El chef caribeño que conquista Vitoria con sus recetas en Instagram

28 abril, 2024

Rigoberto Durán, un apasionado de la cocina, nació en Colón y ahora trabaja en un bar de Gasteiz

Caribeño, cocinero y amante de la gastronomía. Rigoberto Durán nació en Colón (costa caribeña de Panamá) y vive desde hace un año y medio en Vitoria-Gasteiz con su pareja y su hija.

Trabaja en el bar Kanijo, pero en su tiempo libre sube recetas a su Instagram (@el_rigomacias), donde cuenta con más de 14.000 seguidores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rigoberto Durán Macía (@el_rigomacias)

La edición y calidad de sus vídeos, unido a su carisma, le han hecho crecer hasta conseguir colaboraciones y trabajo con dos empresas, una de ellas de microinfluencers. Pero la cocina es, sin duda, el sitio donde Durán pone todo su empeño.

Su pasión por la gastronomía empezó casi por casualidad. "Mi madre siempre cocinaba y mis hermanas y yo amábamos su comida, pero un día ganó una beca de un diplomado en Israel y nos dejó solos con mi padre durante 6 meses", explica

Rigoberto Durán cocinero caribeño

Su pasión por la cocina

Durante ese tiempo, Durán echaba tanto en falta la comida casera que empezó a cocinar sus propios platos. Lo primero que hizo, recuerda, fue un arroz con carne, muy salado, pero rico.

A partir de ahí fue aficionándose a la cocina. Cocinaba por imitación y aprendía cada día: "Veía a los padres de mis amigos cocinando, memorizaba los pasos y cuando llegaba a casa repetía la receta". Solo tenía 14 años, pero Durán afirma que los platos le quedaban ricos para ser tan joven.

Rigoberto Duran cocinero Panamá

Pensó en estudiar cocina, pero no estaba vista como una "carrera seria" y por aquel entonces era "muy costosa". Probó entonces diferentes grados y, finalmente, se graduó Administración y Dirección de Empresas.

"Después trabajé como gerente de mercado en una tienda de niños y, aunque me iba muy bien, sentía que algo me faltaba", confiesa. Ese "algo" era la cocina. Así que los fines de semana empezó a estudiar a una escuela de hostelería en Panamá.

Le faltaban horas en el día para llegar a todo: "Iba todos los sábados desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde, porque entre semana trabajaba". Pero con esfuerzo y dedicación siguió estudiando. "Me fui luego a otra escuela pública e hice las prácticas en un hotel", comenta.

Plato cocinero Rigoberto Durán

El poder de las redes sociales

Lo que quería Durán era, como dicen en Panamá, "tirarse al fuego". Después de hacer y vender ponches empezó a trabajar en un restaurante, pero con la pandemia cerró.

Fue entonces, durante la cuarentena, cuando Durán empezó a hacer contenido en redes sociales. Era embajador de Nestlé, marcas de vino y varios supermercados en Panamá, y eso le ayudó. "Empecé a hacer vídeos porque no podíamos salir y fui creciendo cada vez más", indica.

Cocinero Rigoberto Durán Panamá

Gracias al poder de las redes sacó una línea de pestos, de mermeladas y de salsas. Se convirtió en una especie de "chef privado" y cocinaba en casas de personas con poder adquisitivo. Este nuevo concepto, explica, surgió gracias a la pandemia.

Del caribe a la llanada

Finalmente, vino a vivir a Vitoria-Gasteiz con su novio, natural de Llodio. "Adoptamos una niña y mi pareja adquirió la heladería La Vitoriana", expresa. Además, la capital alavesa les parecía un buen lugar para críar a su hija: "Somos dos hombres que estamos con una niña, y eso en Latinoamérica todavía es un tema tabú".

Ahora, en el bar Kanijo, además de cocinar, sirve "tragos". El trato con la gente es algo que a Durán le gusta: "A pesar de que hablamos el mismo idioma, no tenemos las mismas expresiones y, al principio, me costaba entender a las personas".

Pero Durán no para de aprender. Ahora está estudiando Dirección de Cocina en el Campus Training y Nutrición Deportiva de manera online.

Plato Rigoberto Durán cocinero

Después de conocer la gastronomía de Vitoria, el cocinero afirma que el método de preparación es más fácil que en Panamá: "Aquí el producto es de primera calidad, tienes que aprender a poner tu esencia sin quitarle protagonismo a una carne o a un pescado".

Él, en ese sentido, es más exótico, le gusta "la mezcla y la fusión". Pero aquí va a paso a paso, probando lo que le gusta a la gente. Lo que tiene claro es que la comida de aquí "es espectacular". Nunca había probado el marisco, y le encanta.

Gildas para desayunar

Pero, sin duda, entre sus platos favoritos está el bacalao al pil pil, el chuletón y los pintxos. Las gildas son sus preferidas: "Me encantan, soy adicto, cuando las probé por primera vez aluciné, me comía dos o tres por la mañana con el café".

Pintxo Rigoberto Durán cocinero

Lo que más le está costando de emigrar es adaptarse al clima y a la cultura. Pero afirma que pierde unas cosas y gana otras: "Aquí mi hija tiene la libertad de salir y jugar, pocas veces cojo el coche, camino, voy en bici, corro…".

Un futuro en la capital alavesa

Durán va a seguir subiendo vídeos a redes sociales. Todos los meses reserva dos días y graba 13 recetas para ir subiendo a Instagram. "Es un trabajazo, pero a mí me encanta", afirma.

El panameño pretende vivir toda la vida en Vitoria-Gasteiz y pasar su vejez aquí. Pero con una condición: llevarse las gildas allá a donde vaya. "Las he adoptado como mías, son mi cosa favorita", expresa entre risas.

Rigoberto Durán cocinero Vitoria