padres en Camino Viejo de Betoño daba a las vías del tren y en esa casa nacimos mis hermanos y yo. Hay muy pocas fotografías del el Anglo entrando en Vitoria. Reitero un gran reportaje.

  4. Antton dice:

    Gran trabajo. Gracias

  5. Juan dice:

    Como bien dice Hummmmmmm , las vías muertas que hay en el antiguo recorrido del Vasco-navarro son de ancho de Renfe.
    Otra puntualización estas vías NO pasaban por el barrio de los Desamparados

  6. Pilar dice:

    Qué buenos recuerdos!!!
    Ese es un barrio de mi infancia, mi madre antes de casarse vivía ahí en José Mardones y mi tía sigue viviendo allí.
    Recuerdo q mi padre muchas veces decía q el mes q se casaron fue el último q pasó el tren.
    Y el puente que se ve en la primera foto lo recuerdo perfectamente .
    Muchas gracias por estos buenos recuerdos,qué nostalgia…

  7. titin dice:

    Historia que no queda tan lejos, a algunos sólo a una generación, la de nuestros padres. Y que condicionó a la ciudad con nuevos visitantes, muchos de los cuales terminaron asent´ándose aquí , procedentes de zonas rurales menos pobladas. Muy interesante trabajo y exposición del periodista para los que, aunque sólo de forma indirecta, hemos tenido relación con el “trenico” . Añadir que quedan restos de muchas de sus estaciones, algunas muy bien conservadas y recuperadas para otros usos, a todo lo largo de lo que fue su trayecto.

  8. Laura dice:

    Me ha encantado el artículo, desde pequeña mi abuela siempre me hablaba al pasar por la calle Los Herran sobre el tren Vasco Navarro. Estoy deseando descubrir más rincones del pasado. Felicidades.

  9. Jose Luis Martinez Argote dice:

    Gracias por estos recuerdos.Recuerdo que le llamaban la linea de Malzaga.

  10. Rail3Design dice:

    Sin duda a lo que el autor se referia era al asiento de la via y que mostraba el trazado del VN, es evidente que Renfe aprovecho esa base para poner sus vias denominadas de ancho Iberico con una amplitud entre railes de 1668mm, mientras que la via mtrica, como su nombre indica tiene 1000mm entre ellos. Un gran reportaje, aunque he echado de menos un plano general de Vitoria con el trazado del ferrocarril para que nos sirviera de guia y poder ir descubriendo todos esos rincones de la ciudad. Felicidades al autor.

  11. Angelines dice:

    Muchas gracias. Alberto, por este reportaje que supone un buen trabajo de hemeroteca y que agradecemos enormemente los amantes de este querido ferrocarril tan emblemático en Vitoria puesto que nos trae emotivos recuerdos por estar familiarmente implicada con trabajadores de FEVE.

  12. Aitor dice:

    Enhorabuena por el articulo.
    Soy un amante del ferrocarril y me quedaba saber el itinerario por Gasteiz.

  13. Amador dice:

    Gracias por recordarnos nuestra historia reciente. Un gazteizarra agradecido

  14. pipip dice:

    Estos artículos están bastante currados, gracias!

  15. Gasteiztarra dice:

    Enhorabuena por el reportaje!

  16. Maria dice:

    Me ha encantado el artículo. Hace poco que vivo en Vitoria y me parece muy interesante ver los restos del pasado que continúan en el presente.
    Aprovecho para hacerte una sugerencia: un artículo sobre la antigua fábrica de BH (ni siquiera tengo claro dónde estaba, creo que por Olarizu, no?). Fue la bici mítica de mi infancia :)

  17. Hummmm.... dice:

    En la fotografía actual, en la que se dice que puede verse una via del Vasco-Navarro, me asalta la duda.
    Así a ojo desnudo, parecería que esa via tiene el “ancho RENFE”, mientras que en la foto antigua del mismo lugar, la diferencia de anchos es notoria.
    Por lo demás, me ha encantao el artículo. Mis felicitaciones.

    • Miguel dice:

      Creo que en la zona de Olarizu estaba la estación “intermodal”, donde se traspasaban las mercancías entre el tren de Norte (Renfe) y el Vasco Navarro y viceversa. Por eso, hasta la estación de Olarizu llegaba una vía de ancho ibérico, que es la que se ve en la fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad