La Última Cena se queda sin rueda durante la procesión

16 abril, 2022

El paso quedó anclado en la calle San Prudencio

Las procesiones de Semana Santa volvieron a tomar ayer las calles de Vitoria-Gasteiz tras tres años sin salir. Este jueves fue el turno de la famosa procesión del Silencio, que partió desde los Desamparados a las 21:00.

Tras atravesar Ortiz de Zárate y Fueros, el paso de La Última Cena sufrió un percance al llegar a la calle San Prudencio. El neumático de una de las ruedas se salió de la llanta y el paso no pudo continuar. Cabe recordar que los pasos de Vitoria procesionan sobre ruedas por la falta de costaleros. Este paso está habitualmente en la iglesia de Desamparados. Es la imagen más pesada de todos los pasos de Vitoria. Tras el accidente el paso quedó anclado en mitad de la calle.

Afortunadamente, al tratarse de una vía ancha, el resto de pasos y componentes de la procesión pudieron adelantar a La Última Cena y continuar con el recorrido. Minutos más tarde, una grúa municipal se encargó de trasladar el paso de vuelta a la parroquia de los Desamparados.

procesion-cilencio-rueda1

Desde las cofradías restan importancia a este hecho: “Todos los pasos fueron revisados y preparados pero estas cosas pueden pasar pese a todo lo dicho. El próximo año si Dios quiere lo tendremos a punto”.