Advertisement
Advertisement

Tres jóvenes escalan para robar un portátil, se caen y acaban detenidos

16 agosto, 2019

Tres jóvenes de entre 18 y 19 años intentaron robar en un establecimiento de la calle Correría

La Policía Local detuvo a tres jóvenes de entre 18 y 19 años por colarse en un establecimiento, robar un ordenador portátil y posteriormente desobedecer a agentes municipales. Accedieron al local desmontando una barandilla y escalando al primer piso del edificio, aunque al bajar se cayeron y sufrieron lesiones.

Los hechos sucedieron a las 06:30 del miércoles en la calle Correría. Unos policías se presentaron en el lugar al sonar una alarma en dicha calle. En la calle Txikita localizaron a los tres sospechosos, que los reconocieron por intervenciones de días anteriores. Dos de ellos tenían la zona de la boca ensangrentaba y uno portaba un ordenador portátil.

Al darles el alto, uno de los jóvenes huyó del lugar, pero fue interceptado enseguida. No obedeció a los agentes y comenzó a forcejear con ellos, por lo que fue detenido. Los otros dos permanecieron junto al resto de agentes. Estos detectaron una barandilla escondida bajo un coche y restos de sangre en el suelo. Tras investigar el lugar comprobaron que los tres habían accedido al primer piso de un establecimiento escalando, tras retirar una barandilla. Al bajar habían sufrido lesiones.

La Policía Local avisó al propietario del local, y este confirmó que le habían robado el ordenador y que le habían causado daños en la fachada. Por lo tanto, los agentes detuvieron a los tres implicados, que fueron atendidos por sus lesiones antes de llevarlos a Aguirrelanda. El miércoles por la tarde pasaron a disposición judicial, acusados de delitos de robo con fuerza en establecimiento, daños y desobedencia y resistencia grave.

  • Hombre detenido por requisitoria judicial

Además, el mismo miércoles pero por la tarde, agentes de la Policía Local detuvieron a otro varón sobre el que pesaba una requisitoria judicial pendiente. El aviso llegó porque un hombre había sustraído varios productos de un establecimiento de la calle General Álava.

Al llegar al lugar los agentes encontraron en los alrededores a una persona que coincidía con las características del presunto ladrón, y que iba acompañado de otro hombre. Al darle el alto, su acompañante trató de marcharse del lugar. Los agentes identificaron a ambos y comprobaron que había una requisitoria judicial de ingreso en prisión en vigor de un Juzgado de Asturias, por lo que la ejecutaron.